El asma en los niños

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad que a menudo comienza en la infancia. Si su hijo padece de esta afección, esto dificulta que ingrese aire en sus pulmones ocasionándole problemas para respirar. El asma se produce cuando los pulmones se irritan y se llenan de mucosidad.

¿Cuáles son los síntomas del asma?

Si su hijo tiene asma, puede que:

  • tenga dificultades para respirar (habiendo realizado o no actividad física);
  • tenga una sensación de opresión (o dolor) en el pecho;
  • tenga dificultades para dormir (debido a que los síntomas del asma empeoran por la noche, cuando uno está recostado);
  • produzca una sibilancia notable al respirar;
  • tenga una tos persistente.

Cuanto más frecuentes sean los síntomas, más grave será la enfermedad.

¿Qué causa el asma?

Nadie sabe qué causa el asma. Sin embargo, sabemos mucho acerca de qué desencadena un ataque de asma. Las personas con asma son habitualmente sensibles a:

  • las mascotas;
  • el humo del tabaco;
  • el humo de la quema de madera;
  • los ácaros del polvo;
  • la contaminación exterior;
  • el moho;
  • las cucarachas;
  • algunos alimentos;
  • ciertos medicamentos;

Otros factores desencadenantes incluyen:

  • el ejercicio físico;
  • los virus del tracto respiratorio superior;
  • el reflujo ácido (cuando el líquido de su estómago regresa hacia la garganta);
  • la apnea del sueño (cuando se deja de respirar por períodos cortos durante el sueño);
  • una infección en los senos nasales;
  • el estado del tiempo (cambios de temperatura, condiciones de humedad, lluvia);
  • el estrés;
  • el excitarse demasiado.

La investigación reciente sugiere que el asma está ligado a la obesidad (tener un sobrepeso significativo).

¿Cómo se diagnostica el asma?

Su médico le realizará un examen físico a su hijo, mirará la historia clínica de su hijo y le realizará una prueba de respiración llamada espirometría. La espirometría mide la cantidad de aire que se exhala después de tomar una respiración profunda. Es indoloro y se puede realizar en el consultorio del médico. Su médico le dará a su hijo una boquilla desechable que se conecta a un tubo. El tubo se conecta a una máquina que registra su respiración. Por lo general hay una imagen en la pantalla de la máquina, como velas de cumpleaños o una pared de ladrillos. A medida que su hijo exhala, las velas se apagarán (o los ladrillos se caerán). Se le pedirá al niño que repita la prueba más de una vez durante la visita al médico para obtener resultados precisos. Si el asma de su hijo lo molesta en el momento de la prueba, el médico puede proporcionarle una dosis de un medicamento inhalado con receta que abra sus vías respiratorias. Se le pedirá que vuelva a hacer el examen después de inhalar el medicamento.

Otras pruebas pueden incluir:

  • el desafío del ejercicio (hacer ejercicio en una caminadora o bicicleta fija mientras se realiza una prueba de respiración);
  • una prueba de óxido nítrico exhalado (respirar en un dispositivo especial que mide la cantidad de gas con óxido nítrico en el aliento; hay niveles altos de gas en las personas con asma);
  • exámenes de alergia (pruebas de la piel y la sangre para determinar a qué es alérgico).

¿Se puede prevenir o evitar el asma?

El asma no se puede prevenir. Sin embargo, su hijo puede reducir sus ataques de asma aprendiendo a evitar sus desencadenantes. Por ejemplo, limite la exposición de su hijo a los animales domésticos y al humo del cigarrillo y haga que permanezca en casa los días en que la contaminación en el aire es perjudicial. Evite el uso de perfume o colonia fuerte cerca de su hijo. Los olores fuertes pueden desencadenar un ataque de asma.

El tratamiento del asma

No hay cura para el asma. A menudo puede ser una afección de por vida. Sin embargo, puede mejorar la calidad de vida de su hijo conociendo y evitando los desencadenantes del asma, recordándole que debe tomar los medicamentos recetados y siguiendo el plan escrito para el asma que le dio su médico. El plan proporciona detalles acerca de sus factores desencadenantes y qué hacer si siente el inicio de un ataque.

Hay dos tipos de medicamentos para el asma. Los primeros son los medicamentos de mantenimiento (se toman diariamente para mantener el asma bajo control). Los segundos son los medicamentos de acción rápida (generalmente en forma de inhalador para brindar un alivio inmediato cuando se tiene un ataque de asma). Algunas personas toman su medicamento con un nebulizador. Un nebulizador transforma el medicamento líquido en una fina niebla que se inhala a través de una máscara o boquilla. Su médico determinará cuál es la mejor opción para su hijo.

Vivir con asma

Vivir con asma puede ser difícil para un niño. Un ataque de asma puede interferir en la actividad física (tiempo de juego y deportes), el sueño y hacer que los niños falten a la escuela o sean hospitalizados. Enseñe a su hijo a reconocer los factores desencadenantes del asma y a planificar el manejo de esos factores si no pueden evitarlos. Además, enseñe a su hijo a mantener cerca sus medicamentos de acción rápida, en caso de un ataque de asma. Con el seguimiento y la medicina apropiada, su hijo puede disfrutar de una vida plena y activa.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Mi hijo puede superar el asma?
  • ¿Se puede morir de un ataque de asma?
  • ¿Se puede desarrollar asma más adelante en la vida?
  • ¿La pérdida de peso podría mejorar su asma?
  • ¿Qué cosas puedo hacer en nuestra casa para reducir el riesgo de que mi hijo tenga un ataque de asma?