Enfermedad de la vaca loca

¿Qué es la enfermedad de la vaca loca?

La enfermedad de la vaca loca es el nombre común de una enfermedad cerebral rara y mortal. El nombre científico es encefalopatía espongiforme bovina (EEB). Se propaga por el consumo de carne vacuna que ha sido infectada por el cerebro o el tejido de la médula espinal enfermos del ganado. Tanto los animales como los seres humanos pueden contraer la enfermedad. Cuando la contraen los seres humanos, se denomina variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (vECJ).

Síntomas de la enfermedad de la vaca loca

Los seres humanos y los animales pueden contraer la enfermedad de la vaca loca. En los seres humanos, es difícil de diagnosticar hasta que ha alcanzado los síntomas más graves. Puede comenzar con síntomas de depresión y pérdida del equilibrio. Con el tiempo, aparecen síntomas de demencia grave (deterioro grave de la memoria, el pensamiento y el comportamiento). Las anomalías cerebrales pueden verse a través de una resonancia magnética (IRM), que es como una radiografía. Este examen le proporciona al médico una imagen del interior del cerebro. Las anomalías no aparecen en una resonancia magnética hasta casi el final de la enfermedad. La enfermedad progresa rápidamente y conduce a la muerte aproximadamente un año después de la aparición de los síntomas.

¿Qué causa la enfermedad de la vaca loca?

Comer carne o harina de huesos de ganado infectado causa la enfermedad de la vaca loca. La carne se contamina cuando se expone a los tejidos del cerebro y la médula espinal del ganado infectado.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de la vaca loca?

Los médicos se centran en la eliminación de otras enfermedades y afecciones que tienen síntomas similares. Por ejemplo, un análisis de sangre puede descartar otras formas de demencia. Una tomografía computarizada o una resonancia magnética pueden descartar un tumor cerebral o un ACV. Los médicos pueden ordenar una prueba de líquido cefalorraquídeo para ver si en él está presente la proteína presente en la enfermedad de la vaca loca. Por desgracia, dado que la enfermedad de la vaca loca es tan rara, muchos médicos no la consideran hasta que una persona se acerca al final de su vida.

¿Se puede prevenir o evitar la enfermedad de la vaca loca?

Aunque la enfermedad de la vaca loca es extremadamente rara, la mayoría de los casos se producen en Europa, en especial en el Reino Unido. Incluso es menos común en los EE. UU. Si va a viajar fuera de los EE. UU., la mejor manera de reducir el riesgo es evitar el consumo de carne vacuna. Las personas que han sido diagnosticadas con la enfermedad de la vaca loca no pueden ser donantes de órganos. La Cruz Roja Americana tiene ciertas restricciones con respecto a la donación de sangre para las personas que pueden estar en riesgo de tener vECJ. Las industrias del procesamiento de la carne y los medicamentos están tomando precauciones para evitar la contaminación de los equipos con la enfermedad. Esto requiere una correcta esterilización (limpieza). La enfermedad de la vaca loca no se puede contagiar por besos u otro contacto personal cercano.

Tratamiento de la enfermedad de la vaca loca

La enfermedad de la vaca loca no se puede curar. Los médicos se centran en proporcionar a los pacientes y sus cuidadores consejos para el apoyo.

Vivir con la enfermedad de la vaca loca

Vivir con la enfermedad de la vaca loca significa aprender a adaptarse a los cambios y las complicaciones de la demencia. A medida que la demencia empeora, se lleva la independencia de una persona, que ya no es capaz de cuidar de sí misma. Los médicos brindarán asesoramiento sobre la mejor manera de cuidar a sus seres queridos en esta etapa.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿La enfermedad de la vaca loca afecta la leche y los productos lácteos?
  • ¿La carne enferma en los restaurantes puede contaminar las verduras y utensilios del mismo restaurante?
  • ¿La cocción segura puede eliminar la enfermedad?
  • ¿La enfermedad puede transmitirse por contacto sexual?