Cómo proteger a sus hijos de los medicamentos recetados

Cómo proteger a sus hijos de los medicamentos recetados

Mantener a los niños a salvo de los medicamentos recetados

Los médicos les recetan medicamentos a las personas que están enfermas, lesionadas o que presentan ciertas afecciones. Sin embargo, los medicamentos pueden ser muy perjudiciales o peligrosos para la vida si se toman de manera incorrecta o se abusa de ellos.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, cada año las salas de emergencia reciben unos 60.000 casos de niños que consumen medicamentos de venta libre o recetados. Ningún padre ni cuidador quiere que sus hijos estén enfermos o mueran por sobredosis de fármacos. A continuación se presentan pautas detalladas y consejos para evitar que esto suceda.

Camino hacia la seguridad

Almacene los medicamentos de forma segura

Es importante que en su casa tome medidas para proteger a los niños. Esto incluye guardar todos los medicamentos, las vitaminas y los medicamentos recetados en sitios que se encuentren fuera de su alcance. Los armarios que se encuentran a una buena altura o están cerrados con llave son ideales. Los armarios bajos, las encimeras y las carteras no son seguros. Después de tomar un medicamento, vuelva a colocar la tapa al frasco o ciérrelo bien. Pregúntele al médico o farmacéutico si hay tapas de seguridad para niños. Siempre vuelva a colocar el medicamento en un lugar seguro, incluso si lo toma en forma regular. Nunca deje a un niño solo en una habitación en la que haya un medicamento, incluso si está guardado de manera segura. ¡Los niños son ingeniosos, persistentes y rápidos!

Guarde todos los medicamentos en su envase original para evitar confusiones o accidentes. Algunos medicamentos también deben conservarse a una cierta temperatura. Lea todas las instrucciones e indicaciones para saber cómo guardarlo correctamente.

Estas pautas también hay que tenerlas en cuenta al viajar. Cuando reciba visitas, coloque sus chaquetas y bolsos fuera del alcance de los niños. Si se quedan en su casa por un tiempo, pídales que almacenen sus medicamentos en un lugar seguro. Cuando vaya de visita a las casas de otras personas, está bien preguntar dónde guardan sus medicamentos. Esta medida adicional podría salvar la vida de su hijo. Además, manténgase alerta en las tiendas para evitar que su hijo tome píldoras o medicamentos a los que no debería tener acceso.

Administre los medicamentos de manera segura

Los niños observan todo lo que hacen los adultos. Sea un buen modelo a seguir para administrar y tomar medicamentos. Lea los ingredientes del medicamento, las cantidades, los datos y los efectos antes de utilizar cualquier medicamento. Esto vale incluso para medicamentos recetados que ya ha consumido anteriormente, ya que las instrucciones pueden cambiar. Use un método de medición constante y confiable. No administre el medicamento en cantidades o momentos distintos a lo que haya recetado el médico. Llame al enfermero o al médico si tiene preguntas, o si su hijo tiene una reacción inadecuada.

Eduque acerca de los medicamentos de forma segura

Explíquele con anticipación a su hijo que solo los adultos pueden dar medicamentos. Los niños nunca deben tomar medicamentos que encuentren por ahí ni tratar de conseguirlos por su cuenta. Los niños son muy curiosos, así que sea directo y explíqueles por qué deben tomar ese medicamento. No hay que confundir a los niños llamándolos caramelos o golosinas. El acto de darles el medicamento a los niños debe ser una actividad seria.

A medida que los niños crecen, enséñeles cómo se leen las etiquetas de los medicamentos y las recetas. Asegúrese de que sean conscientes de sus alergias o de que tengan una lista de las mismas. Sus hijos deben saber que las instrucciones del médico son normas, no sugerencias.

El número de adolescentes que abusan de medicamentos recetados todos los días aumenta cada año, de acuerdo con la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental. Es más común que el abuso combinado de éxtasis, heroína, cocaína y otros estimulantes. Muchas veces los niños no se dan cuenta de que abusar de los medicamentos recetados es ilegal y puede ser más peligroso que abusar de las drogas que se encuentran en la calle. Es importante hablar con sus hijos sobre el abuso de fármacos para que comprendan cuáles son los riesgos y los resultados. Es de esperar que hacer esto evite el consumo accidental o no informado de fármacos.

Además, usted debe estar bien informado y conectado. Las tendencias actuales del consumo de drogas incluyen “fiestas de fármacos”, a las que los adolescentes (¡y niños aún más jóvenes!) llevan frascos de medicamentos recetados para compartir en las fiestas. También pueden comprar medicamentos recetados a través de sitios web legales y utilizar inhaladores y medicamentos de venta libre para la tos de modo inapropiado.

Informe a sus hijos acerca de las tendencias para que sepan qué buscar y cómo actuar en esas situaciones. Que sepan que pueden hablar sobre este tema con usted u otros adultos en los que confíen. Conozca bien a sus hijos, sus amigos y sus actividades. Controle su teléfono, su correo electrónico y el uso de Internet. Póngase en contacto con su médico o con un terapeuta para recibir ayuda adicional para hablar con su hijo sobre los medicamentos recetados y el abuso.

Deseche los medicamentos de manera segura

Es fácil encontrarse con una variedad de medicamentos y fármacos recetados. Usted debe conservar una lista de todo para sus propios registros. Debe desechar los medicamentos apenas caduquen, dejen de ser necesarios o no se utilicen más. Deseche el medicamento por el inodoro solamente si las instrucciones del frasco o la caja indican que puede hacerlo. Otra opción es triturar o verter el medicamento en una bolsa. Añada un material no deseado, como arena para gatos o tierra, antes de sellar la bolsa y llevarla al contenedor de basura. Además, asegúrese de quitar su información personal de los envases antes de colocarlos en la basura.

Consulte la directrices de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EE.UU. con respecto a las instrucciones para desechar cada fármaco de manera correcta. En algunas áreas, la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) organiza eventos de recolección de medicamentos. También hay recolectores y sitios de recolección disponibles, aprobados por la DEA.

Cuestiones a considerar

Como padre, sepa que hay otras personas que juegan un papel en el bienestar de su hijo. Miembros de la familia, niñeros y otros cuidadores deben estar de acuerdo. Hable con ellos para que implementen métodos seguros para administrar, almacenar y desechar medicamentos.

Cree una lista de medicamentos y contrólelos en forma regular. La lista debe incluir todos los medicamentos recetados y a quién le pertenecen. Debe incluir la cantidad de medicamento y el número de reposiciones. Lleve un registro de esta lista para saber si falta parte o la totalidad de ciertos medicamentos. Esta es una señal de que alguien de su familia está padeciendo una forma de abuso de fármacos.

Busque ayuda inmediatamente si nota signos de sobredosis de drogas, envenenamiento o abuso de fármacos. Si su hijo no está consciente o no respira, llame al 911. Si está despierto y consciente, llame a la línea de ayuda en caso de envenenamiento al 1-800-222-1222. El centro está siempre abierto y el número debe estar a la vista en su casa y guardado en su teléfono.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿A qué edad debo comenzar a involucrar a mi hijo en la administración rutinaria de su medicamento?
  • ¿Cuáles son las mejores prácticas para los niños que toman medicamentos recetados debido a un trastorno del desarrollo o una lesión deportiva?
  • ¿Cuándo debo comenzar a hablar con mi hijo sobre el abuso de fármacos?
  • ¿Cómo puedo saber la diferencia entre el comportamiento acorde al humor de un adolescente normal y los síntomas de un posible abuso de medicamentos recetados?

Anuncio