Disfunción sexual en hombres y mujeres

¿Qué es la disfunción sexual en hombres y mujeres?

Cuando una persona tiene problemas con las relaciones sexuales, los médicos llaman a esto “disfunción sexual”. Ocurre tanto en hombres como en mujeres. Los problemas sexuales se vuelven más comunes en hombres y mujeres a medida que envejecen. En personas más jóvenes la causa puede estar en otros factores. El estrés, la enfermedad, los medicamentos o los problemas emocionales pueden contribuir a la disfunción sexual. Hable con su médico si dura más de unos pocos meses. Dígale a su médico si la disfunción sexual interfiere en su relación con su pareja. Todo lo que le diga a su médico es privado. Su médico puede diagnosticar el problema. Puede tratarlo.

Síntomas de la disfunción sexual en hombres y mujeres

Es común que las parejas tengan problemas con las relaciones sexuales en algún momento de su relación.

Las mujeres tienen cinco tipos de problemas sexuales:

  • Trastornos del deseo. Ya no tener interés en el sexo. Tener menos deseo del que solía tener.
  • Trastornos de la excitación. No puede sentir una respuesta sexual en su cuerpo. No puede excitarse sexualmente.
  • Trastornos del orgasmo. No puede tener un orgasmo o siente dolor durante el orgasmo.
  • Trastornos del dolor sexual. Cuando experimenta dolor durante o después de la relación sexual.
  • Deficiencia hormonal: La reducción del estrógeno (la principal hormona femenina) puede afectar el deseo sexual.

Los hombres tienen cuatro tipos de problemas sexuales:

  • Disfunción eréctil: Dificultad para conseguir o mantener una erección.
  • Trastornos del deseo Ya no tener interés en la relación sexual. Tener menos interés del que solía tener.
  • Problemas con la eyaculación: Eyaculación precoz (demasiado temprano) o demorada (toma más tiempo de lo normal o sin eyaculación).
  • Testosterona baja: Reducción de los niveles de testosterona, la hormona masculina.

¿Qué causa la disfunción sexual en hombres y mujeres?

Muchas cosas pueden causar problemas en su vida sexual. Esto incluye ciertos medicamentos (anticonceptivos orales y quimioterapia), enfermedades (diabetes o hipertensión), consumo excesivo de alcohol o infecciones vaginales y urinarias. Las causas adicionales incluyen depresión, problemas de relación y abuso (actual o pasado).

Las hormonas juegan un papel en la disfunción sexual de hombres y mujeres. Las hormonas masculinas y femeninas bajas conducen a un menor deseo sexual. Las hormonas disminuyen en hombres y mujeres a medida que envejecen. Las hormonas femeninas pueden cambiar durante el embarazo, justo después del parto o durante la lactancia. Después de la menopausia, muchas mujeres sienten menos deseo sexual. Además, la menopausia causa sequedad vaginal, que puede provocar dolor durante las relaciones sexuales.

A cualquier edad, el estrés de la vida cotidiana puede causar disfunción sexual. Estar cansado por el trabajo o cuidar a niños pequeños puede afectar su deseo sexual. También puede aburrirse por una rutina sexual de muchos años.

¿Cómo se diagnostica la disfunción sexual en hombres y mujeres?

Tener una conversación honesta con su médico puede contribuir al diagnóstico. Su médico puede diagnosticar el problema a partir de su descripción del problema, su edad y el estrés en su vida. También puede hacer un examen físico y pruebas de laboratorio.

¿Puede prevenirse o evitarse la disfunción sexual en hombres y mujeres?

El proceso de envejecimiento no se puede evitar. Sin embargo, hay muchas cosas que los hombres y las mujeres pueden hacer para reducir el impacto de la disfunción sexual. Esto incluye aprender más sobre su cuerpo y cómo funciona. También:

  • Pregúntele a su médico sobre los efectos secundarios de los medicamentos que toma. Hable con él sobre las cirugías y afecciones médicas. El tratamiento de afecciones médicas subyacentes, como la diabetes, puede ayudar.
  • Hable con un consejero o profesional de salud mental si está deprimido, estresado o tiene problemas de relación.
  • Reduzca su consumo de alcohol, coma sano y haga ejercicio regularmente.
  • Hable con su pareja sobre lo que le gusta y lo que no le gusta en su relación sexual.
  • Practique ejercicios de “enfocados en los sentidos”. Por ejemplo, una pareja da un masaje, mientras la otra dice lo que le gusta y solicita cambios (por ejemplo: “más suave”, “más rápido”, etc.). Fantasear puede aumentar su deseo.
  • Para las mujeres, los ejercicios de Kegel (apretar y relajar los músculos de la vagina) pueden aumentar la excitación.
  • Pruebe la actividad sexual que no sea el coito, como el masaje, el sexo oral o la masturbación.
  • No use drogas recreativas ni abuse de los opiáceos.

Tratamiento de la disfunción sexual en hombres y mujeres

  • Si el deseo es el problema, intente cambiar su rutina habitual. Trate de tener relaciones sexuales a diferentes horas del día o pruebe una posición sexual diferente. Hable con su pareja acerca de sus gustos y disgustos. Hable con su médico sobre los efectos secundarios de los medicamentos que está tomando y el uso de la terapia de reemplazo hormonal.
  • Los trastornos de excitación pueden tratarse en mujeres con el uso de una crema vaginal o un lubricante sexual para la sequedad. Si ha pasado por la menopausia, hable con su médico acerca de tomar estrógeno o usar una crema de estrógeno. Los hombres que están lidiando con trastornos de la excitación deben hablar con sus parejas para examinar formas de mejorar la excitación (como los juegos previos o las fantasías). Hable con su médico acerca de las opciones de tratamiento con receta (un ejemplo: Viagra). Sin embargo, el Viagra y la terapia de reemplazo hormonal tienen efectos secundarios inmediatos y a largo plazo.
  • En las mujeres, el dolor durante las relaciones sexuales se puede tratar con terapia de reemplazo hormonal, diferentes posiciones o lubricantes vaginales. Para los hombres y las mujeres, vaciar la vejiga antes de tener relaciones sexuales puede ayudar. Tomar un baño caliente antes del sexo puede ayudar. Su médico puede ayudarlo a encontrar la causa de su dolor y decidir cuál es el mejor tratamiento para usted.

Vivir con disfunción sexual en hombres y mujeres

Según la causa de su disfunción sexual, puede o no tener que vivir con ella. Hable con su médico sobre las posibles causas y tratamientos. Hable sobre su pareja acerca de reimaginar su vida sexual. Hable con un terapeuta sexual o un consejero si es necesario.

Preguntas para hacerle a su médico

  • Estoy teniendo problemas sexuales. ¿Hay algo mal en mí?
  • ¿Qué puedo hacer en casa para ayudar a solucionar mis problemas sexuales?
  • ¿Podrían mis síntomas ser un signo de una afección más seria?
  • ¿Hay exámenes médicos que puedan diagnosticar mi problema?
  • Me preocupa que mis problemas causen tensión en mi relación. ¿Qué debo hacer?
  • ¿Es seguro para mí tener relaciones sexuales?
  • ¿Es el embarazo una preocupación?