Cáncer de próstata

Cáncer de próstata

Descripción general

¿Qué es la próstata?

La próstata es parte del aparato reproductor masculino (vea la imagen a continuación). La próstata elabora un líquido que se mezcla con los espermatozoides y otros líquidos durante la eyaculación. Una próstata normal tiene, aproximadamente, el tamaño de una nuez.

¿Qué es el cáncer de próstata?

El cáncer de próstata se produce cuando crecen células anormales en la próstata. Al igual que muchos tipos de cáncer, el cáncer de próstata puede ser agresivo. Esto significa que crece con rapidez y puede propagarse a otras partes del cuerpo. (Cuando el cáncer se propaga, los médicos dicen que el cáncer se ha "metastatizado"). El cáncer de próstata también puede crecer en forma más lenta.

Si usted tiene cáncer de próstata, es importante que su médico monitoree cuidadosamente el crecimiento del cáncer. Si no se examina, el cáncer puede crecer con rapidez y propagarse a otros órganos del cuerpo. Esto hace que el tratamiento sea mucho más difícil.

Síntomas

Posibles síntomas del cáncer de próstata

Por lo general, el cáncer de próstata, en especial en sus primeras etapas, no tiene ningún síntoma. Los síntomas tienen más probabilidades de aparecer a medida que crece el cáncer.

Llame a su médico si tiene alguno de estos síntomas:

  • Dificultad para empezar a orinar.
  • Chorro de orina con menos fuerza.
  • Goteo después de terminar de orinar.
  • Orinar con frecuencia, en especial por la noche.
  • Sangre o pus en la orina.
  • Sangre en el glándulas endocrinas no tienen conductos y secretan hormonas directamente en el torrente sanguíneo. Las glándulas exocrinas secretan en forma externa, ya sea por un tubo o por un conducto." rel="tooltip">glándulas." rel="tooltip">semen.
  • Dolor al orinar.
  • Dolor durante la eyaculación.
  • Dolor en la articulación entre el fémur y los huesos de la pelvis." rel="tooltip">cadera y la parte baja de la espalda que no desaparece con el tiempo.
  • Dolor en la parte inferior de la cóccix, el ilion, el pubis y el isquion." rel="tooltip">pelvis.
  • Pérdida de peso involuntaria y/o pérdida del apetito.

Causas y factores de riesgo

¿Quién tiene riesgo de tener cáncer de próstata?

El cáncer de próstata es el tipo más común de cáncer en los hombres estadounidenses, después del cáncer de piel.

Aunque hombres de cualquier edad pueden tener cáncer de próstata, se encuentra con mayor frecuencia en los hombres mayores de 50 años. De hecho, más de 8 de cada 10 hombres que tienen cáncer de próstata son mayores de 65 años.

Por motivos que no se conocen, los hombres afroamericanos tienen un riesgo más alto que los hombres caucásicos. Los hombres con antecedentes familiares de cáncer de próstata también tienen un riesgo más alto. En este caso, antecedentes familiares significa que su padre o un hermano tuvieron cáncer de próstata.

Los hombres que son obesos y siguen una dieta alta en calorías por gramo." rel="tooltip">grasas también tienen un riesgo más alto de cáncer de próstata.

¿Debo realizarme una prueba de detección del cáncer de próstata?

Realizarse una prueba de detección del cáncer de próstata tiene ventajas y desventajas. Debe hablar con su médico sobre si debe realizarse una prueba de detección. Su médico lo ayudará a evaluar el balance de riesgos y beneficios de realizarse una prueba de detección en función de factores como la edad, los antecedentes familiares y la salud actual.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo me examina el médico la próstata?

Su médico puede examinarle la próstata introduciendo un dedo enguantado y lubricado algunas pulgadas en el recto para sentirle la próstata. Esto se llama examen de tacto rectal. Una próstata normal se siente firme. Si tiene partes duras en la próstata, su médico puede sugerirle que se realice pruebas adicionales para detectar si tiene cáncer de próstata.

¿En qué consiste la prueba de detección del cáncer de próstata?

La prueba de detección del cáncer de próstata es una prueba que realiza el médico para detectar el cáncer de próstata antes de que el individuo comience a tener síntomas. Los 2 tipos de pruebas de detección del cáncer de próstata son el examen rectal digital (DRE, por sus siglas en inglés) y el análisis del antígeno prostático específico (APE, o PSA, por sus siglas en inglés).

¿Debería hacerme una prueba de detección del cáncer de próstata?

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE.UU. y la Academia Estadounidense de Médicos de Familia recomiendan a los hombres realizar pruebas de detección del cáncer de próstata de rutina, independientemente de la edad que tengan.

En base a la evidencia de los estudios de investigación, las pruebas de detección del cáncer de próstata, y en especial el análisis de APE, pueden causar más daños que beneficios para la mayoría de los hombres. A continuación encontrará más información acerca del análisis de APE y los pros y contras del mismo.

¿Qué es el análisis de APE?

El análisis de APE es un análisis de sangre que mide el nivel de antígeno prostático específico (APE) en la sangre. El APE es una sustancia producida por la glándula prostática. En la sangre generalmente existe una pequeña cantidad de APE. Pero debido a que las células cancerosas producen más APE que las células normales, los hombres que padecen cáncer de próstata pueden tener un mayor nivel de APE en la sangre. Un nivel de APE también puede ser alto debido a otras causas menos graves, tales como infección o agrandamiento de la próstata.

¿Cuáles son las ventajas del análisis de APE?

El objetivo principal del análisis de APE es la detección temprana del cáncer de próstata. Para las personas que tienen tumores de crecimiento rápido (agresivos), la detección temprana podría ser muy útil (si el cáncer no se encuentra fuera de la próstata por haberse propagado en el momento en el que se detecta). Si el cáncer se detecta a tiempo, generalmente es más fácil de tratar y hay más probabilidades de cura. Sin embargo, la mayoría de los hombres que padecen cáncer de próstata no presentan la forma agresiva y de crecimiento rápido que podría beneficiarse de una detección temprana.

¿Cuáles son las desventajas de las pruebas de detección de cáncer de próstata?

La mayoría de los hombres que padecen cáncer de próstata presentan una forma de cáncer de crecimiento lento. Esto significa que es probable que no tengan síntomas y pueden no necesitar tratamiento nunca. Sin embargo, el 90% de los hombres que descubren que tienen cáncer mediante el análisis se atienden de todos modos. Muchos experimentan efectos secundarios del tratamiento a largo plazo, como incontinencia urinaria y disfunción eréctil, o presentan complicaciones graves. De cada 1,000 hombres que se someten a cirugía, hasta 5 mueren a causa de complicaciones durante la cirugía.

Además, los resultados del análisis de APE no siempre son precisos. Los estudios sugieren que hasta el 80% de los resultados del análisis de APE son falsos positivos. Esto significa que el resultado del análisis de APE sugiere que usted podría tener cáncer cuando en realidad no es así. El hecho de recibir un falso positivo como resultado puede hacer que se realicen pruebas innecesarias (como una biopsia) y que se sufran efectos secundarios de la prueba. Además, puede causarles preocupación a usted y a su familia.

Por estas razones, algunas organizaciones médicas, incluyendo el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE.UU. y la Academia Estadounidense de Médicos de Familia desaconsejan el análisis de APE de rutina para los hombres de todas las edades.

¿Cómo puedo tomar una decisión?

En última instancia, la decisión es suya. Si usted está considerando hacerse una prueba de detección del cáncer de próstata, hable con su médico. Tenga en cuenta los pros y los contras de las pruebas de detección, los factores de riesgo individuales y para la salud, sus preferencias en relación con el diagnóstico y el tratamiento y la opinión y el consejo de su médico.

¿Dónde puedo obtener más información sobre las pruebas de detección del cáncer de próstata?

Los médicos e investigadores están realizando estudios de investigación (llamados ensayos clínicos) para saber más acerca de los riesgos y beneficios de las pruebas de detección del cáncer de próstata. Consulte a su médico acerca de los resultados más recientes de los estudios.

Para mantenerse al tanto de los nuevos avances en las pruebas de detección del cáncer de próstata, el tratamiento y la investigación, visite la Fundación contra el Cáncer de Próstata o la Sociedad Estadounidense contra el Cáncer.

Otras organizaciones

Para leer las pautas de varias organizaciones médicas en relación con las pruebas de detección del cáncer de próstata, visite los siguientes sitios web:

 

Tratamiento

¿Cuáles son algunas de las opciones de tratamiento para el cáncer de próstata?

Las opciones de tratamiento para el cáncer de próstata dependen en parte de la edad, del estado de salud general y de si el tumor se ha propagado. En el caso de los tumores que aún se encuentran dentro de la próstata, la terapia de radiación (uso de un tipo de rayos X para destruir las células cancerosas) y una cirugía que se llama prostatectomía radical son opciones de tratamiento comunes. La "conducta expectante" también es una opción de tratamiento. Desde este enfoque, no se realiza ningún tratamiento hasta que se agrande el tumor. La conducta expectante puede ser la mejor opción para un hombre mayor que tiene un riesgo más alto de morir de otra causa distinta del cáncer de próstata.

Por lo general, los tumores que han traspasado la próstata no pueden curarse con radiación ni con cirugía. Pueden tratarse con hormonas que hacen más lento el crecimiento del cáncer.

¿Qué es la prostatectomía radical?

La prostatectomía radical es una cirugía que se realiza para extirpar toda la próstata y los ganglios linfáticos cercanos. Después de que se extrae la próstata a través de una incisión, se introduce un catéter (un tubo delgado de caucho) por el pene en la vejiga para que salga la orina del cuerpo hasta que se cure el área.

Otros tipos de cirugía de próstata son menos invasivas y tienen diferentes riesgos y tasas de recuperación. Su médico lo ayudará a determinar qué tipo de cirugía es la mejor opción para usted. La cirugía laparoscópica ayuda al cirujano a observar el interior del cuerpo usando un tubo delgado con una cámara diminuta conectada. Se realizan pequeños cortes cerca del lugar del tumor, y se usan herramientas delgadas para extirpar el tumor y el tejido que lo rodea. Algunos hospitales también tienen robots que ayudan en este tipo de cirugía. El médico maneja el brazo del robot desde una computadora.

Su médico hablará con usted sobre el tipo de anestesia usada durante la cirugía. Es posible que le den anestesia general, que lo pone en un estado similar al del sueño. Si no, pueden darle una anestesia epidural o espinal. Este tipo de anestesia bloquea las vías nerviosas que salen de la columna vertebral y entumece el área.

¿Cuáles son los riesgos y los beneficios de la prostatectomía radical?

Si usted es joven y tiene buena salud, los riesgos a corto plazo de esta cirugía son bajos. La estadía en el hospital, por lo general, se extiende de 2 a 3 días, y el catéter se deja puesto durante 2 a 3 semanas. Por lo general, puede volver a trabajar en alrededor de 1 mes. No debería sentir ningún dolor intenso con esta cirugía. La mayoría de los hombres demoran de algunas semanas a varios meses después de la cirugía en recuperar el control de la vejiga.

La principal ventaja de la cirugía es que ofrece el tratamiento más seguro. Esto significa que, si se extirpa todo el cáncer durante la cirugía, es probable que se cure. Además, la cirugía proporciona a su médico información precisa sobre el avance del cáncer, dado que se extraen los ganglios linfáticos cercanos junto con el tumor.

La cirugía sí tiene riesgos. Los principales riesgos de la prostatectomía radical son la incontinencia (pérdida del control de la vejiga) y la impotencia (pérdida de la capacidad de lograr una erección y mantenerla el tiempo suficiente para tener relaciones sexuales). La mayoría de los problemas de la vejiga y la impotencia mejoran con el tiempo.

Afortunadamente, solo un porcentaje muy bajo de hombres tienen incontinencia grave después de la prostatectomía radical. Hasta el 35% de los hombres tienen algún escape accidental de orina cuando levantan objetos pesados, tosen o se ríen. La probabilidad de impotencia (disfunción eréctil) es más baja si el cirujano puede evitar cortar los nervios. Esto podría no ser posible si el tumor es grande. La edad y el grado de función sexual antes de la cirugía también son factores importantes. Si, cuando le hacen la cirugía, usted es menor de 50 años, tiene más probabilidades de recuperar la función sexual. Si es mayor de 70 años, tiene más probabilidades de perder la función sexual. Recuerde: Aunque se corten los nervios, la sensibilidad del pene y los orgasmos siguen siendo normales. Solo se pierde la capacidad de endurecer el pene para tener relaciones sexuales. Sin embargo, hay medicamentos y dispositivos que pueden ayudar a endurecer el pene.

Usted podría perder mucha sangre durante esta cirugía. Antes de la cirugía, es recomendable que guarde alrededor de 2 unidades de su propia sangre en caso de que necesite una corazón, las arterias, las venas y los capilares." rel="tooltip">circulación del cuerpo a través de una vena." rel="tooltip">transfusión.

¿Qué es la terapia de radiación? ¿Cuáles son sus riesgos y sus beneficios?

Existen 2 tipos de terapia de radiación. En un tipo, que se llama terapia de radiación de haz externo, la radiación se administra desde una máquina similar a una máquina para tomar radiografías. En otro tipo, la terapia de radiación interna, se inyectan bolitas radiactivas (que se llaman "semillas") en la próstata. A veces, esto se llama terapia con semillas o braquiterapia. Ambos tipos tienen casi los mismos resultados en la cura del cáncer de próstata.

Por lo general, la terapia de radiación de haz externo solo dura alrededor de 10 minutos, pero se administra 5 días a la semana durante 6 a 8 semanas. Algunas personas podrían considerar que esto requiere mucho tiempo. Sin embargo, no se necesita ninguna anestesia para este tipo de tratamiento. Los efectos secundarios son más leves que los efectos secundarios que puede tener la terapia con semillas.

La terapia con semillas puede hacerse con solo una visita al hospital. Para la terapia con semillas, necesitará anestesia durante algunos minutos, pero debería poder volver al hogar inmediatamente después del tratamiento. En la terapia con semillas, pueden administrarse dosis más altas de radiación justo en el cáncer. Es posible que sienta más molestias después de este tratamiento.

Estudios más antiguos indican que alrededor de la mitad de los pacientes se vuelven impotentes en el término de 5 años de recibir terapia de radiación, pero formas más nuevas de radiación pueden tener resultados diferentes. Muchos hombres se sienten muy cansados al final del período de tratamiento. Alrededor del 15% al 30% de los hombres que reciben terapia de radiación tienen efectos secundarios como ardor al orinar, sangrado al orinar, orinar con frecuencia, sangrado rectal, molestias en el recto o diarrea durante el tratamiento o poco después de este. La disfunción eréctil (impotencia) es un efecto secundario común y, a menudo, empeora con el tiempo. Las complicaciones más graves son poco frecuentes. Sin embargo, el tratamiento de radiación va acompañado de un grado de incertidumbre. Dado que no se extraen la próstata ni los ganglios linfáticos, su médico no puede determinar el tamaño exacto del tumor. El cáncer podría reaparecer muchos años después del tratamiento de radiación.

Diez años después del tratamiento, las tasas de curación son casi iguales para la terapia de radiación y la prostatectomía radical. Los hombres que reciben terapia de radiación evitan los riesgos de la cirugía. Tampoco tienen riesgo de sangrado. No tienen que permanecer en el hospital y se recuperan en forma más rápida. Por lo general, las actividades cotidianas pueden continuar durante el tratamiento. La incontinencia es extremadamente poco frecuente después de la terapia de radiación. La cirugía, sin embargo, puede darle más probabilidades de curarse a largo plazo.

¿Cuáles son los riesgos y los beneficios de la conducta expectante?

Por lo general, el cáncer de próstata es pequeño y crece en forma lenta. Dado que muchos hombres con un tumor que crece en forma lenta tienen la misma expectativa de vida que los hombres que incluso no tienen cáncer de próstata, es posible que no sea necesario tratar los tumores de próstata que son muy pequeños y que crecen en forma muy lenta. Además, para algunos hombres, los efectos secundarios del tratamiento superan los beneficios. Durante el período de conducta expectante, usted no recibe tratamiento, pero consulta a su médico a menudo. Si no hay ningún signo de que el cáncer esté creciendo, usted sigue sin recibir tratamiento. Puede empezar a administarse la terapia hormonal si el cáncer empieza a crecer.

Puede ser difícil de determinar si un tumor pequeño crecerá en forma lenta o rápida. Su médico obtendrá indicios sobre la forma en que crecerá el tumor verificando el nivel del antígeno prostático específico (PSA) con un análisis de sangre, examinando el tejido de la biopsia y haciéndole un examen rectal. La elección de la conducta expectante depende de usted.

¿Cuál es el objetivo de la terapia hormonal? ¿Tiene efectos secundarios?

El objetivo de la terapia hormonal es reducir el nivel de hormonas masculinas, que se llaman andrógenos, que se producen en mayor medida en los testículos. Los andrógenos, como la testosterona, ayudan a que crezca el tumor de la próstata. Pueden administrarse inyecciones o píldoras durante un período de varios meses, o pueden extirparse los testículos en forma quirúrgica. Una vez que la testosterona está fuera del cuerpo, por lo general, se reduce el tamaño del cáncer de próstata y se hacen más lentas las nuevas neoplasias. Los tratamientos hormonales se usan a menudo combinados con otros tipos de tratamientos para el cáncer de próstata.

La terapia hormonal no tiene efectos secundarios. Algunos de los efectos secundarios más graves incluyen pérdida del impulso sexual, debilitamiento de los huesos, disfunción eréctil, fatiga y osteoporosis.

Los tratamientos hormonales también se usan en pacientes que tienen cáncer que se ha propagado más allá de la próstata. Aunque el cáncer de próstata que se ha propagado por lo general responde a 1 ó 2 años de terapia hormonal, no cura la enfermedad y la mayoría de los tumores finalmente comienzan a crecer nuevamente. Una que esto sucede, el objetivo del tratamiento es controlar los síntomas. Ningún tratamiento actual puede curar el cáncer de próstata una vez que ha dejado de funcionar la terapia hormonal. Sin embargo, en forma reciente, se ha demostrado que la quimioterapia ayuda a algunas personas que tienen cáncer de próstata avanzado a vivir más tiempo.

¿Qué sucede después del tratamiento para el cáncer de próstata?

Hable con su médico sobre la frecuencia con la que deberá realizarse análisis de sangre de PSA de seguimiento u otros exámenes.

¿Dónde puedo obtener más información sobre el cáncer de próstata?

Su médico de familia, su oncólogo (médico especialista en cáncer), el radioterapeuta y su urólogo pueden brindarle información. Su hospital local o centro contra el cáncer local podrían remitirlo a un grupo de apoyo local para personas con cáncer de próstata, donde puede encontrar otros hombres que han tenido este tipo de cáncer.

 

Riesgos y Beneficios de los Tratamientos Comunes para el Cáncer de Próstata

¿Cuáles son los riesgos y beneficios de la prostatectomía radical?

Si usted es joven y goza de buena salud, el nivel de riesgo de esta cirugía a corto plazo es bajo. La estadía en el hospital generalmente es de entre 2 y 3 días y el catéter se deja en su lugar durante 2 o 3 semanas. Normalmente puede volver a trabajar aproximadamente en 1 mes. Usted no debería sentir demasiado dolor con esta cirugía. La mayoría de los hombres recupera el control de la vejiga entre unas pocas semanas y varios meses después de la cirugía.

La principal ventaja de la cirugía es que ofrece el tratamiento más seguro. Es decir, si se logra quitar todo el cáncer durante la cirugía, usted probablemente esté curado. Además, la cirugía le brinda al médico información precisa acerca de qué tan avanzado está el cáncer, ya que los ganglios linfáticos cercanos se extraen junto con el tumor.

La cirugía tiene sus riesgos. Los principales riesgos de la prostatectomía radical son la incontinencia (pérdida del control de la vejiga) y la impotencia (pérdida de la capacidad de lograr una erección o mantenerla el tiempo suficiente como para tener relaciones sexuales). La mayoría de los problemas de la vejiga y de impotencia mejoran con el paso del tiempo.

Afortunadamente, solamente un porcentaje muy bajo de hombres presenta incontinencia aguda después de una prostatectomía radical. Hasta el 35 % de los hombres experimenta alguna pérdida involuntaria de orina al levantar objetos pesados, toser o reír. La probabilidad de tener problemas de impotencia (disfunción eréctil) es menor si el cirujano logra evitar cortar los nervios. Esto puede no ser posible si el tumor es grande. Su edad y el grado de función sexual antes de la cirugía también son factores importantes. Si usted tiene menos de 50 años de edad al someterse a este tipo de cirugía, es muy probable que recupere la función sexual. Si usted es mayor de 70 años de edad, es más probable que pierda la función sexual. Recuerde que incluso si se cortan los nervios, la sensibilidad en el pene y los orgasmos se mantienen normales. Sólo se pierde la capacidad de lograr una erección durante el acto sexual. Sin embargo, hay medicamentos y dispositivos que pueden ayudar a lograr una erección. Usted podría perder mucha sangre durante la cirugía. Antes de la cirugía, quizás desee almacenar aproximadamente 2 unidades de su propia sangre en caso de que necesite una transfusión.

¿Cuáles son los riesgos y beneficios de la radioterapia?

Estudios anteriores muestran que aproximadamente la mitad de los pacientes se vuelven impotentes dentro de los 5 años siguientes a una radioterapia, pero formas de radiación más nuevas pueden dar resultados diferentes. Muchos hombres se sienten muy cansados ​​al final del período de tratamiento. Entre el 15 % y el ​​30 % de los hombres que se someten a radioterapia tienen efectos secundarios como ardor al orinar, sangrado al orinar, necesidad frecuente de orinar, sangrado rectal, malestar en el recto o diarrea durante el tratamiento o poco tiempo después del mismo. La disfunción eréctil (impotencia) es un efecto secundario común y con frecuencia empeora con el paso del tiempo. No es común que haya complicaciones más graves. Sin embargo, la radioterapia implica cierta incertidumbre. Puesto que la glándula de la próstata y los ganglios linfáticos no se extraen, el médico no puede determinar el tamaño exacto del tumor. El cáncer puede volver muchos años después de haber realizado la radioterapia.

A los diez años después del tratamiento, las tasas de curación son casi las mismas para la radioterapia que para la prostatectomía radical. Los hombres que se someten a radioterapia evitan los riesgos de la cirugía. Tampoco hay riesgo de hemorragia. Usted no necesita permanecer en el hospital y se recuperará más rápido. Por lo general puede continuar realizando sus actividades diarias durante el tratamiento. Es extremadamente raro que presente incontinencia después de someterse a radioterapia. Sin embargo, la cirugía puede incrementar las probabilidades de curación a largo plazo.

¿Cuáles son los riesgos y beneficios de la terapia hormonal?

La terapia hormonal a menudo se utiliza combinada con otros tratamientos. Tiene efectos secundarios. Algunos de los efectos secundarios más graves incluyen pérdida del deseo sexual, debilidad ósea, disfunción eréctil, fatiga, y osteoporosis.

Los tratamientos hormonales pueden utilizarse para pacientes que padezcan un cáncer que se haya expandido más allá de la glándula prostática. Si bien el cáncer de próstata que se ha expandido por lo general responde a 1 o 2 años de terapia hormonal, esta técnica no cura la enfermedad y con el tiempo la mayoría de los tumores comienza a crecer de nuevo. Una vez que esto sucede, el objetivo del tratamiento es controlar los síntomas. En la actualidad no existe un tratamiento que pueda curar el cáncer de próstata una vez que la terapia hormonal deja de funcionar. Sin embargo, recientemente se ha demostrado que la quimioterapia ayuda a algunas personas con cáncer de próstata avanzado a vivir más tiempo.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Cuándo debo empezar a realizarme pruebas de detección del cáncer de próstata?
  • Si empiezo a tener problemas para orinar, ¿debo realizarme pruebas para detectar cáncer de próstata?
  • Mi padre tuvo cáncer de próstata. ¿Significa que tengo más probabilidades de tenerlo?
  • ¿Es la conducta expectante la opción adecuada para mi cáncer de próstata?
  • Si elijo la conducta expectante, ¿con qué frecuencia deberé volver para realizar exámenes?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento para mi cáncer de próstata?
  • ¿Tendré una vida sexual normal después de la cirugía de la próstata?
  • ¿Tendré algún problema para orinar después de la cirugía de próstata?
  • ¿Cuánto durará mi tratamiento?
  • ¿Hay algún grupo de apoyo en mi área?

Fuente

  • Treatment Options for Prostate Cancer: Evaluating the Evidence by V Bhatnagar, RM Kaplan( 05/15/05, http://www.aafp.org/afp/20050515/1915.html)
  • National Guideline Clearinghouse, Agencia para la Investigación y la Calidad del Cuidado de la Salud. Pruebas de Detección del Cáncer de Próstata. Consultado el 21 de Agosto de 2012
  • Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE.UU. Pruebas de Detección del Cáncer de Próstata. Consultado el 21 de Agosto de 2012