Descripción general

¿Qué es el citomegalovirus?

El citomegalovirus (CMV) es un virus muy común. Por lo general, las personas contraen la infección antes de cumplir 2 años o durante la adolescencia, y son portadores del virus de por vida (por lo general en un estado latente o inactivo). La mayoría de los adultos son portadores del virus para cuando tienen 40 años.

Muchas personas están infectadas por el CMV y ni siquiera no lo saben debido a que el virus rara vez provoca síntomas y, por lo general, no provoca problemas a largo plazo.

Sin embargo, el CMV puede provocar problemas en las personas que tienen sistemas inmunitarios débiles y en un recién nacido si la madre contrae la infección durante el embarazo.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas del CMV?

Por lo general, el CMV no provoca síntomas o solo provoca síntomas leves. Algunas personas tendrán síntomas similares a los de la mononucleosis. Los síntomas del CMV pueden incluir:

Las personas que tienen sistemas inmunitarios debilitados debido a afecciones como el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) o debido a que han recibido un trasplante de órgano y están tomando medicamentos inmunodepresores podrían tener síntomas graves. (Los medicamentos inmunodepresores son medicamentos que disminuyen o deprimen el sistema inmunitario). Los síntomas de CMV grave incluyen:

El CMV tiene más probabilidades de provocar problemas de visión en las personas que tienen sistemas inmunitarios debilitados, por lo que, si usted tiene afecciones como el VIH o el SIDA, es posible que su médico le recomiende visitar a un oculista para determinar si el virus ha infectado los ojos. Asegúrese de informar a su médico si tiene visión borrosa sin dolor, "moscas volantes" en un solo ojo, destellos de luz o áreas de ceguera. Usted también debe informar a su(s) médico(s) si experimenta falta de aire con frecuencia con síntomas parecidos a los de la gripe o si tiene problemas de audición.

  • Dolor de garganta.

  • Ganglios linfáticos hinchados (nódulos linfáticos).

  • Fiebre.

  • Dolor de cabeza.

  • Fatiga.

  • Debilidad.

  • Dolores musculares.

  • Pérdida del apetito.

  • Ceguera.

  • Neumonía.

  • Diarrea.

  • Sangrado de úlceras en el esófago (tráquea) o en los intestinos.

  • Inflamación del cerebro (encefalitis).

  • Convulsiones.

Causas y factores de riesgo

¿Cómo se propaga el CMV?

El CMV ingresa en los líquidos corporales, como la saliva, la sangre, la orina, el semen y la leche materna. Una persona puede transmitir (o "diseminar") el virus a otras personas solo cuando este está activo en el sistema de la persona (no latente). Puede propagarse de una persona a otra a través del contacto sexual y del contacto con la sangre y otros líquidos corporales. El CMV rara vez puede ser transmitido por medio de una transfusión de sangre o un trasplante de órgano.

En las guarderías, hasta el 70% de los niños de entre 1 y 3 años puede diseminar el virus. Lavarse las manos con agua y jabón en forma cuidadosa y frecuente podría ayudar a prevenir la propagación del CMV.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo sabrá mi médico si tengo el CMV?

El CMV se diagnostica con un análisis de sangre.

Si usted está embarazada, es posible que su médico desee realizarle pruebas de detección del CMV para determinar si existe un riesgo para su bebé por nacer. Si usted es portadora del virus, es posible que su médico le sugiera realizar una prueba que se llama amniocentesis, con la cual se recolecta una muestra del líquido amniótico para analizarlo. Esto puede ayudar a determinar si su bebé por nacer tiene el CMV.

Tratamiento

¿Existe un tratamiento para el CMV?

En las personas por lo demás sanas, el CMV, por lo general, no requiere tratamiento. Si su sistema inmunitario está debilitado, es posible que su médico utilice uno de varios medicamentos distintos para tratar la infección por CMV. Sin embargo, debido a que el CMV es un virus, los antibióticos normales no funcionan contra él. Por lo general, se recetan fármacos antivirales, los cuales hacen más lento al virus (pero no pueden curar el CMV).

Si usted está embarazada y su bebé tiene el CMV, es probable que su médico examine a su bebé una vez que haya nacido para detectar cualquier problema o defecto de nacimiento, a fin de que pueda recibir tratamiento en forma temprana. Los síntomas tratables en recién nacidos incluyen neumonía, pérdida de audición e inflamación en los ojos.

Complicaciones

¿Cuáles son las complicaciones del CMV en las mujeres embarazadas?

Si una mujer embarazada le transmite el CMV a su bebé por nacer, es posible que se produzcan un aborto espontáneo, la muerte fetal o la muerte del recién nacido. Los recién nacidos que sobreviven tienen un mayor riesgo de desarrollar pérdida de audición y retraso mental. Sin embargo, solo el 1% de los recién nacidos que se infectan por el CMV durante el embarazo experimentan problemas a causa del virus. La mayoría nace sana o solo con síntomas leves del CMV.

Otras organizaciones

Preguntas que debe realizar a su médico

  • Estoy embaraza y tengo el CMV. ¿Necesito hacerme alguna prueba especial?

  • ¿Qué tratamiento es mejor para mí?

  • ¿Existe alguna actividad que deba restringir mientras estoy enfermo?

  • ¿Durante cuánto tiempo debe permanecer mi hijo en el hogar sin asistir a la escuela?

  • ¿Cuánto tiempo durará el período de contagio?

  • Tengo el CMV. ¿Debo dejar de amamantar a mi bebé?

  • Trabajo en una guardería. ¿Por cuánto tiempo debo quedarme en el hogar?

  • ¿Tendrá mi hijo recién nacido algún problema debido a que tuve el CMV mientras estaba embarazada?

  • Tengo VIH. ¿Necesito algún tratamiento especial?

  • ¿Debo consultar a un oculista?

Las Citas

  • Cytomegalovirus by GH Taylor, M.D.( 02/01/03, http://www.aafp.org/afp/20030201/519.html)