Lesión de la médula espinal

Lesión de la médula espinal

¿Qué es una lesión de la médula espinal?

La médula espinal está compuesta por conjuntos de nervios y células nerviosas. Estos llevan mensajes desde el cerebro hasta las diferentes partes de su cuerpo. La médula espinal se extiende desde la base de su cerebro hasta su cintura. Está protegida por su espina dorsal o columna vertebral. Se compone de anillos óseos en su espalda llamados vértebras.

Los síntomas de una lesión de la médula espinal

Los síntomas de una lesión de la médula espinal (LME) varían. Dependen del tipo, el lugar y la gravedad de la lesión. Una pérdida completa del control muscular y la sensación se denomina lesión medular completa. Algo de control muscular y sensación se denomina LME incompleta. Las lesiones que se producen más arriba en la médula espinal suelen dar lugar a síntomas más severos.

La parálisis es un síntoma común de lesiones en la médula espinal. Es una pérdida de movimiento en parte de su cuerpo. Cuando esto ocurre, puede haber algo o nada de sensibilidad en el área paralizada. Una vértebra dañada en el cuello puede paralizar los brazos, el pecho y las piernas. También puede afectar a los músculos que controlan la respiración. Una vértebra dañada en el área del pecho o la espalda baja puede paralizar el pecho y las piernas.

Los signos inmediatos de una LME incluyen:

  • dolor
  • entumecimiento, hormigueo o pérdida de sensibilidad
  • debilidad
  • mareos
  • confusión
  • pérdida de la función muscular (parálisis)
  • dificultad para respirar.

además de estos síntomas, otras problemas constantes pueden ser:

  • pérdida de control de esfínteres
  • disfunción sexual
  • espasticidad (espasmos).

Si cree que alguien tiene una lesión en la cabeza, el cuello o la espalda, debe:

  • llamar al 911
  • no moverlo (en caso de lesión)
  • enrollar mantas o toallas y colóquelas a ambos lados de la cabeza de la persona. Esto ayuda a mantener la cabeza y el cuello de la persona en su lugar.
  • realizar cualquiera de los primeros auxilios, si es necesario, como dar RCP o ejercer presión sobre una herida. Una vez más, asegúrese de mantener la cabeza y el cuello de la persona en su lugar.

¿Qué causa una lesión de la médula espinal?

Existen dos causas principales de una lesión de la médula espinal. La primera es un golpe en la columna vertebral. Puede dañar la médula espinal o la vértebra o el tejido cercano, que puede pellizcar la médula. Esto puede ser el resultado de un accidente automovilístico, lesiones deportivas, una caída o agresión, tal como una herida de bala o cuchillo. El daño adicional puede ocurrir en los siguientes días. El sangrado, la inflamación y la acumulación de líquido pueden ejercer presión sobre la médula espinal.

Una enfermedad también puede causar una lesión de la médula espinal. Los ejemplos incluyen la artritis y la polio. La osteoporosis y la edad son factores de riesgo. Estos pueden debilitar su columna vertebral y hacerlo más propenso a las LME. La espina bífida (“columna vertebral dividida”) es un defecto de nacimiento que puede actuar como una LME.

¿Cómo se diagnostica una lesión de la médula espinal?

Un médico diagnosticará su lesión de la médula espinal. Se lo mantendrá inmóvil (quieto) durante las pruebas en el hospital. Las pruebas posibles son una radiografía, una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (RM). Estas pruebas toman fotos de la vértebra para mostrar si hay algún daño. Su médico también le realizará un examen neurológico. Esto lo ayuda a determinar la gravedad de la lesión. Verá cuánto control muscular tiene y si tiene sensibilidad o no. Todas estas pruebas diagnostican el nivel y la complejidad de su lesión.

¿Se puede prevenir o evitar una lesión de la médula espinal?

Debido a que las LME se producen por enfermedades o accidentes, se pueden prevenir.

Tratamiento de las lesiones de la médula espinal

Un equipo de médicos decidirá el mejor tratamiento para su lesión de la médula espinal. A corto plazo, algunos medicamentos pueden ayudar a reducir la inflamación de la LME. La metilprednisolona es un medicamento con cortisona o esteroides. Si se administra de inmediato, puede reducir el daño a las células nerviosas. Es posible que necesite cirugía para estabilizar la columna vertebral o eliminar el hueso o el tejido que está ejerciendo presión sobre la médula espinal. Su médico lo pondrá en tracción para mantener la cabeza y el cuerpo inmóvil durante la cirugía.

Las opciones de tratamiento a largo plazo tienen varios beneficios. Ayudan a prevenir los coágulos sanguíneos, la contracción muscular, la pérdida de calcio, y el adelgazamiento de la piel. Otros tratamientos incluyen:

  • Medicamentos. Ciertos medicamentos e inyecciones pueden ayudar a controlar algunos síntomas de las LME. Por ejemplo, la toxina botulínica regula los espasmos del brazo. Hable con su médico acerca de qué funciona mejor para su tipo de lesión y sus síntomas. El medicamento también ayuda a controlar el dolor.
  • Terapia física. En algunos casos, la terapia física puede ayudar con la función muscular. Consiste en estiramiento, fortalecimiento y entrenamiento de los músculos. Puede proporcionar flexibilidad, control, coordinación y fuerza.
  • Terapia ocupacional. Este tipo de terapia puede ayudarlo a volver a aprender las tareas diarias, como bañarse, vestirse, cocinar y escribir. Su cuerpo puede haber olvidado cómo hacer estas tareas desde la lesión. También proporciona la educación para prevenir futuros problemas de salud.
  • Tratamientos experimentales. Los investigadores están trabajando para encontrar una cura para las lesiones de la médula espinal. Hable con su médico acerca de los nuevos tratamientos que pueden estar disponibles.

Vivir con una lesión de la médula espinal

Su recuperación depende de la gravedad de su lesión. En la mayoría de los casos, la mejora se produce dentro de los primeros 6 meses de la lesión. Sin embargo, algunas personas continúan avanzando luego de ese período. No hay cura para las LME, por lo que necesitará un tratamiento continuo.

Las personas que tienen lesiones de la médula espinal pueden vivir vidas plenas y felices. Pueden trabajar, casarse y tener hijos. Algunos pueden ir a eventos, hacer deporte y conducir. Las investigaciones continuas se centran en la búsqueda de una cura y en proporcionar nuevas opciones de tratamiento.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Mi lesión de la médula espinal mejorará con el tiempo?
  • ¿Cuánto movimiento y sensibilidad puedo esperar recuperar?
  • ¿Cómo va a afectar al resto de mi salud mi lesión de la médula espinal? ¿Me pone en riesgo de otros problemas?
  • ¿Qué tratamientos experimentales están disponibles para mí?
  • ¿Me puede recomendar un grupo de apoyo para personas con lesiones de la médula espinal?

Allergan ha proporcionado la financiación y el apoyo para este material.

Anuncio