Los pólipos

¿Qué son los pólipos?

Los pólipos son crecimientos anormales de tejido. Son pequeños y pueden tener la forma de una protuberancia o un tallo con raíz. Los pólipos se adhieren a las paredes o al revestimiento de sus órganos. El colon es el lugar más común donde puede aparecer un pólipo. Se puede tener pólipos en otros lugares, como:

  • la nariz
  • la oreja
  • la garganta
  • el estómago
  • el cuello uterino (mujeres)
  • el útero (mujeres).

La mayoría de los pólipos no son peligrosos, pero algunos pueden convertirse en tumores cancerosos.

Los síntomas de los pólipos

La mayoría de las personas que tienen pólipos no tienen síntomas. Póngase en contacto con su médico si sangra por el recto. Esto puede ser una señal de pólipos en el colon. Las mujeres pueden tener una secreción amarilla o sangrado irregular de la vagina. Estos pueden ser signos de pólipos o cáncer cervicales o uterinos.

¿Qué causa los pólipos?

No hay una razón específica por la cual se produce un pólipo. Los crecimientos anormales de las células del cuerpo y el tejido hacen que se formen.

Las personas con trastornos hereditarios poco comunes tienen una mayor probabilidad de tener pólipos en el colon. Incluyen:

  • poliposis juvenil
  • poliposis adenomatosa familiar (FAP)
  • síndrome de Gardner
  • síndrome de Lynch
  • síndrome de Peutz-Jeghers.

¿Cómo se diagnostican los pólipos?

Si el pólipo está en el oído o la nariz, puede que lo vea o lo sienta. Los pólipos de colon a menudo se diagnostican durante una revisión colorrectal. Los pólipos cervicales y uterinos se pueden diagnosticar durante una prueba de Papanicolau o una colposcopía. Si el médico encuentra un pólipo en cualquier lugar, realizará una biopsia. Esta consiste en retirar una muestra de tejido anormal. Lo enviarán a un laboratorio para revisar las células y evaluar si hay cáncer.

¿Se pueden prevenir o evitar los pólipos?

Los pólipos no se pueden prevenir. A medida que envejece, el riesgo de tener un pólipo de colon aumenta. Puede ayudar a detectar los pólipos de colon temprano haciéndose un examen de detección de cáncer colorrectal de rutina. Encontrar los pólipos temprano puede ayudar a prevenir el cáncer de colon. La Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP) recomienda el cribado colorrectal de rutina para todos los adultos entre los 50 y los 75 años.

Tratamiento de los pólipos

Si está sano, su médico probablemente le recomendará la extirpación de los pólipos. Esto ayuda a prevenir el desarrollo o la propagación del cáncer. El tipo de procedimiento dependerá de la ubicación, el tamaño y el tipo (canceroso o no) de los pólipos. El tratamiento se realiza en un centro ambulatorio. Puede que tenga que hacer ayuno de alimentos y bebidas. Su médico lo sedará con un medicamento para reducir el dolor y ayudarlo a relajarse. Otra persona tendrá que llevarlo a su casa después del procedimiento.

Los pólipos de colon se extirpan durante una colonoscopía. El médico inserta un tubo delgado, flexible a través del recto en el colon o intestino grueso. Este tubo se llama un colonoscopio. Luego, el médico inserta una pequeña herramienta a través del tubo para eliminar los pólipos. La sigmoidoscopía es otro tipo de procedimiento utilizado para extirpar pólipos. En algunos casos, el médico puede necesitar hacer una colostomía. Este procedimiento elimina parte del colon. Se puede hacer si los pólipos son grandes o cancerosos.

Los pólipos cervicales y uterinos se pueden extirpar. El médico insertará un espéculo en la vagina para abrirla y ver mejor el cuello del útero. Pueden utilizar una herramienta para desenroscar un pequeño pólipo. Los pólipos más grandes pueden eliminarse utilizando un dispositivo eléctrico para quemarlos. Esto se conoce como electrocauterización.

Los pólipos en el estómago o la garganta se extirpan durante una EGD (esofagogastroduodenoscopía). El médico inserta un tubo delgado y flexible a través de la garganta y el esófago. Este tubo se llama endoscopio. Luego, el médico inserta una pequeña herramienta a través del tubo para eliminar los pólipos.

Los pólipos de la nariz o garganta se extirpan durante una laringoscopia. El médico inserta un tubo delgado y flexible a través de la boca. Este tubo se llama laringoscopio. Luego, el médico inserta una pequeña herramienta a través del tubo para eliminar los pólipos.

Los pólipos del oído son más fáciles de extirpar porque son visibles. El médico extrae los pólipos utilizando una pequeña herramienta.

Es posible que tenga algunos efectos secundarios del tratamiento. Estos incluyen sangrado leve o dolor, así como la somnolencia causada por la medicina utilizada durante el procedimiento. Los riesgos incluyen la infección o agujeros o desgarros en sus órganos.

Vivir con pólipos

El tratamiento ofrece una buena perspectiva. Si usted no se realiza la extirpación de pólipos, puede que sigan creciendo. Pueden derivar en cáncer. Si ha tenido pólipos anteriormente, el riesgo de contraer más pólipos es mayor. Hable con su médico acerca de los exámenes de rutina para comprobar si aparecen pólipos en el futuro.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Existen instrucciones especiales que tengo que seguir antes de iniciar el tratamiento de pólipos?
  • ¿Cuáles son los riesgos del tratamiento?
  • ¿En cuánto tiempo después del tratamiento puedo volver a mi rutina normal?
  • Si he tenido pólipos anteriormente, ¿cuáles son mis posibilidades de tener más en el futuro?
  • Si otros miembros de mi familia tienen pólipos, ¿tengo mayores posibilidades de tenerlos?