Infecciones del oído

Repaso general

¿Cómo funciona el oído?

El oído funciona al recibir ondas sonoras y luego envía mensajes al cerebro. El oído externo incluye la parte de la oreja que puede ver y el canal auditivo. Las ondas sonoras pasan a través del canal auditivo y golpean el tímpano haciendo que este vibre.

La vibración del tímpano hace que los huesecillos del oído se muevan. Este movimiento envía las ondas sonoras al oído interno.

¿Cuáles son las causas del dolor de oído?

Un tubo llamado trompa de Eustaquio (se pronuncia: “eus-ta-quio”) conecta el oído medio con la parte posterior de la nariz. Normalmente este tubo permite que el líquido fluya fuera del oído medio. Si las bacterias o los virus infectan el revestimiento de la trompa de Eustaquio, el tubo se inflama y se llena con mucosidad espesa. Esto evita que el oído drene normalmente. Algunas veces pueden crecer bacterias en el líquido, aumentando así la presión en el oído medio detrás del tímpano protuberante y provocando dolor.

Las trompas de Eustaquio también se pueden bloquear debido a las alergias, un resfriado u otra infección. En otros casos, las glándulas adenoides (glándulas cerca del oído) se agrandan y bloquean las trompas de Eustaquio. Cuando las trompas se bloquean, incluso si no hay ninguna infección, el aire en el espacio del oído medio se absorbe gradualmente y esto forma un vacío o presión negativa en el oído medio. Con frecuencia, esta presión negativa también crea cierta incomodidad dolorosa, puede provocar un flujo (efusión) en el oído medio y disminuir la capacidad auditiva. Los médicos definen este patrón completo como “disfunción de las trompas de Eustaquio”. Conozca más sobre la disfunción de las trompas de Eustaquio aquí.

Las infecciones agudas del oído por lo general desaparecen en 1 o 2 semanas. Algunas veces, las infecciones del oído duran más tiempo y se vuelven crónicas. Después de una infección, el líquido puede quedarse en el oído medio. Esto puede provocar más infecciones y la pérdida auditiva.

¿Por qué son los dolores de oído tan comunes en los niños?

Las infecciones del oído pueden ser más frecuentes en los niños porque sus trompas de Eustaquio son más cortas y más estrechas que las de los adultos. La mayoría de niños tendrá al menos 1 infección del oído cuando cumplan tres años.

¿Qué tipos de infecciones del oído existen?

La otitis media es un término que se refiere a una inflamación del oído medio sin indicar una causa específica de la afección. Las afecciones que afectan el oído medio incluyen otitis media aguda y otitis media con efusión. Conozca más acerca de la otitis media con efusión aquí.

Otro tipo de infección del oído involucra el oído externo y el canal auditivo. La otitis de nadador u otitis externa es ocasionada por el agua que irrita la piel adentro del oído.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas de las infecciones de oído?

Los síntomas más comunes de una infección aguda del oído medio (otitis media) son el dolor de oído y la fiebre. Si su hijo es muy pequeño para decirle lo que le duele, podría llorar o jalarse la oreja. Su hijo también podría estar irritable o desanimado, tener problemas auditivos o no tener hambre ni sueño.

Causas y factores de riesgo

Los niños pueden estar en mayor riesgo de contraer infecciones del oído si:

  • Están cerca de personas que fuman.
  • Han tenido infecciones del oído anteriores.
  • ienen antecedentes familiares de infecciones del oído.
  • Van a la guardería infantil (porque están expuestos a más gérmenes y virus).
  • Nacieron prematuramente o con bajo peso.
  • Tienen resfriados frecuentes u otras infecciones.
  • Son alimentados con biberón y no con leche materna (es solo un factor en los primeros meses).
  • Se llevan el biberón a la cama.
  • Utilizan un chupete.
  • Son varones (los niños tienden a ser más propensos a las infecciones del oído que las niñas).
  • Tienen voz nasal (ocasionada por glándulas adenoides grandes que bloquean las trompas de Eustaquio).
  • Tienen alergias con congestión nasal.

¿Cuál es la causa de la otitis de nadador?

Varios factores pueden hacer que sea más probable tener otitis de nadador, incluidos los siguientes:

  • Si usted nada o se ducha muy a menudo, puede ingresar demasiada agua en los oídos. El agua elimina el cerumen protector, lo que facilita el crecimiento de gérmenes y hongos.
  • Lavarse los oídos puede eliminar la capa protectora de cerumen y provocar una infección.
  • Si usted se lesiona la piel en el conducto auditivo por colocar el dedo o algún objeto (como un hisopo de algodón o un lápiz) en el oído, puede desarrollarse una infección en el conducto.
  • Las afecciones de la piel (como la psoriasis) que se producen en otras partes del cuerpo también pueden producirse en el conducto auditivo y provocar una infección.
  • Las bacterias de productos que usted utiliza en el cabello (como fijador o tintura) pueden quedar atrapadas en el conducto auditivo y provocar una infección.

Tratamiento

¿Cuál es el tratamiento para las infecciones del oído?

El tratamiento para las infecciones del oído puede incluir cualquiera de lo siguiente:

  • Si su médico considera que la infección es ocasionada por bacterias, podría recetar un antibiótico (los antibióticos no funcionan para las infecciones ocasionadas por virus). Su médico podría postergar el uso de antibióticos en niños entre 2 y 12 años con síntomas leves, si existe la posibilidad de que el médico pueda observar los síntomas del niño durante 48 o 72 horas. Es muy importante que siga las instrucciones para darle el medicamento a su hijo.
  • Los analgésicos como el acetaminofén (nombres de marca: Tylenol para niños o bebés) e ibuprofeno (nombres de marca: Advil o Motrin para niños) pueden ayudar a que su hijo se sienta mejor y a disminuir la fiebre. Los pacientes menores de 18 años no deben tomar aspirina si tienen o se están recuperando de la fiebre, síntomas de gripe o varicela debido al riesgo de contraer una afección grave, y algunas veces fatal, llamada síndrome de Reye.
  • Una almohadilla térmica tibia (no caliente) sobre la oreja también puede ayudar a aliviar el dolor del oído.
  • Su médico también puede recetar gotas para el oído para aliviar el dolor.

¿Necesitará mi hijo tomar antibióticos?

Su hijo necesitará antibióticos si el líquido continúa presente después de algunos meses, y está ocasionando pérdida auditiva o problemas auditivos en ambos oídos. Por este motivo, unos meses después de una infección del oído, se deben revisar los oídos de su hijo. Si el líquido todavía está allí, el siguiente paso podría ser una prueba auditiva. Su médico también podría recomendar el uso de antibióticos si su hijo es menor de 6 meses o si le dan infecciones frecuentes del oído medio.

¿Por qué no puedo simplemente tratarlo con antibióticos en este momento?

Administrar a su hijo antibióticos que no necesita puede ser dañino. Después de cada tratamiento con antibióticos hay más probabilidades de que los gérmenes en la nariz y garganta se vuelvan más resistentes. Los gérmenes resistentes no se pueden eliminar con antibióticos normales. Se deben utilizar antibióticos más costosos y potentes. Algunos de estos antibióticos se deben administrar en el hospital y sus efectos secundarios pueden ser muy incómodos e incluso peligrosos. Ya que el líquido en los oídos generalmente no molesta a los niños, es mejor esperar y solo darles antibióticos cuando sea necesario.

¿Qué sucede si el líquido no se elimina por sí solo?

Si el líquido continúa presente durante más de algunos meses, probablemente su médico desee examinar la capacidad auditiva de su hijo. Su médico podría recomendarle el uso de tubos auditivos (también se les conoce como sondas de timpanostomía) para drenar el líquido. Los tubos auditivos también podrían disminuir la incidencia de infecciones del oído en su hijo.

¿Qué son los tubos auditivos?

Los tubos auditivos son tubos plásticos pequeños que ayudan a equilibrar la presión en los oídos de su hijo. Estos permiten que el aire ingrese al oído medio para que el líquido se pueda drenar por las trompas de Eustaquio. Se colocan dentro del tímpano (que también se conoce como membrana timpánica) durante la cirugía y se quedarán en este lugar entre 6 a 9 meses en promedio.

Los tubos por lo general se quedan en su lugar hasta que se caen por sí solos o el médico decide que su hijo ya no los necesita más. Algunas veces puede ser necesario utilizar otros tubos.

Colocar tubos en los oídos requiere una operación y esto representa ciertos riesgos. Su hijo necesitará anestesia general para insertar el tubo. Su médico hablará con usted acerca de los riesgos, si cree que su hijo necesitará tubos auditivos.

¿Cómo debo usar las gotas para los oídos?

Su médico le indicará durante cuánto tiempo y con qué frecuencia deberá usar las gotas para los oídos. Entibie el frasco en sus manos antes de colocar las gotas en su oído. Si las gotas para los oídos están tibias esto podría evitar la incomodidad cuando las gotas ingresan al oído. Si mueve el lóbulo de la oreja hacia atrás y hacia adelante después de colocarse las gotas también podría ayudar a que el medicamento ingrese más profundo dentro del canal auditivo.

Complicaciones

¿Afectarán los dolores de oído la capacidad auditiva de mi hijo?

Las infecciones del oído medio y el líquido en el oído son las causas más comunes de la pérdida auditiva temporal en los niños. Los niños que tienen problemas continuos con la capacidad auditiva, pueden tener problemas para desarrollar sus habilidades del habla y del lenguaje. Por este motivo, es importante hablar con su médico si su hijo tiene infecciones del oído recurrentes.

Las infecciones del oído persistentes pueden provocar daño en las estructuras del oído medio, lo cual puede ocasionar pérdida auditiva permanente. Sin embargo, esto no es común.

Prevención

¿Cómo puedo ayudar a prevenir que se repitan las infecciones del oído?

Algunos niños parecen sufrir de muchas infecciones del oído. Si su hijo ha tenido tres infecciones del oído en seis meses o cuatro en un año, su médico puede sugerir que su hijo tome una dosis baja de antibiótico a diario, por lo general durante el invierno, cuando estas infecciones son más comunes.

Es probable que su médico desee ver a su hijo algunas veces cuando esté tomando el antibiótico para asegurarse de que no ocurra otra infección del oído.

Bibliografia

Preguntas que debe realizar a su médico

  • Me duele y me pica el oído. ¿Podría tener otitis de nadador?
  • ¿Cómo puedo hacer que mi hijo se sienta más cómodo?
  • ¿Cuándo debo llamar a mi médico?
  • Si mi hijo tiene infecciones frecuentes del oído, ¿será necesario ponerle tubos auditivos?
  • Si a mi hijo le dan varias infecciones del oído, ¿podría tener problemas auditivos?
  • ¿Hay algo que yo pueda hacer para ayudar a que mi hijo escuche mejor?
  • Mi hijo tiene alergias. ¿Es más probable que le den infecciones del oído?
  • ¿Cuándo recetará mi médico que mi hijo tome antibióticos?
  • ¿Con qué frecuencia necesitará mi hijo ver al médico si tiene infecciones frecuentes del oído?
  • Si sale líquido por el oído de mi hijo, ¿debo llamar al médico de inmediato?

Los niños pueden tener un riesgo más alto de tener infecciones del oído si:

  • Están cerca de personas que fuman.
  • Han tenido infecciones del oído previas.
  • Tienen antecedentes familiares de infecciones del oído.
  • Asisten a una guardería (debido a que están expuestos a más gérmenes y virus).
  • Nacieron en forma prematura o con bajo peso.
  • Tienen resfriados frecuentes u otras infecciones.
  • Llevan el biberón a la cama.
  • Usan chupete.
  • Son varones (los niños suelen tener más infecciones del oído que las niñas).
  • Tienen voz nasal (provocada por adenoides grandes que obstruyen la trompa de Eustaquio).
  • Tienen alergias con congestión nasal.

Advertencia de la FDA

La Administración de Medicamentos y Alimentos (Food and Drug Administration, FDA) recomienda no usar velas para los oídos. Las velas para los oídos pueden provocar lesiones graves y no existe evidencia que respalde su eficacia. Para obtener más información, visite el sitio web de FDA.

Las Citas

  • Otitis externa aguda: una actualización by Schaefer P, Baugh RF(American Family Physician 12/01/12, http://www.aafp.org/afp/2012/1201/p1055.html)
  • Otitis media: diagnóstico y tratamiento by Harmes KM, Blackwood RA, Burrows HL, Cooke JM, Van Harrison R, Passamani PP(American Family Physician 10/01/13, http://www.aafp.org/afp/2013/1001/p435.html)