Hematuria microscópica

¿Qué es la hematuria microscópica?

“Microscópico” significa que algo es tan pequeño que solo se puede ver a través de una herramienta especial llamada microscopio. “Hematuria” significa sangre en la orina. Por lo tanto, si tiene hematuria microscópica, tiene glóbulos rojos en la orina. Sin embargo, estos glóbulos son tan pequeños que no puede ver la sangre cuando orina.

Síntomas de hematuria microscópica

La mayoría de las veces, no tendrá ningún síntoma de hematuria microscópica. Algunas veces puede sentir una sensación de ardor al orinar. O puede sentir la necesidad de orinar con más frecuencia de lo habitual.

¿Cuáles son las causas de la hematuria microscópica?

Algunas de las causas más comunes de sangre en la orina incluyen:

  • Infección renal.
  • Agrandamiento de la próstata.
  • Infección del tracto urinario (vejiga).
  • Hinchazón en el sistema de filtración de los riñones (esto se llama “glomerulonefritis”).
  • Una piedra en su vejiga o en un riñón.
  • Una enfermedad hereditaria, como la enfermedad renal quística.
  • Algunos medicamentos.
  • Una enfermedad de la sangre, como la anemia de células falciformes.
  • Un tumor en su tracto urinario (esto puede o no ser cáncer).
  • Ejercicio (cuando esta es la causa, la hematuria generalmente desaparece en 24 horas).

¿Cómo se diagnostica la hematuria microscópica?

Su médico generalmente comenzará pidiéndole una muestra de orina. Examinará su orina (análisis de orina) para detectar la presencia de glóbulos rojos. Su médico también buscará otras cosas que puedan explicar lo que está mal. Por ejemplo, la presencia de glóbulos blancos en la orina generalmente significan que tiene una infección. Si tiene sangre en la orina, su médico le hará algunas preguntas para averiguar qué la causó.

Si la causa no está clara, es posible que deba realizarse más pruebas. Es posible que se le haga una ecografía o un pielograma intravenoso (esto es como una radiografía). Se puede usar una herramienta especial, como un citoscopio o un endoscopio, para mirar dentro de la vejiga. Estas pruebas generalmente las realiza un urólogo.

¿Cómo doy una muestra de orina?

Una enfermera le dará una toallita antiséptica (para limpiarse) y un recipiente de recolección de orina estéril. En el baño, lávate las manos primero con agua tibia y jabón.

  • Para las mujeres: Use la toallita antiséptica para limpiar su vagina. Haga esto pasando la toallita de adelante hacia atrás 3 veces antes de orinar. Doble la toallita cada vez que la use, de modo que se esté limpiando con una parte limpia cada vez.
  • Para los hombres: Use la toallita antiséptica para limpiar la cabeza de su pene. Si no está circuncidado, tire del prepucio hacia atrás de la cabeza del pene antes de usar la toallita. Mueva la toallita alrededor de la cabeza de su pene antes de orinar.
  • Comience a orinar en el inodoro. Aproximadamente, a mitad de micción, comience a recoger la orina en el recipiente.
  • Lávese las manos con jabón y agua tibia.
  • Dele la muestra a la enfermera. Alguien mirará su orina bajo un microscopio para ver si tiene sangre.

¿Se puede prevenir o evitar la hematuria microscópica?

Es posible que no pueda evitar la hematuria microscópica, dependiendo de las causas. Pero los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan beber muchos líquidos, especialmente cuando hace ejercicio.

Tratamiento de la hematuria microscópica

Si la causa de la sangre en su orina es evidente, su médico probablemente lo trate. Luego, su médico revisará su orina nuevamente para ver si la sangre se fue. Si no es así, su médico puede realizar más pruebas o derivarlo a un urólogo.

Vivir con hematuria microscópica

Si no tiene síntomas de hematuria microscópica, es posible que no sepa alertar a su médico. Pero si tiene síntomas, llame a su médico de inmediato. Siempre es importante averiguar la causa de la sangre en la orina.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tratamiento es el mejor para mí?
  • ¿Cuál es la causa de la sangre en mi orina?
  • ¿Podría tener un cálculo renal?
  • ¿Puedo tomar algún medicamento?
  • ¿Voy a necesitar cirugía?
  • ¿Con qué frecuencia debo regresar para una consulta de seguimiento?
  • ¿Podría tener cáncer?