Linfedema

Descripción general

¿Qué es el linfedema?

El linfedema es el exceso de líquido en el interior del cuerpo. Esto causa hinchazón en los brazos, las piernas y los dedos de las manos y los pies. La afección ocurre cuando se extraen los ganglios linfáticos (pequeñas glándulas), como por ejemplo durante el tratamiento del cáncer. Puede ser causada por el desarrollo anormal del sistema linfático (linfedema primario). También puede ocurrir debido a una enfermedad o cirugía (linfedema secundario).

Síntomas

Síntomas del linfedema

Los síntomas incluyen:

  • Hinchazón en brazos y piernas.
  • Sensación de pesadez y endurecimiento de la piel alrededor de las zonas afectadas.
  • Malestar general.
  • Dificultad para mover los brazos o las piernas afectadas.
  • Picazón o ardor en las piernas.
  • Dificultad para dormir.
  • Pérdida de cabello.

Causas y factores de riesgo

¿Qué causa el linfedema?

El cáncer y su tratamiento pueden causar linfedema secundario. Es un efecto secundario común de la cirugía de cáncer de mama cuando los médicos extraen la totalidad o parte de las mamas o los ganglios linfáticos de la axila. Puede ocurrir en las piernas después de la cirugía relacionada con cáncer uterino, de próstata, vulva u ovario, melanoma o linfoma. La extracción de los ganglios linfáticos de la ingle, la pelvis o el cuello también puede causar linfedema. El riesgo de sufrir linfedema aumenta con la cantidad de ganglios linfáticos que se extraen o se dañan. Los tratamientos de radiación también pueden causar linfedema.

Otros factores pueden aumentar el riesgo de sufrir linfedema, incluyendo el sobrepeso o la obesidad; el retraso en la cicatrización de la piel después de una cirugía; un tumor que bloquea los vasos sanguíneos o los ganglios linfáticos en la axila, el pecho, el cuello, la pelvis o el abdomen (estómago); y el tejido de una cicatriz linfática debajo de la clavícula.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo se diagnostica el linfedema?

Su médico examinará la hinchazón, le hará preguntas sobre su historia clínica y considerará otras causas, como una infección o coágulos de sangre. Podría medir la inflamación en la pierna, por ejemplo, y compararla con el tamaño de la otra pierna. Otros métodos para diagnosticar la afección incluyen realizar una linfoescintigrafía. Este procedimiento utiliza una sonda para explorar el interior del cuerpo. Antes del procedimiento, se le inyectará una pequeña cantidad de un medio de contraste radioactivo que ilumina el área afectada, que podrá verse con la sonda.

Varias técnicas de diagnóstico por imágenes, como la resonancia magnética (IRM) y la tomografía computarizada (TC), pueden proporcionar a su médico una mirada al interior del cuerpo. Estos procedimientos son similares a una radiografía. Para determinar la gravedad del linfedema, los médicos califican el área afectada del 1 al 4 en función del tamaño y la gravedad de la inflamación.

¿Se puede prevenir o evitar el linfedema?

No hay garantía de que usted pueda prevenir o evitar el linfedema. Sin embargo, puede reducir sus riesgos o retrasar el inicio tomando ciertas precauciones.

  • Evite lesiones en la zona afectada. Por ejemplo, si le extraen los nódulos linfáticos de la axila, evite levantar y transportar objetos pesados. Evite el riesgo de infección a través de quemaduras y cortes. Si tiene que realizarse un análisis de sangre, haga que se extraiga del brazo que no está afectado. Lo mismo aplica para las pruebas de presión arterial. Haga que su enfermera le coloque el brazalete para tomar la presión arterial en el brazo opuesto.
  • Usar ropa suelta. No tiene que ser ropa holgada. Pero evite los pantalones vaqueros, pantalones, camisas, etc. demasiado apretados.
  • Descanse y recupérese. Después del tratamiento del cáncer, deje descansar el brazo o la pierna afectados durante el tiempo recomendado por su médico. No realice ejercicio intenso ni actividad física hasta que su médico lo apruebe. Considere la posibilidad de elevar el brazo o la pierna. Esto reduce la hinchazón.
  • Pierda peso si tiene sobrepeso, o mantenga un peso saludable.

Tratamiento

Tratamiento del linfedema

No existe ningún medicamento para tratar el linfedema. El linfedema es tratado por un fisioterapeuta. Su terapeuta le dará ejercicios especiales que puede hacer durante la consulta y en el hogar para reducir la hinchazón.

También podría recibir una prenda de compresión para llevar en el brazo o la pierna afectados. Esto es diferente a usar ropa ajustada. La prenda (se parece a una manga) aplica la cantidad correcta de presión sobre la hinchazón. Dependiendo de la gravedad del linfedema, podría tener que llevar la prenda de compresión todo el tiempo o en ciertas circunstancias. Muchos sobrevivientes de cáncer de mama, por ejemplo, tienen que usar una manga de compresión durante los viajes aéreos. Los viajes aéreos tienden a aumentar la hinchazón.

Vivir con linfedema

El linfedema causa malestar. Por lo tanto, es importante planificar con anticipación si usted sabe que se realizará una cirugía que podría causar linfedema. Aprenda las medidas preventivas que puede tomar para reducir los riesgos posteriores a la cirugía o retrasar la afección. Si usted ha desarrollado linfedema, su vida diaria girará en torno a manejar la incomodidad. Esto puede incluir realizar ejercicios diarios, controlar la dieta y el peso, evitar lesiones y usar una manga de compresión.

Preguntas

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Se puede curar el linfedema?
  • ¿Estar en buena forma física antes de la cirugía reducirá mi riesgo a sufrir linfedema?
  • ¿Una dieta con alto contenido de sodio empeora el linfedema?
  • ¿El linfedema sin controlar produce complicaciones?