Ahogamiento Secundario

¿Qué es ahogamiento secundario?

El ahogamiento secundario es un problema poco frecuente de ahogamiento. No se considera una afección médica oficial, sino una complicación del ahogamiento. Puede ocurrir cuando alguien está expuesto al agua, incluso una pequeña cantidad, y esta ingresa en sus pulmones. El ahogamiento secundario ocurre con mayor frecuencia después de que un niño ha estado nadando o bañándose.

Síntomas de ahogamiento secundario

Los síntomas de ahogamiento secundario pueden comenzar dentro de las 24 horas posteriores a la exposición al agua. O pueden tardar un par de días en aparecer. Incluyen:

  • tos constante
  • dolor de pecho
  • dificultad para respirar
  • disminución de la energía
  • fatiga extrema (sentirse cansado o dormir más de lo normal)
  • cambio en el comportamiento, como estar quisquilloso o irritable.

¿Qué causa el ahogamiento secundario?

La causa subyacente del ahogamiento secundario es el edema pulmonar. Esta es una afección médica en la que el agua irrita los pulmones y hace que sea difícil respirar. En lugar de que sus pulmones se llenen de aire cuando respira, se llenan de líquido. Impide que llegue suficiente oxígeno a los pulmones y a otros órganos, como el corazón. Los síntomas del edema pulmonar agudo son:

  • dificultad para respirar
  • sudor
  • tos
  • escupir líquido espumoso
  • sibilancias o jadeos
  • piel azul o gris
  • sensación de mareo o aturdimiento.

El ahogamiento en seco es un problema similar al ahogamiento secundario. La diferencia es que el agua llena e irrita las cuerdas vocales. Esto les causa espasmos y las cierra, lo que también dificulta la respiración. Los síntomas de ahogamiento seco a menudo comienzan justo después de la exposición al agua.

¿Cómo se diagnostica el ahogamiento secundario?

La mejor manera de sobrevivir al ahogamiento secundario es buscar ayuda de inmediato. Si su hijo tiene síntomas de ahogo o casi se ahoga, vaya a la sala de emergencias de inmediato, incluso si los síntomas desaparecen. Para diagnosticar ahogamiento secundario, el médico debe hacer una radiografía de tórax para buscar líquido en los pulmones.

¿Se puede prevenir o evitar el ahogamiento secundario?

No puede evitar el ahogamiento secundario. Sin embargo, hay cosas que puede hacer para ayudar a prevenirlo.

  • Vigile a su hijo cuando está dentro o cerca del agua.
  • Enseñe a sus hijos a estar seguros en el agua.
  • No deje a su hijo solo en el agua o cerca de ella.
  • No permita que su hijo nade solo.
  • Lleve a su hijo a la sala de emergencias si casi se ahoga o muestra signos de ahogamiento.

Tratamiento de ahogamiento secundario

Si su hijo va al hospital, es posible que el médico quiera que su hijo pase la noche allí. Así pueden controlar su respiración y niveles de oxígeno. Es posible que su hijo necesite una sonda para respirar, una vía intravenosa u otros tratamientos para eliminar el líquido y aliviar los síntomas.

Vivir con ahogamiento secundario

En la mayoría de los casos, los síntomas de ahogamiento desaparecen por sí solos. Sin embargo, debe buscar y recibir tratamiento si está preocupado. Si se detecta a tiempo, las personas que tienen ahogamiento secundario pueden recuperarse y vivir una vida normal.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo puedo saber si mi hijo tiene síntomas de ahogamiento secundario o simplemente está cansado o enfermo?
  • ¿Cuánto tiempo debo esperar para llevar a mi hijo a la sala de emergencias?
  • Si noto síntomas de ahogamiento, ¿debería darle RCP a mi hijo?