Intususcepción

¿Qué es la invaginación intestinal?

La invaginación intestinal es un problema grave en el intestino. Ocurre cuando una parte del intestino se introduce en otra sección del intestino. Esto hace que el intestino se repliegue y se obstruya.  Esto evita el paso de los alimentos a través del intestino.

La invaginación intestinal puede ocurrir en adultos. Sin embargo, es más común en bebés y niños pequeños. Es una urgencia médica. Si no se trata, puede causar complicaciones severas. Estas complicaciones podrían incluir infección, o incluso la muerte.

Síntomas de invaginación intestinal

El primer signo de invaginación intestinal es un dolor abdominal intenso. Puede durar de 15 a 20 minutos. A menudo empeora a medida que pasa el tiempo. Otros signos de que su hijo puede tener invaginación intestinal incluyen:

  • Inflamación del abdomen.
  • Vómitos.
  • Irritabilidad.
  • Heces con sangre, con aspecto de moco.
  • Fiebre.
  • Signos de conmoción (color pálido, falta de energía, sudoración).

¿Qué causa la invaginación intestinal?

No existe una causa conocida para la mayoría de los casos de invaginación intestinal. En raras ocasiones, algunas afecciones pueden conducir a la invaginación intestinal. Entre ellas se encuentran:

  • Apendicitis.
  • Una infección viral.
  • Un tumor o pólipo (un crecimiento dentro del intestino).

La invaginación es la causa más común de obstrucción intestinal en niños de entre 3 meses y 3 años de edad. La mayoría de los casos de invaginación intestinal ocurren en bebés menores de 1 año. Por razones desconocidas, los niños se ven afectados con mayor frecuencia que las niñas. La invaginación también ocurre en niños mayores y adultos. Sin embargo, hay menos casos en estos grupos.

¿Cómo se diagnostica la invaginación intestinal?

El médico le hará preguntas sobre los síntomas de su hijo y le realizará un examen físico. Él o ella pueden sentir la parte del intestino que está inflamada. Su médico podría ordenarle una ecografía de intestino. Este examen por imágenes utiliza ondas sonoras que crean imágenes que permiten ver si la invaginación está causando los síntomas de su hijo. Su médico también puede ordenar una radiografía abdominal.

¿Se puede prevenir o evitar la invaginación intestinal?

Como no hay una causa conocida, no hay forma de prevenir o evitar la invaginación.

Tratamiento de la invaginación intestinal

En muchos casos, la invaginación intestinal se corrige con un enema de aire. Su médico usará un tubo pequeño para llenar el recto de su hijo con aire. El aire empuja el intestino replegado nuevamente a su lugar. Esto despeja la obstrucción. Es posible que su médico también quiera obtener una radiografía del abdomen de su hijo para ver si el procedimiento fue efectivo. Se pueden usar antibióticos para tratar una infección, pero generalmente no son necesarios. A veces, el intestino no deja de colapsar o el problema es causado por un tumor o pólipo. En esos casos, puede ser necesaria una cirugía para corregir el problema. Es posible que su hijo necesite la administración de líquido intravenoso para mantenerse hidratado hasta que se complete el tratamiento.

La invaginación intestinal es una emergencia médica. Si su hijo tiene síntomas de invaginación, busque ayuda médica de inmediato. Si no se trata, la invaginación intestinal puede causar complicaciones severas.

Vivir con invaginación intestinal

Con un tratamiento rápido, la mayoría de los niños se recuperan completamente de la invaginación intestinal. Ocasionalmente, pueden ocurrir complicaciones, como una infección, si la invaginación no se trata rápidamente. Si esto sucede, parte del intestino debe extirparse quirúrgicamente. Es importante consultar a su médico de inmediato si su hijo tiene síntomas de esta afección.

La invaginación intestinal a veces regresa, generalmente dentro de los 3 días. Esté atento a los síntomas recurrentes.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué es un enema de aire?
  • ¿Podría volver a ocurrir la invaginación intestinal?
  • ¿Qué puedo hacer para que mi hijo se sienta más cómodo antes de la cirugía?
  • ¿Qué riesgos hay si mi hijo se somete a una cirugía?
  • ¿Podrá mi hijo llevar una vida normal después de la cirugía?
  • Si uno de mis hijos tiene invaginaciones intestinales, ¿podrían los otros desarrollarlas también?