Aneurisma aórtico abdominal

Aneurisma aórtico abdominal

¿Qué es un aneurisma aórtico abdominal (AAA)?

El principal vaso sanguíneo en su cuerpo es la aorta. Es un vaso sanguíneo largo que va desde el pecho hasta el abdomen. Transporta sangre desde el corazón al resto del cuerpo. La parte de la aorta que pasa por su abdomen se llama aorta abdominal. Suministra sangre al estómago, la pelvis y las piernas.

A veces un área de la pared de los vasos sanguíneos se debilita. Puede comenzar a hincharse como un globo y se vuelve anormalmente grande. Esto se denomina aneurisma. Si se forma un aneurisma en la aorta abdominal y se agranda mucho, la aorta podría romperse o reventar.

Síntomas de un AAA

Mientras se desarrolla el aneurisma, no suele haber síntomas. Esto puede continuar avanzando lentamente durante años. Por lo general, los AAA no causan síntomas, a menos que tengan una pérdida, se desgarren o se rompan. Si esto ocurre, puede experimentar:

  • dolor repentino en el abdomen, ingle, espalda, piernas o glúteos
  • náuseas y vómitos
  • rigidez anormal de los músculos abdominales
  • problemas al orinar o evacuar
  • piel sudorosa y pegajosa.

Si tiene estos síntomas, llame a su médico. El sangrado interno ocasionado por la ruptura de un AAA puede causarle un estado de shock. El shock puede ser fatal si no se trata de inmediato.

¿Qué causa un AAA?

Los médicos no saben exactamente qué causa un AAA. Las paredes debilitadas de la aorta aumentan la probabilidad de que ocurra un aneurisma. Hay muchas afecciones que pueden debilitar las paredes de la aorta. Estas incluyen el envejecimiento, el tabaquismo y la presión arterial alta. Los siguientes factores indican si usted tiene un mayor riesgo de sufrir un AAA.

  • Ser hombre. Los hombres son más propensos que las mujeres a tener un AAA.
  • Edad. Los AAA son más comunes en personas mayores de 65 años.
  • Historia personal. Si usted ha tenido aneurismas de cualquier tipo, su riesgo de tener un AAA es mayor.
  • Fumar. Fumar daña y debilita las paredes de la aorta.
  • Presión arterial alta. Tener la presión arterial alta debilita las paredes de la aorta.
  • Antecedentes familiares. Si algún miembro de la familia ha tenido un AAA, su riesgo es mayor. También puede sufrir un AAA antes de los 65 años.

Hable con su médico si tiene un mayor riesgo de sufrir un AAA, o si tiene alguno de los síntomas.

¿Cómo se diagnostica un AAA?

Los médicos comúnmente encuentran los AAA por casualidad durante un examen de rutina. También los encuentran al hacer pruebas por otros problemas, lo que incluye dolores no relacionados en el abdomen. Los médicos recomiendan un chequeo preventivo de AAA a los hombres de entre 65 y 75 años que han fumado alguna vez.

Si el médico descubre o piensa que usted tiene un AAA, puede ordenar pruebas. Las pruebas más comunes incluyen:

Ultrasonido o ecocardiograma: utilizan ondas sonoras para crear imágenes del interior de su cuerpo.

Tomografía computarizada (TC): el médico utiliza rayos X para tomar imágenes de sus órganos. Se inyecta un colorante en sus venas para que se puedan ver con claridad.

Imágenes por resonancia magnética (RMI): esta prueba utiliza imanes y ondas de radio para crear imágenes de los órganos.

Angiografía: esta prueba utiliza colorante y rayos X para observar el interior de las arterias. Esto puede ayudar al médico a ver cuánto daño o bloqueo hay en los vasos sanguíneos.

Si el médico encuentra o piensa que podría tener un AAA, puede derivarlo a un especialista para su tratamiento.

¿Se puede prevenir o evitar un AAA?

No siempre se puede evitar que se desarrolle un AAA. Sin embargo, hay pasos que puede tomar para reducir su riesgo. Estos incluyen:

  • No fume, o trate de dejar de fumar, si usted es fumador.
  • Siga una dieta saludable.
  • Manténgase físicamente activo.
  • Ocúpese de afecciones tales como la presión arterial alta que puede ser controlada con medicamentos.

Tratamiento de un AAA

El tratamiento para un AAA depende de su tamaño. Si el aneurisma es pequeño, es posible que no necesite tratamiento. Su médico puede simplemente monitorearlo mediante pruebas de rutina. Si a su médico le preocupa, puede prescribir medicamentos. Estos pueden ser utilizados para disminuir la presión arterial o relajar los vasos sanguíneos. Esto puede ayudar a prevenir que se rompa un AAA.

Si el aneurisma es grande o está creciendo rápidamente, es muy probable que necesite cirugía. Existen 2 tipos principales de cirugía para extirpar o reparar los AAA:

Cirugía abdominal abierta: esta es la cirugía más común para un AAA. El cirujano hará una incisión (corte) en el abdomen. Luego removerá el aneurisma. La sección eliminada de la aorta se reemplaza con un injerto hecho de material artificial.

Reparación endovascular: en este procedimiento, el médico inserta un injerto en la aorta para fortalecerla. Se inserta un catéter (vía) en la arteria a través de su pierna. El injerto se lleva a través del aneurisma y se expande. Esto reforzará la sección débil de la aorta y permitirá que la sangre fluya normalmente. Esto ayuda a evitar que el AAA se rompa.

El tipo de cirugía depende de muchos factores. Hable con su médico sobre qué opción es mejor para usted.

Vivir con un AAA

Si usted tiene un AAA, es importante obtener atención médica regular. Escuche a su médico y siga su plan de tratamiento. Pueden recomendarle que evite levantar objetos pesados. Trate de evitar situaciones muy emotivas o crisis que pudiesen elevar su presión arterial. Cuídese para evitar que el aneurisma se rompa o desgarre.

Preguntas para hacerle a su médico

  • Si he tenido un AAA, ¿soy propenso a experimentar otro?
  • ¿Existen cambios que pueda hacer en mi estilo de vida para evitar tener otro AAA?
  • ¿La espera vigilante es segura? ¿Existe posibilidad de que el AAA pudiese estallar?
  • ¿Existen afectos secundarios de un AAA a los que debería estar atento?
  • ¿Qué debo hacer si mi dolor empeora?
  • ¿Debería visitar a un especialista?
  • ¿Hay sitios web que recomienden en los que pueda aprender más acerca de los AAA?

Anuncio