Fístulas anales

¿Qué es una fístula anal?

Es una conexión anormal de tipo tubo, que se forma entre el interior del ano (glándula anal) y la piel que está inmediatamente afuera. Piense en ello como un túnel.

Síntomas de una fístula anal

El absceso que causa la fístula es bastante doloroso. Puede causar dolor intenso e inflamación alrededor del ano. Este dolor empeora al defecar. Algunas veces se produce una secreción de la abertura alrededor del ano. También puede tener fiebre y sangrado alrededor de la zona.

¿Qué causa una fistula anal?

Una fístula anal generalmente comienza con una infección en la glándula anal. Esta infección puede causar un absceso (una zona inflamada donde se acumula pus). A medida que el pus se drena, puede dejar un canal entre el intestino y la piel. Este canal (o túnel) es la fístula.

¿Cómo se diagnostica una fistula anal?

El médico puede diagnosticar una fístula anal con un examen físico del área anal. Si el médico ve una fístula, por lo general tratará de determinar su profundidad y su dirección. En algunos casos, puede requerir pruebas adicionales.

¿Se puede prevenir una fistula anal?

Casi todas se desarrollan como resultado de un absceso en la zona. A veces se producen por enfermedad de Crohn, un traumatismo o enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Tratamiento para fístulas anales

La mayoría de los abscesos anales pueden drenarse en el consultorio del médico con anestesia local. Si se ha desarrollado una fístula, el médico deberá extirparla con cirugía.

Después de extirpada la fístula, tendrá que tomar antibióticos. Es posible que desee usar un apósito en el área anal hasta que haya sanado. Los baños de asiento pueden ayudarlo a sentirse mejor. Llene la tina con suficiente agua tibia como para cubrir las caderas y las nalgas. No utilice jabón ni burbujas ni ningún otro producto a menos que sea recetado por su médico. Relájese en el baño de asiento 3 o 4 veces al día durante unos 10 minutos cada vez.

Vivir con una fístula anal

La mayoría de las fístulas responden bien al tratamiento quirúrgico. Si su cirugía de fístula es más complicada debido a la ubicación de la misma, es posible que el médico necesite cortar una pequeña porción de su músculo del esfínter durante la cirugía. El médico hará todo lo posible para prevenir el daño muscular. Sin embargo, existe la posibilidad de que le resulte más difícil controlar los esfínteres después de la cirugía. Si el médico cree que esto es probable, puede sugerir otras técnicas o tratamientos para tratar la fístula.

Preguntas para hacer al médico

  • ¿Cuándo podré reanudar mis actividades habituales después de la cirugía de fístula?
  • ¿Debería cambiar mi dieta?
  • ¿Debería usar un ablandador de heces mientras me recupero de la cirugía de fístula?
  • ¿Debería usar un laxante mientras me recupero de la cirugía de fístula?
  • ¿La fístula podría volver?