Los pólipos

¿Qué son los pólipos?

Los pólipos son crecimientos anormales de tejido. Son pequeños y pueden tener la forma de un bulto elevado o un tronco con tallo. Los pólipos se adhieren a las paredes o al revestimiento de los órganos. El colon es el lugar más común para tener un pólipo. Sin embargo, también puede tener pólipos en otros lugares, como:

  • Nariz
  • Oído
  • Garganta
  • Estómago
  • Cuello uterino (mujeres)
  • Útero (mujeres)

La mayoría de los pólipos no son peligrosos, pero algunos pueden convertirse en tumores cancerosos.

Síntomas de los pólipos

La mayoría de las personas que tienen pólipos no tienen síntomas. Comuníquese con su médico si tiene sangrado del recto. Esto puede ser un signo de pólipos en el colon. Las mujeres pueden tener una secreción amarilla o sangrado irregular proveniente de la vagina. Estos pueden ser signos de cáncer o de pólipos cervicales o uterinos.

¿Qué causa los pólipos?

No hay una razón específica para tener un pólipo. Los crecimientos anormales de células y tejidos corporales hacen que se formen.

Las personas con trastornos hereditarios raros tienen una mayor probabilidad de desarrollar pólipos en el colon. Estos incluyen:

  • Poliposis juvenil
  • Poliposis adenomatosa familiar (PAF)
  • Síndrome de Gardner
  • Síndrome de Lynch
  • Síndrome de Peutz-Jeghers

¿Cómo se diagnostican los pólipos?

Si tiene un pólipo en el oído o la nariz, puede verlo o sentirlo. Los pólipos en el colon a menudo se diagnostican durante un examen colorrectal. Los pólipos cervicales y uterinos pueden diagnosticarse durante una prueba de Papanicolaou o una colposcopia. Si su médico encuentra un pólipo en cualquier lugar, es probable que le haga una biopsia. Esto consiste en extraer una muestra de tejido anormal. La enviarán a un laboratorio para revisar las células a fin detectar cáncer.

¿Se pueden prevenir o evitar los pólipos?

Los pólipos no se pueden prevenir. A medida que envejece, aumenta el riesgo de tener un pólipo en el colon. Puede ayudar a encontrar pólipos en el colon de manera prematura al hacerse exámenes colorrectales de rutina. Encontrar los pólipos de manera prematura puede ayudar a prevenir el cáncer de colon. La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) recomienda un examen colorrectal de rutina para todos los adultos entre los 50 y 75 años.

Tratamiento de pólipos

Si usted está sano, su médico probablemente le recomendará extirpar los pólipos. Esto ayuda a prevenir que el cáncer se desarrolle o se propague. El tipo de procedimiento dependerá de la ubicación, el tamaño y el tipo (canceroso o no) de los pólipos. El tratamiento se realiza en un centro ambulatorio. Es posible que tenga que hacer un ayuno de alimentos y bebidas. Su médico lo sedará con medicamentos para reducir el dolor y ayudarlo a relajarse. Alguien más necesitará llevarlo a su casa después del procedimiento.

Los pólipos en el colon se extirpan durante una colonoscopia. El médico inserta un tubo delgado y flexible a través del recto hasta el colon o el intestino grueso. Este tubo se llama colonoscopio. Luego, el médico introduce una pequeña herramienta a través del tubo para extirpar los pólipos. Una sigmoidoscopia es otro tipo de procedimiento que se usa para extirpar pólipos. En algunos casos, es posible que el médico necesite hacer una colectomía. Este procedimiento elimina parte del colon. Esto se puede hacer si los pólipos son grandes o cancerosos.

Los pólipos cervicales y uterinos se pueden extirpar. El médico insertará un espéculo en la vagina para abrirla y observar mejor el cuello uterino. Puede usar una herramienta para extraer un pólipo pequeño. Los pólipos más grandes se pueden extirpar usando un dispositivo eléctrico para quemarlos. Esto se conoce como electrocauterización.

Los pólipos en el estómago o la garganta se extirpan durante una esofagogastroduodenoscopia (EGD). El médico inserta un tubo delgado y flexible a través de la garganta y el esófago. Este tubo se llama endoscopio. Luego, el médico introduce una pequeña herramienta a través del tubo para extirpar los pólipos.

Los pólipos de nariz o garganta se extirpan durante una laringoscopia. El médico inserta un tubo delgado y flexible a través de la boca. Este tubo se llama laringoscopio. Luego, el médico introduce una pequeña herramienta a través del tubo para extirpar los pólipos.

Los pólipos del oído son más fáciles de extirpar porque son visibles. El médico extirpa los pólipos con una pequeña herramienta.

Puede tener algunos efectos secundarios del tratamiento. Estos incluyen sangrado o dolor leve, así como somnolencia por los medicamentos utilizados durante el procedimiento. Los riesgos incluyen infección, agujeros o rasgaduras en los órganos.

Vivir con pólipos

El tratamiento ofrece una buena perspectiva. Si no se le extirpan los pólipos, estos pueden seguir creciendo. Pueden convertirse en cáncer. Si ha tenido pólipos anteriormente, tiene un mayor riesgo de desarrollar más. Hable con su médico sobre los exámenes de rutina para detectar en el futuro si tiene pólipos.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Hay instrucciones especiales que debo seguir antes del tratamiento de pólipos?
  • ¿Cuáles son los riesgos del tratamiento?
  • ¿Cuánto tiempo después del tratamiento puedo volver a mi rutina normal?
  • Si he tenido pólipos anteriormente, ¿cuáles son mis posibilidades de tener más en el futuro?
  • Si otros familiares tienen pólipos, ¿es probable que yo los tenga?
  • ¿Los pólipos desaparecen solos?