Enfermedad coronaria

¿Qué es la enfermedad coronaria?

La enfermedad coronaria (CHD, por sus siglas en inglés) es el tipo más común de enfermedad cardíaca. También se le llama enfermedad de la arteria coronaria (CAD). La enfermedad coronaria es la acumulación de placa en las arterias. También se conoce como endurecimiento de las arterias. Las arterias llevan sangre y oxígeno al corazón. Las cardiopatías son una de las principales causas de muerte en los Estados Unidos en hombres y mujeres.

Síntomas de enfermedad coronaria

La enfermedad coronaria no siempre tiene síntomas. Esto es cierto en las primeras fases de la enfermedad. Los síntomas pueden variar en hombres y mujeres.

Los síntomas primarios incluyen:

  • Dolor o molestia en el pecho. Esto se conoce como angina de pecho. Sucede cuando el corazón carece de sangre u oxígeno. La angina puede ser estable o inestable. La actividad o el estrés causa angina estable. La angina inestable es más peligrosa. Puede ocurrir sin previo aviso. Los síntomas de la angina inestable incluyen dolor en el pecho, opresión o pesadez. La gente lo describe como una sensación de presión. El dolor puede extenderse a brazos, cuello, estómago, espalda o mandíbula.
  • Dificultad para respirar. Además, puede sentirse cansado o débil. Hable con el médico sobre qué observar para ayudar a prevenir y detectar la enfermedad coronaria.

Llame al 911 de inmediato si tiene esos o alguno de los siguientes síntomas bruscos. Usted podría estar teniendo un ataque al corazón o insuficiencia cardíaca.

  • angina en curso o dolor en el pecho que cambia;
  • mareo;
  • náuseas o vómitos;
  • sudoración (con fiebre o escalofríos);
  • hinchazón en las piernas, los tobillos, los pies, el estómago o las venas en el cuello;
  • adormecimiento, especialmente en los brazos o el pecho.

¿Qué causa una enfermedad coronaria?

La enfermedad coronaria se desarrolla con el transcurso del tiempo. Ocurre cuando las arterias se bloquean por la placa (sustancias grasas). Esto dificulta que la sangre y el oxígeno lleguen al corazón. Genera un esfuerzo en el corazón, los vasos sanguíneos y el cuerpo. Si la placa revienta, puede formar un coágulo de sangre. Un coágulo de sangre puede producir un ataque al corazón. Si el cerebro carece de oxígeno, puede sufrir un accidente cerebrovascular.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad coronaria?

El médico puede determinar sus riesgos de CHD. Puede controlar los niveles de colesterol y presión arterial. También querrá saber sobre su estilo de vida y antecedentes familiares.

Actualmente, la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) desalienta que se realicen electrocardiogramas (ECG) en adultos sin síntomas y que tengan un bajo riesgo de CHD. La AAFP no tiene datos suficientes para recomendar el examen de ECG en adultos que no tienen síntomas, pero tienen un riesgo medio o alto de CHD.

Sin embargo, si tiene síntomas, consulte al médico. Este realizará ciertos estudios para diagnosticar la enfermedad coronaria:

  • Electrocardiograma (ECG o EKG): mide el ritmo, la velocidad y la uniformidad de los latidos del corazón.
  • Ecocardiograma (ECG): produce una imagen del corazón mediante una ecografía.
  • Radiografía de tórax: produce una imagen del corazón y área del tórax usando radiación.
  • Prueba de esfuerzo: monitorea el ritmo cardíaco durante la actividad.
  • Angiograma coronario: monitorea las arterias para detectar flujo y bloqueo. Esta prueba utiliza una tinta de contraste inyectada para tomar radiografías y controlar el flujo sanguíneo.
  • Cateterización cardiaca: verifica las arterias para detectar flujo y bloqueo. Un catéter (un tubo delgado) se introduce en las arterias desde la ingle, el brazo o el cuello.
  • Tomografía computarizada (TC) cardíaca: genera una imagen del corazón y las arterias. Esta prueba utiliza radiación y tinte de contraste.

¿Se puede prevenir o evitar la enfermedad coronaria?

Existen factores de riesgo que aumentan la probabilidad de tener CHD. Algunos de ellos se pueden prevenir, entre ellos:

  • La obesidad o el sobrepeso. El médico puede ayudarlo a calcular su índice de masa corporal (IMC). Debe equilibrar la cantidad de calorías que ingiere y quema.
  • Los adultos deben hacer por lo menos 150 minutos de ejercicio moderado cada semana. Esto incluye caminar rápido, andar en bicicleta o nadar. Aumente este número si necesita perder peso. Los niños y adolescentes deben hacer al menos 60 minutos de ejercicio todos los días.
  • Alimentación deficiente. Esto desempeña un papel importante en el peso del cuerpo, los niveles de colesterol y la salud en general. Aprenda cuántas calorías debe consumir en un día. Luego, asegúrese de ingerir alimentos ricos en nutrición. Esto incluye frutas, vegetales, granos enteros, productos lácteos bajos en grasa, aves y pescado. Limite el consumo de grasas, sodio (sal), azúcar y carnes rojas.
  • Fumar y beber alcohol. Estos hábitos poco saludables afectan el nivel de oxígeno. Pueden dañar vasos sanguíneos y tensar las vías respiratorias. Las mujeres no deben tomar más de una bebida alcohólica por día. Los hombres no deben tomar más de dos bebidas alcohólicas por día. Hable con el médico si necesita ayuda para dejar de fumar o beber alcohol.

Otros factores de riesgo de CHD que puede controlar o tratar incluyen:

  • Colesterol alto. El colesterol es una sustancia que crea placa. Existen dos tipos de colesterol. La lipoproteína de baja densidad (LDL) es mala. La lipoproteína de alta densidad (HDL) es buena. Debe tener niveles bajos de LDL y altos de HDL. Puede ayudar a controlar estos niveles con medicamentos y un estilo de vida saludable.
  • Alta presión sanguínea. Para la mayoría de las personas, la presión arterial es alta cuando está a 130/80 o más. La edad y ciertas afecciones de salud pueden afectar los niveles normales de presión arterial. Puede ayudar a controlar su presión arterial con medicamentos. Un estilo de vida saludable y menos estrés también ayudan.
  • Ciertas afecciones de salud, como la diabetes o la preeclampsia.

Los principales factores de riesgo que no se pueden evitar incluyen:

  • La placa continúa generándose a medida que uno envejece. El riesgo de CHD aumenta para los hombres a partir de los 45 años. Aumenta para las mujeres a partir de los 55 años.
  • Género y raza. Los hombres están en mayor riesgo que las mujeres. Los afroamericanos pueden ser más propensos a tener CHD que otras razas.
  • Antecedentes familiares.

Pregúntele al médico por recomendaciones específicas. Varían según la persona.

Tratamiento para la enfermedad coronaria

El tratamiento depende de la edad, la salud, el grado de CHD y otras afecciones. Los casos leves, o detectados de forma temprana, de CHD pueden necesitar solo supervisión. Las opciones de tratamiento menos invasivas incluyen:

  • medicamentos para aliviar los síntomas y reducir los factores de riesgo;
  • comer sano;
  • perder peso;
  • hacer más actividad;
  • dejar de fumar;
  • reducir el estrés.

Los tratamientos quirúrgicos incluyen:

  • Bypass de la arteria coronaria: El cirujano redirigirá el camino hacia el corazón. Recorrerá las zonas bloqueadas o más estrechas. El nuevo camino permitirá que la sangre y el oxígeno pasen.
  • Intervención coronaria percutánea (ICP): El cirujano insertará e inflará un pequeño globo para arreglar los vasos. Hará retroceder la placa para permitir que la sangre y el oxígeno puedan circular. También podría reemplazar una parte de su vaso. Puede usar tejido de otra parte del cuerpo o un stent. Este es un pequeño dispositivo médico con forma de tubo. Proporciona apoyo para mantener las arterias abiertas.

Existen enfoques para la cirugía de corazón. Mínimamente invasivo implica pequeños cortes en el pecho, entre las costillas. A corazón abierto requiere un corte grande en el pecho para abrir la caja torácica. La cirugía se puede hacer sin bomba. Aquí es cuando su corazón late por sí solo. O bien, el cirujano puede usar una máquina de derivación cardio-pulmonar para bombear al corazón.

Otro tipo es la rehabilitación cardíaca. El médico puede indicar esto en lugar de, o además de, la cirugía. La rehabilitación cardíaca se centra en que usted se instruya en el tema y haga ejercicio. Incluye asesoramiento para ayudarle a manejar el estrés o las emociones.

Vivir con enfermedad coronaria

Detectar la enfermedad coronaria en forma temprana puede evitar que empeore. Si no se trata, podría sufrir un ataque cardíaco o sufrir arritmias (latidos cardíacos irregulares). CHD puede llevar a la muerte. El diagnóstico y el tratamiento adecuados le permiten corregirlo con los cambios en su estilo de vida y controlarlo con medicamentos o cirugía. La cirugía tiene varios plazos de recuperación.

Hable con su médico acerca de sus resultados y objetivos específicos. Es probable que necesite visitas y exámenes médicos continuos. La enfermedad coronaria aumenta su riesgo de sufrir un ataque cardíaco. Asegúrese de conocer las señales de advertencia y cuándo llamar al 911.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tan grave es mi CHD?
  • ¿Qué puedo hacer para evitar que mi enfermedad empeore?
  • ¿Cómo puedo saber si estoy teniendo un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular?
  • Si he tenido un ataque al corazón, ¿estoy en riesgo de un segundo?