Infección de oído

Infección de oído

Descripción general

¿Qué es una infección de oído?

Una infección de oído, llamada también infección del oído medio, es una de las afecciones más comunes en los niños. No se deben ignorar. Las infecciones de oído que no se tratan pueden causarle a su hijo dolor innecesario y pérdida auditiva permanente. La infección del oído ocurre en el oído medio y es causada por una infección bacteriana o viral. Esta genera presión en el pequeño espacio entre el tímpano y la parte posterior de la garganta, llamada trompa de Eustaquio. Mientras más pequeñas sean las trompas de Eustaquio más sensibles son a la presión, lo que ocasiona dolor de oído. Las adenoides de un niño (pequeñas partes de tejido que cuelgan por encima de las amígdalas en la parte posterior de la garganta) pueden bloquear la abertura de las trompas de Eustaquio, pues en los niños pequeños estas son más grandes.

La trompa de Eustaquio no funciona adecuadamente cuando está llena de secreciones nasales o de mucosidad debido a alergias, resfríos, bacterias o virus, ya que las secreciones ejercen presión sobre el tímpano, lo que provoca dolor. Una infección de oído crónica puede durar hasta 6 semanas o más, pero la mayoría de las infecciones cede por sí sola después de 3 días. Los niños que están frecuentemente expuestos a enfermedades de otros niños (especialmente durante los meses de invierno) o a humo de segunda mano tienen más probabilidades de contraer una infección de oído, de igual manera sucede con los niños que se alimentan con biberón, pues se recuestan para comer. Algunos dolores de oído se deben a la dentición en los bebés, a acumulación de cerumen o a objetos extraños que podría haber introducido su hijo en los oídos. Un aumento de presión puede ocasionar que el tímpano de su hijo se rompa o explote, dejando un agujero en el oído. La explosión inicial duele, pero realmente alivia la presión y el dolor.

Síntomas

Síntomas de una infección de oído

Normalmente la primera señal de infección de oído es un dolor intenso en el oído afectado de su hijo. Los niños pequeños pueden decir si les duele el oído, pero los bebés solo pueden llorar. Su hijo podría jalarse constantemente el oído que le duele. El dolor generalmente empeora durante la noche y cuando su hijo mastica, succiona un biberón o se recuesta, ya que en estas situaciones la presión es mayor. Otros síntomas podrían ser, secreción nasal, tos, fiebre, vómitos o mareos, y pérdida auditiva.

Las infecciones de oído crónicas y frecuentes pueden ocasionar pérdida auditiva permanente. Usted podría sospechar que su hijo tiene pérdida auditiva si le tiene que hablar más alto, si le sube el volumen a la televisión o a la música, si no responde a sonidos suaves o si repentinamente está menos atento en la escuela.

Causas y factores de riesgo

¿Cuáles son las causas de una infección de oído?

Las infecciones de oído ocurren en el oído medio. Son ocasionadas por infecciones bacterianas o virales. La infección genera presión en el pequeño espacio entre el tímpano y la parte posterior de la garganta. Esta región se llama trompa de Eustaquio. Esta no funciona adecuadamente cuando está llena de secreciones nasales o de mucosidad debido a alergias, resfríos, bacterias o virus.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo se diagnostica una infección de oído?

Su médico puede hacer un examen para detectar infección de oído usando un pequeño endoscopio con luz para revisar el oído de su hijo. La infección no se puede detectar si no se usa una herramienta llamada otoscopio. Su médico sabrá que el tímpano está infectado si está rojo y hay líquido dentro del oído; si está roto, si puede ver un agujero o si su hijo tiene síntomas relacionados, como secreción nasal, tos, fiebre, vómitos y mareos.

Tratamiento

¿Cómo se trata una infección de oído?

Las infecciones de oído a menudo ceden en unos cuantos días, sin necesidad de usar medicamentos y no necesitan cirugía. Los médicos son cautelosos acerca de recetar antibióticos para las infecciones de oído, a menos que sean crónicas y frecuentes. Las investigaciones muestran que no es efectivo recetar antibióticos en exceso. Los médicos tratan el dolor y la fiebre de una infección de oídos con analgésicos de venta libre (OTC) o con gotas para los oídos y esperan unos cuantos días para ver si la infección desaparece por su cuenta. Le pedirán que lleve a su hijo nuevamente si no hay ninguna mejoría. El médico podría recetarle un antibiótico en ese momento, si la infección es bacteriana.

Si su hijo tiene infecciones del oído crónicas y frecuentes, muestra señales de pérdida auditiva o retrasos en el habla por pérdida auditiva, su médico podría remitirlo con un otorrinolaringólogo (ear, nose, and throat, ENT) para una cirugía de tubos de timpanostomía. Un otorrinolaringólogo inserta los tubos dentro del oído medio de su hijo. Los tubos alivian la presión y permiten que drene el líquido. Algunos niños nacen con tubos de Eustaquio pequeños, así que estos tubos ayudan a corregir el problema. Cuando su hijo crece y se desarrolla, los tubos se caen automáticamente y las infecciones de oído ya no son ningún problema. Algunas veces, los tubos se caen prematuramente y deben reemplazarse. En algunos niños, los tubos nunca se caen y eventualmente hay que retirarlos quirúrgicamente. La cirugía es rápida y no es necesario quedarse hospitalizado.

En algunas situaciones, el médico podría recomendarle una cirugía de tubos de timpanostomía, como cuando hay infecciones frecuentes del oído o si su hijo tiene síndrome de Down, paladar hendido o sistema inmunológico debilitado. No debe introducir en el oído de su hijo nada para aliviar el dolor por una infección del oído, ni retirar los tubos u objetos extraños. Visite el consultorio del médico de su hijo para que él los retire.

¿Cómo se puede prevenir o evitar una infección de oído?

Aunque las infecciones de oído no son contagiosas, la bacteria o virus que la causa se puede trasladar de una persona a otra, al igual que otros gérmenes. Es importante:

  • Vacunar a su hijo con la vacuna neumocócica conjugada para protegerlo contra diferentes tipos de bacterias neumocócicas. Este tipo de bacteria es la causa más común de infecciones de oído. Vacune a su hijo a tiempo.
  • Practique lavarse las manos con frecuencia y evite compartir bebidas y alimentos, especialmente si su hijo está expuesto a grandes grupos de niños en el ambiente de un centro de cuidado infantil diurno o de la escuela.
  • Evite el humo de segunda mano.
  • Dele exclusivamente lactancia materna a su bebé durante los primeros 6 meses y continúe haciéndolo durante por lo menos 1 años. Coloque a su bebé inclinado cuando lo alimente.
  • Los medicamentos comunes para la alergia y el resfriado no lo protegen de las infecciones del oído.

Preguntas

Preguntas que debe hacerle a su médico

  • ¿Cómo puedo mantener cómodo a mi hijo durante la noche si tiene dolor por la infección del oído?
  • ¿Hay drenaje con una infección de oído?
  • ¿Cuál es la diferencia entre una infección de oído y el oído de nadador?