Hiperplasia prostática benigna

Descripción general

¿Qué es la hiperplasia prostática benigna?

La hiperplasia prostática benigna (que también se llama BPH, por sus siglas en inglés) es una enfermedad que afecta la próstata en los hombres. La próstata es una glándula que se encuentra entre la vejiga (donde se almacena la orina) y la uretra (el conducto por el que pasa la orina). A medida que los hombres envejecen, la próstata crece (o se agranda) lentamente. A medida que la próstata crece, puede hacer presión sobre la uretra y hacer que el flujo de orina pierda velocidad y fuerza. "Benigna" significa que el agrandamiento no es provocado por un cáncer ni por una infección. "Hiperplasia" significa agrandamiento.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas de la BPH?

La mayoría de los síntomas de la BPH comienzan en forma gradual. Uno de los síntomas es la necesidad de levantarse más a menudo por la noche para orinar. Otro de los síntomas es la necesidad de vaciar la vejiga a menudo durante el día. Otros síntomas incluyen la dificultad para comenzar a orinar y el goteo después de terminar de orinar. Es posible que el tamaño y la fuerza del chorro de orina disminuyan/

Estos síntomas pueden ser provocados por otros factores aparte de la BPH. Podrían ser signos de enfermedades más graves, como una infección de la vejiga o un cáncer de vejiga. Informe a su médico si tiene cualquiera de estos síntomas, de modo que pueda decidir qué pruebas usar para encontrar la causa probable.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo sabrá mi médico si tengo BPH?

Después de que su médico escriba un historial completo de sus síntomas, el próximo paso será un examen rectal. Durante un examen rectal, su médico examina la próstata introduciendo un dedo enguantado y lubricado en el recto para palpar la parte posterior de la próstata. Este examen permite que su médico palpe el tamaño de la próstata.

Para asegurarse de que su problema de próstata sea benigno, es posible que su médico necesite examinar una muestra de orina para detectar signos de infección. También es posible que su médico haga un análisis de sangre. Una ecografía o una biopsia de la próstata también podrían ayudar a su médico a hacer el diagnóstico.

Tratamiento

¿Como tratará mi médico la BPH?

Una vez que su médico esté seguro de que sus síntomas son provocados por un crecimiento benigno de la próstata, puede recomendar un tratamiento. Sin embargo, es posible que su médico le sugiera que espere para ver si los síntomas mejoran. A veces, los síntomas leves mejoran por sí mismos. Si sus síntomas empeoran, es posible que su médico le sugiera otra opción de tratamiento.

Una opción es un tratamiento mínimamente invasivo. Esto significa que no incluye cirugía. La mayoría de estos tratamientos usan calor para destruir el tejido prostático que está haciendo presión sobre la uretra. Por lo general, su médico puede realizar tratamientos mínimamente invasivos en su consultorio, en lugar de en un hospital.

La cirugía se considera el tratamiento más eficaz y se usa en hombres que tienen síntomas intensos que persisten después de haberse probado otros tratamientos. Esta también es la mejor forma de diagnosticar y curar los casos tempranos de cáncer de próstata. La cirugía se realiza, por lo general, a través de la uretra y no deja cicatrices. Aún así, la cirugía tiene riesgos, como el sangrado, la infección o la impotencia. Por lo general, estos riesgos son reducidos.

¿Hay algún fármaco que pueda tomar?

Hay tratamientos con fármacos disponibles. La finasterida y la dutasterida bloquean una hormona natural que hace que la próstata se agrande, pero no ayudan a todos los pacientes. Los efectos secundarios de la finasterida son poco frecuentes y leves, pero por lo general, están relacionados con la función sexual. Desaparecen cuando se deja de tomar el medicamento. La próstata podría volver a agrandarse cuando se deja de tomar el medicamento, por lo que es posible que su médico le sugiera otro tratamiento.

Otro tipo de medicamentos, que se llaman alfabloqueantes, también pueden ayudar a aliviar los síntomas de BPH. Los alfabloqueantes se han usado durante mucho tiempo para tratar la presión arterial alta, pero también pueden ayudar a aliviar los síntomas de BPH, incluso en los hombres que tienen presión arterial normal. Algunos de estos fármacos son la terazosina, la doxazosina, la tamsulosina y la alfuzosina. Es posible que estos medicamentos no den resultado para todos los hombres. Los efectos secundarios de los alfabloqueantes incluyen mareos, fatiga y aturdimiento. Los efectos secundarios desaparecen si se deja de tomar el medicamento.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Cuál es el mejor tratamiento para mí?

  • ¿Cuánto durará mi tratamiento?

  • ¿Es la cirugía una opción?

  • ¿Provocará mi tratamiento algún efecto secundario?

  • ¿Significa eso que tengo un riesgo más alto de desarrollar cáncer de próstata?

  • ¿Hay algo que pueda hacer para que sea más fácil orinar?

  • ¿Es posible que mis síntomas sean provocados por algún otro factor aparte de la BPH?

  • ¿Provocará mi tratamiento algún efecto secundario relacionado con el aspecto sexual?