Apoplejía

Descripción general

¿Qué es una apoplejía?

Las arterias son vasos sanguíneos que llevan sangre desde su corazón hacia el resto de su cuerpo. La mayoría de apoplejías ocurren cuando una arteria que lleva sangre hacia el cerebro se bloquea. Cuando las células del cerebro no reciben suficiente sangre, se mueren y parte del cerebro sufre una lesión.

Si sufre una apoplejía, puede perder la capacidad de hacer algo que controla la parte dañada de su cerebro. Por ejemplo, podría perder la movilidad de un brazo o una pierna, o la capacidad de hablar. El daño puede ser temporal o permanente. Los médicos han determinado que si recibe tratamiento de inmediato, después de que comiencen los síntomas de una apoplejía, existe una mayor probabilidad de hacer que llegue la sangre al su cerebro y evitar más daño.

Portions of this article were developed in cooperation with the American Heart Association.

Síntomas

¿Cómo sé si estoy teniendo una apoplejía?

Si tiene alguno de los siguientes síntomas, llame para recibir ayuda de emergencia de inmediato:

Mientras más pronto reciba ayuda, más podrán hacer los médicos para evitar un daño completo o permanente en una parte de su cerebro.

Otro síntoma de advertencia de una apoplejía se conoce como ataque isquémico transitorio (Transient Ischemic Attack, TIA). Un TIA significa un "mini accidente cerebrovascular" que puede provocar los síntomas antes mencionados. Puede durar solo unos cuantos minutos, pero no debe ignorarlo. Las personas que sufren un TIA tienen mayor riesgo de sufrir una apoplejía posteriormente. Llame a su médico de inmediato si piensa que está teniendo un TIA.

  • Debilidad repentina o adormecimiento del rostro, brazo o pierna de un lado de su cuerpo

  • Visión borrosa o pérdida de visión repentina, particularmente en un ojo

  • Problemas para hablar o comprender lo que otros están diciendo

  • Dolor de cabeza intenso y repentino sin causa aparente

  • Mareos repentinos sin ninguna explicación

  • Caída o caminar de manera inestable

¿Cómo puedo saber si alguien está teniendo una apoplejía?

Una manera de saber si otra persona puede estar teniendo una apoplejía es la prueba F.A.S.T.

  • F en inglés es Face drooping: se cae un lado del rostro. ¿Se cae un lado del rostro cuando la persona intenta sonreír?

  • A en inglés es Arm weakness: debilidad en el brazo. Cuando la persona levanta los dos brazos, ¿uno de ellos se queda más abajo?

  • S en inglés es Speech difficulty: dificultad para hablar. ¿Puede la persona repetir una simple oración (por ejemplo, "El cielo es azul".) correctamente? ¿Balbucea cuando intenta hablar?

  • T en inglés es Time to call for emergency help: momento de llamar y pedir ayuda de emergencia. Es importante obtener ayuda de inmediato si una persona tiene alguno de estos síntomas.

Causas y factores de riesgo

¿Cuáles son los factores de riesgo de una apoplejía?

Algunos factores de riesgo de apoplejía pueden cambiar, ser tratados o controlados. La hipertensión arterial es el mayor riesgo para sufrir una apoplejía que usted puede controlar. Otros incluyen lo siguiente:

Algunos factores de riesgo de sufrir una apoplejía no se pueden cambiar. Su riesgo de tener una apoplejía es mayor si usted:

  • Fumar

  • Diabetes no controlada

  • Alto nivel de colesterol

  • Enfermedad cardíaca

  • Es mayor de 55 años

  • Tiene antecedentes familiares de apoplejía

  • Es afroamericano

  • Es mujer

  • Ha tenido una apoplejía anterior o un ataque isquémico transitorio

Después de que haya tenido una apoplejía, ¿tengo más probabilidad de sufrir otra?

Sí. Las personas que han tenido una apoplejía tienen más probabilidad de tener otra. El riesgo es especialmente alto durante el año después de su primera apoplejía.

Tratamiento

¿Qué es la rehabilitación para una apoplejía?

La rehabilitación para una apoplejía puede ser parte importante de la recuperación después de una apoplejía. Ayuda a darle resistencia, coordinación, fortaleza y confianza. Un objetivo principal de la rehabilitación para apoplejía es ayudarle a saber cómo vivir con los efectos de la apoplejía para que pueda ser tan independiente como sea posible. Puede incluir fisioterapia, terapia ocupacional, terapia del habla y terapia para tragar.

Su médico decidirá qué tipo de rehabilitación será útil para usted. La rehabilitación puede comenzar justo después de que termine la apoplejía y su condición se encuentre estable. En muchos casos, comienza en el hospital de 24 a 48 horas después de la apoplejía. La mayoría de personas deben continuar con la rehabilitación por meses o años después de una apoplejía.

¿Qué puedo hacer para ayudar a un ser querido a recuperarse de una apoplejía?

El ser querido que ha sufrido una apoplejía necesitará su ayuda y apoyo. Algunos lugares ofrecen clases para los sobrevivientes de una apoplejía y sus familias. Puede asistir a algunas de las sesiones de rehabilitación de su ser querido. Esta es una buena manera de saber cómo funciona la rehabilitación para apoplejía y cómo puede ayudar a su ser querido a recuperarse. Averigüe qué puede hacer él o ella por sí mismo, qué puede hacer con ayuda y qué no puede hacer.

Dígale al personal de rehabilitación qué actividades disfruta hacer su ser querido. Ayude a su ser querido a practicar las destrezas aprendidas durante la rehabilitación para apoplejía. Por ejemplo, evite ayudar a su ser querido a hacer cosas que él o ella pueden hacer por sí mismos. Practicar las destrezas reafirmará la confianza de su ser querido.

Complicaciones

¿Cuáles son algunos de los efectos de una apoplejía?

Los siguientes son efectos comunes de una apoplejía:

  • Debilidad o parálisis en un lado del cuerpo

  • Problemas para hablar y de lenguaje

  • Poco equilibrio o movimientos torpes

  • Ignorar o no estar consciente de un lado del cuerpo

  • Problemas para tragar

  • Problemas con el control de la vejiga o intestino

  • Problemas de memoria, pensamiento o para resolver problemas

  • Visión deficiente o cambios en la visión

  • Entumecimiento

¿Es normal tener cambios emocionales después de una apoplejía?

Una lesión cerebral o la pérdida de una función debido a la apoplejía pueden provocar cambios emocionales. De inmediato después de la apoplejía, puede tener problemas para controlar sus emociones. Sus emociones pueden cambiar más rápidamente de lo normal, como era antes de la apoplejía. Por ejemplo, de repente puede empezar a llorar o a reírse sin ningún motivo. Por lo general esto mejora con el paso del tiempo.

Es comprensible que se sienta deprimido, triste o frustrado a medida que se acostumbra a los cambios ocasionados por una apoplejía. Estas reacciones son comunes después de una apoplejía y se pueden tratar. Es importante hablar con su médico sobre cómo se siente para que él o ella puedan ayudarle.

¿Es posible volver a conducir un vehículo después de una apoplejía?

Usted mismo no debe tomar la decisión de volver a conducir después de sufrir una apoplejía. Su médico puede indicarle si es seguro que vuelva a conducir. Sufrir una apoplejía puede afectar su movilidad, visión y pensamiento. Su tiempo de reacción puede ser más lento. Estos cambios pueden hacer que la conducción de un vehículo no sea segura para usted y para otras personas que viajan en la carretera.

Si su médico le dice que puede volver a conducir, comuníquese con el departamento de automotores de su estado. Pregunte acerca de las normas que aplican a las personas que han sufrido una apoplejía. Es posible que deba someterse a una prueba de manejo o una clase. Los programas para aprender a manejar con frecuencia están disponibles por medio de los centros de rehabilitación.

Puede ser desafiante si no puede conducir después de tener una apoplejía. Otras opciones para movilizarse incluyen el transporte público, camionetas especializadas, taxis y viajar con amigos y familiares. Los recursos de la comunidad tales como grupos para adultos mayores y agencias de voluntarios locales también pueden ayudar.

Prevención

¿Qué puedo hacer para reducir mi riesgo de sufrir una apoplejía?

Las formas en que puede reducir su riesgo de tener una apoplejía (u otro derrame cerebral) incluyen las siguientes:

Debe hacerse chequeos regulares para que su médico le pueda ayudar a manejar sus condiciones de salud que aumentan su riesgo de sufrir una apoplejía (por ejemplo, hipertensión arterial). Pídale asesoría a su médico para hacer cambios en su estilo de vida y disminuir su riesgo de sufrir una apoplejía. El apoyo de sus familiares y amigos también le puede ayudar a realizar estos cambios.

Pregunte a su médico si tomar aspirina en dosis bajas podría reducir su riesgo de sufrir una apoplejía o ataque isquémico transitorio. La aspirina puede ayudar a evitar que se formen coágulos en su sangre que bloqueen sus arterias. Si tomar una dosis baja de aspirina está bien para usted, es importante que siga las instrucciones de su médico

  • Si es fumador, deje de fumar.

  • Disminuya la cantidad de alcohol que bebe.

  • Controle su presión arterial.

  • Controle sus niveles de colesterol.

  • Si tiene diabetes, controle su nivel de azúcar en sangre.

  • Realice una actividad física regular.

  • Mantenga un peso saludable.