Arteritis de células gigantes y polimialgia reumática

¿Qué es la arteritis de células gigantes (ACG) y la polimialgia reumática (PMR)?

Las arterias son vasos sanguíneos que transportan la sangre del corazón al resto del cuerpo. La arteritis es una afección en la cual las arterias se inflaman (se hinchan). Esto reduce el flujo sanguíneo. La arteritis de células gigantes (ACG) causa que ciertas arterias se inflamen, se pongan rojas, calientes o duelan. Puede ocurrir en las arterias de los brazos, la parte superior del cuerpo y el cuello. Por lo general, afecta las arterias superiores y delante de las orejas en ambos lados de la cabeza (las sienes). Este tipo de ACG también se denomina arteritis temporal o arteritis craneal.

La polimialgia reumática (PMR) es una afección en la que los músculos del cuello, hombros, caderas y muslos se inflaman. Esto causa rigidez y dolor en estas áreas. Por lo general, se desarrolla con el tiempo. Pero para algunas personas, puede comenzar tan rápido como de la noche a la mañana. Con el tratamiento, la PMR generalmente desaparece en un año. En algunos casos puede durar varios años.

¿Cómo se relacionan la ACG y la PMR?

Aproximadamente la mitad de las personas que tienen ACG también tienen PMR. Entre el 10 % y el 20 % de las personas que tienen PMR también tienen ACG. Pueden tener estas enfermedades al mismo tiempo o la ACG puede desarrollarse después de la PMR.

Síntomas de la ACG y la PMR

Los síntomas de la ACG incluyen:

  • Síntomas parecidos a la gripe. Estos pueden incluir fatiga, fiebre y pérdida del apetito.
  • Fuertes dolores de cabeza.
  • Dolor y sensibilidad en una o ambas sienes.
  • Dolor de mandíbula, especialmente al masticar.
  • Doble visión o pérdida de visión.
  • Mareos.
  • Dolor y rigidez en el cuello y los brazos.
  • Pérdida de peso involuntaria.

Los síntomas de PMR incluyen:

  • Dolor y rigidez en el cuello, los hombros, las caderas y los muslos.
  • Fatiga.
  • Debilidad muscular general.
  • Pérdida de peso involuntaria.

¿Qué causa la ACG y la PMR?

Los médicos no están seguros de qué causa la inflamación asociada con la ACG o la PMR. Los problemas con el sistema inmune y el envejecimiento son factores posibles. También podría estar relacionado con sus genes o con un desencadenante ambiental como una infección.

¿Quién tiene estas afecciones?

Es más probable que desarrolle ACG y PMR si es mayor de 50 años. Es más común en mujeres entre 70 y 80 años de edad. Por razones desconocidas, las personas caucásicas tienen más probabilidades de desarrollar ACG y PMR que las personas de otras razas.

¿Cómo se diagnostican la ACG y la PMR?

Para diagnosticar la ACG, su médico examinará las arterias de su sien. Revisará si están hinchadas o blandas. Puede ordenar análisis de sangre para examinar la inflamación de las arterias y descartar otras afecciones. A menudo, se necesita una biopsia de la arteria temporal para confirmar el diagnóstico. Para esta biopsia, se extrae una pequeña porción de la arteria temporal y se observa bajo un microscopio.

Para diagnosticar PMR, es probable que su médico realice un examen físico y le pregunte acerca de sus síntomas. Puede solicitar un análisis de sangre. Esto puede ayudar a detectar la inflamación de sus arterias y controlar su recuento sanguíneo. Su médico también podría ordenar una biopsia muscular para detectar si hay PMR.

¿Se puede prevenir o evitar la ACG y la PMR?

No existe una forma conocida de prevenir la ACG o la PMR porque los médicos no están seguros de qué las causa.

Tratamiento de ACG y PMR

Su médico puede recetarle un medicamento con corticosteroides para tratar la inflamación y el dolor. Esto puede ayudar con los síntomas de la ACG y los casos más graves de PMR. Estos medicamentos se toman por vía oral (en forma de píldoras). Una vez que comience a tomar un corticosteroide, usted debería sentirse mejor rápidamente. Es posible que deba tomar este medicamento por 6 meses hasta 2 años.

¿Qué más puedo hacer para aliviar los síntomas de estas afecciones?

Seguir una dieta saludable y hacer suficiente ejercicio puede ayudar a aliviar los síntomas tanto de la ACG como de la PMR.

Vivir con ACG y PMR

Tomar un corticosteroide por un tiempo prolongado puede elevar su presión arterial. También puede aumentar sus niveles de azúcar en sangre o debilitar sus huesos. Su médico deberá seguir controlando estos efectos secundarios durante su tratamiento. Los corticosteroides pueden causar otros efectos secundarios. Estos incluyen nerviosismo, falta de sueño y aumento de peso. Estos síntomas generalmente mejoran a medida que toma dosis más pequeñas del medicamento.

Obtener tratamiento temprano para ACG es importante. Si las arterias inflamadas no son tratadas de inmediato, podrían dañarse permanentemente. Esto aumenta su riesgo de ceguera o accidente cerebrovascular. Pero con el tratamiento adecuado, la ACG y la PMR pueden no regresar. Alrededor de la mitad de las veces, sin embargo, una persona que tiene PMR experimentará al menos 1 recidiva.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuál es la causa probable de mis síntomas?
  • ¿Necesito análisis de sangre o biopsias?
  • Tengo arteritis de células gigantes. ¿Tengo más probabilidades de tener polimialgia reumática?
  • Tengo polimialgia reumática. ¿Tengo más probabilidades de tener arteritis de células gigantes?
  • ¿Cuál es el mejor tratamiento para mí? ¿Necesito medicamentos?
  • ¿Cuáles son los riesgos y beneficios de tomar corticosteroides?
  • ¿Cuánto tiempo pasará antes de que empiece a sentirme mejor?
  • ¿Cuánto tiempo tendré que tomar el medicamento?
  • ¿Estoy en riesgo de que cualquiera de estas afecciones regrese?