Cáncer | Cómo ayudar a su familia a que lo ayuden

Cada persona tiene una manera diferente de manejar las noticias de que un ser querido tiene cáncer. Muchas personas reaccionan con sorpresa o escepticismo. Algunos incluso se enojan cuando se les da la noticia por primera vez. No hay un “sentimiento correcto” que usted o su familia deban tener respecto a su diagnóstico. Una de las mejores maneras para que las familias lidien con sus sentimientos es compartirlos unos con otros.

Camino hacia un mayor bienestar

¿Debo decirles a mis hijos que tengo cáncer?

Muchos padres no quieren cargar a su(s) hijo(s) con preocupaciones y temores sobre su enfermedad. No les cuentan la verdad de sus hijos para tratar de evitarles el dolor. Pero incluso los más pequeños pueden sentir cuando algo está mal. Si no saben la verdad, pueden imaginar que los hechos son incluso peores de lo que son. Los niños (especialmente los muy pequeños) tienden a verse a sí mismos como el centro del mundo. Pueden pensar que han hecho algo que está causando problemas en la familia. Esto puede suceder incluso si no comprenden cuáles son los problemas.

Lo que le diga a su hijo depende de usted. Algunos padres eligen no contarles a sus hijos sobre su diagnóstico de cáncer. Otros deciden decir solo lo que sienten que su hijo necesita saber. Lo que diga depende de la edad de su hijo y de su madurez. También depende de cuánto siente que su hijo puede manejar.

¿Cómo les digo a mis hijos que tengo cáncer?

Antes de decirle a su hijo que usted tiene cáncer, es posible que desee hablar con alguien sobre la mejor manera de transmitir esta noticia. Este podría ser su médico, un terapeuta u otro experto. Si decide unirse a un grupo de apoyo, otros miembros también pueden ofrecer consejos y sugerencias.

Prepárese para ofrecerle mucha seguridad a su hijo. Las preguntas y preocupaciones de los niños probablemente se centren en cómo podrían llegar a cambiar sus vidas. Querrán saber quién se ocupará de ellos y qué va a suceder. Garantíceles que alguien los cuidará. Podría ser usted, su otro padre, un pariente o un amigo de la familia.

Trate de mantenerse positivo. Pero también sea realista y honesto al hablar. Está bien decirle a su hijo que no sabe exactamente lo que va a suceder. Asegúrele que usted les dirá si algo cambia.

¿Cómo puedo ayudar a mis hijos a sobrellevar sus sentimientos?

Su hijo puede tener miedo de haber causado su enfermedad de alguna manera. Si esto sucede, puede pedirle a su médico que hable con su hijo. Su médico puede dar una explicación breve y simple de su diagnóstico. Esto puede ayudar a aliviar algunos de los miedos de su hijo.

Es posible que desee inscribir a su hijo en un grupo de apoyo. Hay grupos para niños que tienen un familiar que tiene cáncer. Estos grupos ofrecen a los niños la oportunidad de hablar con sus pares. Pueden compartir sus miedos y hacer preguntas. Un líder del grupo de apoyo adulto también está allí. El líder a menudo es un enfermero, terapeuta o trabajador social. Pueden responder preguntas y ayudar a los niños a encontrar formas útiles de lidiar con la enfermedad de un padre. Su médico puede sugerir formas de encontrar un grupo de apoyo. O puede comunicarse con la división local de la Sociedad Americana contra el Cáncer. El Instituto Nacional del Cáncer también ofrece información de grupos de apoyo.

Trate de mantener la rutina de su hijo lo más normal posible. Su hijo necesita atención ahora más que nunca. Continúe pasando tiempo juntos como una familia. Establezca límites y haga cumplir las reglas como siempre lo hizo. Pregúntele a su hijo cómo está manejando su enfermedad. Si siente que su hijo no está bien, busque la ayuda de su médico o un terapeuta.

¿Cómo pueden ayudarme mis familiares?

Pedir ayuda a sus familiares durante este tiempo los beneficia a usted y a ellos. Los miembros de su familia quieren brindarle su apoyo. Pero no siempre están seguros de cómo. Asigne tareas específicas a cada persona. Una persona en su familia puede ser especialmente organizada. Pídale que lo ayude a manejar asuntos legales y de seguros. Haga que otro miembro de la familia recopile y escriba preguntas para su médico. Cuando visite a su médico, vaya con esta persona. Su familiar puede asegurarse de que se hagan todas las preguntas y registrar las respuestas. Puede pedirles a varias personas que brinden diferentes tipos de apoyo emocional. De esta manera, siempre tendrá a quien llamar. Dele a sus hijos tareas y responsabilidades apropiadas para su edad. Ellos sentirán que están ofreciendo algo de ayuda, también.

Tenga preparada una respuesta si un amigo o miembro de su familia pregunta: “¿Cómo puedo ayudar?”. No dude en pedir ayuda con las tareas diarias. Estas pueden incluir cocinar, limpiar, trabajar en el jardín o conducir a los niños a sus actividades.

Su tratamiento contra el cáncer lo puede mantener en su hogar o en el hospital por un tiempo prolongado. Es posible que no pueda realizar sus actividades normales. Estas pueden incluir ir a trabajar o realizar un pasatiempo favorito. Esto puede hacerlo sentir inútil o “enloquecer”. Pídales a sus amigos y familiares que establezcan un horario de visitantes que puedan ayudarlo a pasar el tiempo.

Recuerde, al aceptar la ayuda de otros, tendrá más tiempo para concentrarse en mejorarse.

Un número creciente de recursos de redes sociales proporciona servicios para personas que tienen cáncer. Pueden hacer que sea más fácil obtener ayuda y apoyo de los demás. Las herramientas en línea y las aplicaciones de teléfono están disponibles para ayudar a los pacientes con cáncer. Pueden ayudarlo a administrar la información sobre su cuidado. Puede usarlos para proporcionar actualizaciones de estado sobre su salud o tratamiento. Algunos lo ayudan a organizar la ayuda de voluntarios, como familiares, amigos y otras personas de la comunidad. Algunas personas incluso los utilizan para organizar eventos de recaudación de fondos para ayudar con el costo del tratamiento del cáncer.

Aspectos a tener en cuenta

¿Qué asuntos legales necesito hablar con mi familia?

Cuando le diagnostican cáncer, primero debe concentrarse en mejorarse. Hacer frente a su tratamiento tomará mucho tiempo y energía. Pero es una buena idea tomar algunas decisiones importantes mientras todavía se siente bien. Es posible que desee hablar con alguien sobre el tipo de atención que le gustaría recibir si se enferma o tiene una enfermedad terminal. (Por lo general, una enfermedad terminal significa que solo le quedan unas pocas semanas o meses de vida). Esto podría incluir a su familia, su médico, un trabajador social y/o un asesor legal.

Una directiva anticipada es un documento legal. Describe el tipo de tratamiento médico que usted desearía según lo enfermo que esté. Las directivas anticipadas por lo general le dicen a su médico que no desea ciertos tipos de tratamiento que salvan vidas. Sin embargo, también pueden decir que usted desea cierto tratamiento sin importar cuán enfermo esté.

Un poder notarial de duración indefinida (DPA, por su sigla en inglés) para la atención médica es un tipo de directiva anticipada. Un DPA nombra a una persona de confianza que tomará las decisiones de atención médica por usted. Un DPA se activa cada vez que está inconsciente o no puede tomar decisiones médicas por sí mismo.

Una orden de no resucitar (DNR, por su sigla en inglés) es otro tipo de directiva anticipada. Una DNR es una solicitud para no recibir reanimación cardiopulmonar (CPR, por su sigla en inglés) si su corazón se detiene o si deja de respirar. (A menos que se les den otras instrucciones, el personal del hospital tratará de ayudar a todos los pacientes cuyo corazón se haya detenido o que hayan dejado de respirar). La mayoría de las personas que mueren en un hospital han tenido una orden DNR escrita por ellos.

Las directivas anticipadas no tienen que ser documentos legales complicados. Su médico puede proporcionarle un formulario simple para que complete. También hay algunos paquetes informáticos que ofrecen formularios legales. Recuerde, cualquier cosa que escriba usted mismo o utilizando un paquete informático debe seguir las leyes de su estado. Si es posible, certifique los documentos con un escribano. Entregue copias a su familia y a su médico.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo sé si es mejor decirle a mi hijo que tengo cáncer o no decirle?
  • ¿Cómo les digo? ¿Qué digo?
  • ¿Cómo puedo tranquilizar a mi hijo cuando no sé qué va a pasar?
  • ¿Cómo puedo dejar que mi familia me ayude durante mi tratamiento contra el cáncer?
  • ¿Me puede recomendar algún grupo de apoyo para mí, los miembros de mi familia o mis hijos?
  • ¿Conoce alguna herramienta o aplicación de redes sociales que pueda ayudarme a organizar mi vida durante el tratamiento?