Insuficiencia adenohipofisaria

Descripción general

¿Qué es la insuficiencia adenohipofisaria?

La insuficiencia adenohipofisaria es un trastorno en el cual el cuerpo no produce suficientes hormonas hipofisarias. La hipófisis es una glándula pequeña, con forma de frijol, en la base del cerebro. Desempeña un papel en el control del sistema endocrino del cuerpo, que es un grupo de glándulas que producen y secretan hormonas para regular los procesos del cuerpo.

En la insuficiencia adenohipofisaria, la hipófisis no produce la suficiente cantidad de una o más de las hormonas, o directamente no produce ninguna cantidad. Cuando la hipófisis no produce la suficiente cantidad de hormonas, las funciones del cuerpo se ven afectadas.

La hipófisis es la responsable de liberar:

  • La hormona adrenocorticotropa (ACTH, por sus siglas en inglés), que estimula las glándulas suprarrenales para que produzcan cortisol y otras hormonas, a fin de ayudar al cuerpo a manejar el estrés.

  • La hormona antidiurética, que controla la producción de orina.

  • La hormona folículo-estimulante, que colabora con la hormona luteinizante para estimular la producción de espermatozoides en los hombres y el desarrollo de los óvulos y la ovulación en las mujeres.

  • La hormona de crecimiento, que controla el crecimiento de los huesos y los tejidos. También mantiene el equilibrio entre los tejidos grasos y musculares en el cuerpo.

  • La hormona luteinizante, que controla la producción de testosterona en los hombres y la producción de estrógeno en las mujeres.

  • La prolactina, que controla el desarrollo de los senos y la producción de leche materna en las mujeres.

  • La hormona estimulante de la tiroides, que estimula la glándula tiroides para que produzca otras hormonas que regulan el metabolismo del cuerpo.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas de la insuficiencia adenohipofisaria?

Por lo general, los síntomas de la insuficiencia adenohipofisaria se desarrollan en forma gradual, aunque es posible que aparezcan repentinamente. Debido a que los síntomas tienden a avanzar con el tiempo, a menudo, se los pasa por alto durante meses o años.

Los síntomas posibles incluyen:

Es posible que los hombres también experimenten:

Es posible que las mujeres también experimenten:

Es posible que los niños también experimenten:

Si determinados síntomas de la insuficiencia adenohipofisaria se desarrollan repentinamente, como dolor de cabeza intenso, problemas en la visión, confusión o disminución de la presión arterial, usted debería consultar a un médico de inmediato. Estos síntomas podrían ser un signo de sangrado repentino en la hipófisis (que se llama apoplejía hipofisaria), que es una afección grave.

  • Molestia abdominal.

  • Estreñimiento.

  • Hinchazón facial.

  • Fatiga.

  • Dolores de cabeza.

  • Voz ronca.

  • Presión arterial baja.

  • Pérdida del apetito.

  • Pérdida del vello púbico y axilar.

  • Debilidad muscular.

  • Náuseas.

  • Sensibilidad al frío o dificultad para mantenerse caliente.

  • Rigidez en las articulaciones.

  • Sed y cantidad excesiva de orina.

  • Aumento o pérdida de peso no intencionales.

  • Problemas de la visión.

  • Disfunción eréctil.

  • Disminución en el vello facial o corporal.

  • Pérdida de interés por la actividad sexual.

  • Incapacidad de producir leche para amamantar.

  • Esterilidad.

  • Periodos menstruales irregulares o interrupción de los periodos menstruales.

  • Detenimiento del crecimiento, que podría ocasionar una estatura baja.

  • Desarrollo sexual más lento.

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa de la insuficiencia adenohipofisaria?

La insuficiencia adenohipofisaria es comúnmente provocada por un tumor en la hipófisis. Un tumor puede comprimir la hipófisis a medida que crece, lo que puede provocar daño. Un tumor hipofisario también puede ejercer presión sobre los nervios ópticos de los ojos y provocar problemas en la visión.

Otras causas de insuficiencia adenohipofisaria son:

La insuficiencia adenohipofisaria también puede ser provocada por enfermedades del hipotálamo, que es una parte del cerebro ubicada justo por encima de la hipófisis. El hipotálamo es responsable de producir hormonas que ayudan a la hipófisis a funcionar con normalidad.

En otros casos, la causa de la insuficiencia adenohipofisaria podría ser desconocida.

  • Tumor cerebral.

  • Cirugía del cerebro.

  • Lesiones en la cabeza.

  • Infecciones del cerebro, como meningitis.

  • Tratamiento de radiación.

  • Accidente cerebrovascular.

  • Tuberculosis.

  • Enfermedades poco comunes, como sarcoidosis e histiocitosis X.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo sabrá mi médico que tengo insuficiencia adenohipofisaria?

Si usted tiene síntomas de insuficiencia adenohipofisaria, es posible que su médico le indique análisis de sangre para detectar los niveles de hormonas hipofisarias en la sangre. Una tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés) o una resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) del cerebro pueden detectar tumores o defectos hipofisarios. Es posible que su médico realice varias pruebas de visión para ver si la visión está siendo afectada. En los niños, las radiografías pueden medir si los huesos están creciendo con normalidad.

También es posible que su médico desee que usted consulte a un endocrinólogo o visite una clínica especial de endocrinología especial para realizar otras pruebas. Un endocrinólogo es un médico que estudia el sistema endocrino.

Tratamiento

¿Cómo se trata la insuficiencia adenohipofisaria?

Su médico primero tratará la afección que esté provocando la insuficiencia adenohipofisaria. Esto puede ayudar a restablecer la capacidad de la hipófisis de producir hormonas.

Si un tumor en la hipófisis está provocando la insuficiencia adenohipofisaria, es posible que su médico le recomiende que se someta a una cirugía para extirparlo o que realice radioterapia para reducir el tamaño.

Si su cuerpo no produce la suficiente cantidad de una o más hormonas hipofisarias después de tratar la afección subyacente, es posible que su médico le recete un medicamento de reemplazo hormonal para aumentar la producción de hormonas del cuerpo.

Los medicamentos de reemplazo de hormonas incluyen:

Si usted está tomando un medicamento de reemplazo hormonal, es posible que su médico desee monitorear los niveles de hormonas en la sangre para asegurarse de que usted esté recibiendo la cantidad adecuada de hormonas de reemplazo.

Si usted se siente muy mal (por ejemplo, si tiene gripe) o está pasando por un momento estresante, es posible que su médico ajuste la dosis de hormona de reemplazo que toma para que actúe de la manera en que actuaría una hipófisis que funciona con normalidad en respuesta a estas situaciones. Es posible que usted también necesite un ajuste de dosis si queda embarazada o si su peso cambia de manera significativa.

Usted debería llevar una tarjeta y un brazalete de alerta médica en todo momento para que el personal médico de emergencia sepa qué tipo de atención necesita ante una emergencia.

  • Corticosteroides (como prednisona e hidrocortisona), para reemplazar las hormonas que faltan debido a una deficiencia de hormona adrenocorticotropa.

  • Desmopresina (DDAVP), para reemplazar la hormona adrenocorticotropa que falta debido a una deficiencia de hormona antidiurética. Este medicamento también ayuda a reducir la pérdida de agua del cuerpo a través de orina frecuente.

  • Hormona de crecimiento (que también se llama somatropina), para fomentar el crecimiento en niños y beneficiar a adultos que tienen una deficiencia de hormona de crecimiento.

  • Levotiroxina, para reemplazar las hormonas tiroideas que faltan debido a la deficiencia de la hormona estimulante de la tiroides.

  • Hormonas sexuales, para reemplazar la testosterona (en los hombres), el estrógeno (en las mujeres) o una combinación de estrógeno y progesterona (en las mujeres) que falta debido a un problema hipofisario.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Cuál es la causa probable de mi insuficiencia adenohipofisaria?

  • ¿Cuáles son los resultados del (de los) análisis de sangre/diagnóstico? ¿Qué significan estos resultados?

  • ¿Cuál es la mejor opción de tratamiento? ¿Necesitaré cirugía?

  • ¿Cuáles son los riesgos asociados con la cirugía?

  • ¿Necesitaré tomar medicamentos? ¿Por cuánto tiempo?

  • ¿Estoy en riesgo de tener una emergencia médica? ¿Necesito llevar un brazalete de alerta médica?

  • ¿Qué síntomas indicarían que mi afección está empeorando?

  • ¿Estoy en riesgo de tener problemas de salud a largo plazo?