Atresia esofágica y fístula traqueoesofágica

Atresia esofágica y fístula traqueoesofágica

¿Qué es la atresia esofágica y la fístula traqueoesofágica?

La atresia esofágica (EA, por sus siglas en inglés) y la fístula traqueoesofágica (TEF, por sus siglas en inglés) son dos trastornos del sistema digestivo. Se producen en los bebés antes de que nazcan. Esto se llama defecto congénito. Los dos trastornos a menudo ocurren juntos.

Existen varios tipos de EA. En la mayoría de los casos de los bebés que la tienen, el esófago no se conecta con el estómago. Simplemente termina en una bolsa. Así que nada de lo que el bebé traga llega al estómago.

Una fístula es cuando dos de los tubos del cuerpo están conectados. Una fístula traqueoesofágica es cuando la tráquea (el conducto de aire) y el esófago (el tubo de deglución) están conectados. Estos tubos normalmente no están conectados. Cuando están conectados, la comida o la leche pueden entrar en los pulmones del bebé cuando traga. Esto puede causar problemas respiratorios e incluso neumonía.

¿Son comunes estos problemas?

Alrededor de 1 en 4,000 bebés tiene uno o ambos de estos problemas. Por lo general ocurren juntos. A veces, el bebé nace solamente con uno de ellos.

Síntomas de la EA/TEF

Los principales problemas que causa la EA son en el sistema digestivo. La TEF por lo general se presenta a través de problemas respiratorios. Los síntomas de la EA/TEF incluyen:

  • problemas de alimentación inmediata;
  • babear o regurgitar mucho;
  • moco espumoso en la boca;
  • tos, náuseas o asfixia durante la alimentación;
  • color azulado de la piel durante la alimentación;
  • dificultad para respirar.

En la mayoría de los bebés con EA, los síntomas generalmente ocurren inmediatamente después del nacimiento. En los bebés que tienen TEF pero no EA, los síntomas son leves y podrían tomar semanas para diagnosticarse.

¿Qué causa la EA/TEF?

Los médicos aún no están completamente seguros de qué causa estos problemas. En el útero, el esófago y la tráquea de su hijo comenzaron a crecer de la misma porción de tejido. A veces los tubos no se desarrollan correctamente. No se cree que estos problemas sean heredados.

¿Cómo se diagnostica la EA/TEF?

La ecografía de la madre podría mostrar demasiado líquido amniótico. Esto es un indicio de que el bebé puede tener un bloqueo en su sistema digestivo. El bloqueo podría ser EA.

Los síntomas de la EA/TEF suelen ocurrir poco después del nacimiento. Si el médico sospecha que puede haber EA, puede tratar de insertar una sonda de alimentación a través de la boca o la nariz del bebé. El tubo normalmente va hasta el estómago. Si no se puede llegar al estómago, el médico probablemente diagnostique que su bebé tiene EA. Una radiografía puede ayudar a confirmar el diagnóstico.

La radiografía también puede ayudar a confirmar la TEF.

¿Se puede prevenir o evitar la EA/TEF?

No hay nada que una mujer embarazada pueda hacer para evitar que su bebé desarrolle EA/TEF en el útero. Lo mejor que puede hacer es cuidar bien de sí misma durante el embarazo. Esto incluye:

  • comer en forma saludable;
  • hacer ejercicio;
  • descansar lo suficiente;
  • asistir a todas las citas médicas programadas.

Tratamiento de la EA/TEF

La EA/TEF es una situación de emergencia. Su bebé necesitará cirugía para corregir el problema. Si su bebé tiene EA, el tubo de deglución debe conectarse al estómago. Luego, si una fístula está conectando el esófago con la tráquea, ésta debe cerrarse. El médico de su hijo decidirá cuándo realizar la cirugía. Los bebés sanos que nacen a término pueden someterse a la cirugía a los pocos días de haber nacido. Si el bebé tiene algún otro problema (como neumonía u otros defectos de nacimiento), la cirugía puede postergarse.

¿Cuánto tiempo estará enfermo mi bebé?

En los casos sin complicaciones, el bebé puede empezar a comer a la semana de haberse realizado la cirugía. Hasta que su bebé pueda tragar leche o fórmula, será alimentado de forma intravenosa o con una sonda gástrica. Su bebé permanecerá en el hospital durante este tiempo. El tiempo de recuperación puede ser más largo si su bebé fue prematuro o la operación tuvo complicaciones.

Vivir con EA/TEF

¿Mi bebé tiene algún otro problema?

Los bebés con EA/TEF a menudo tienen una debilidad y flacidez en las paredes de la tráquea. Esto se llama traqueomalacia. Puede causar que su respiración sea ruidosa o suene aguda.

Algunos bebés con atresia de esófago también tienen otros problemas. Estos son algunos de ellos:

  • problemas cardíacos;
  • problemas renales;
  • problemas estomacales e intestinales;
  • problemas musculares y óseos.

Su médico le hará un examen físico a su bebé. Puede pedir más radiografías o imágenes de ultrasonido. Estas suelen mostrar si su bebé tiene otros problemas.

Los bebés que tengan otros problemas podrían necesitar que éstos se solucionen antes. Luego puede realizarse la cirugía para reparar el tubo de deglución.

¿Tendrá mi bebé otros problemas en el futuro?

Los bebés que nacen con atresia esofágica a veces tienen problemas a largo plazo. El más común de ellos es la enfermedad de reflujo gastroesofágico o ERGE. La ERGE es similar a la acidez y por lo general se puede tratar con medicamentos.

Otro problema es el tejido cicatrizal. A veces, el tejido cicatrizal crece donde el esófago se conecta con el estómago. Este tejido cicatrizal puede hacer que tragar sea difícil o doloroso porque la comida no pasa fácilmente. A veces se necesita otra cirugía para abrir el tejido cicatrizal. Su niño puede necesitar más radiografías o una endoscopia. En este procedimiento, un tubo delgado que sostiene una pequeña cámara se coloca en el esófago de su hijo. Las imágenes ayudan al médico a ver el interior del esófago y el estómago.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Hay otras opciones además de la cirugía?
  • ¿Cuánto tiempo estará mi bebé en el hospital, y cuánto tiempo tardará en recuperarse?
  • ¿Qué afecciones de salud podría contraer mi bebé y cómo puedo ayudar a prevenirlas?
  • ¿Qué causó esta afección? ¿Es heredada?
  • ¿Sentirá dolor mi bebé después de la cirugía?
  • ¿Qué medicamentos ayudarán a mi bebé a recuperarse? ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?

Anuncio