Cómo apoyar a su hijo autista

Como padre de un niño autista, es posible que la vida no se vea exactamente como creía que sería. Su hijo puede tener más desafíos de los que podría haber imaginado para él. A veces puede sentirse impotente. Pero no lo es. Existen muchas cosas que los padres pueden hacer para ayudar a un hijo autista.

El camino hacia un mayor bienestar

He aquí algunas cosas que usted como padre puede hacer para asistir a su hijo autista y ayudarlo a superar sus desafíos.

  1. Ame a su hijo incondicionalmente. No se concentre en cómo su hijo es diferente de otros niños y no haga comparaciones. En cambio, acepte y ame a su hijo por lo que es. Disfrute de las cosas que hacen que su hijo sea único. Celebre sus pequeñas victorias y enorgullézcase de sus logros. Su amor incondicional es lo más importante que puede darle a su hijo.
  2. Aprenda sobre el autismo. Aprenda todo lo que pueda sobre el trastorno del espectro autista. Lo ayudará a comprender más sobre el comportamiento de su hijo. A su vez, aprenda sobre diferentes tratamientos y terapias. Lo ayudará a tomar decisiones más informadas sobre la atención de su hijo. Haga preguntas y no tema ser un participante activo en el tratamiento de su hijo.
  3. Conozca las peculiaridades de su hijo. Conviértase en un experto en su hijo. Descubra sus peculiaridades. ¿Qué desencadena su comportamiento desafiante? ¿Qué les gusta y qué no les gusta? ¿Qué señales no verbales dan cuando están hambrientos, cansados ​​o quieren algo? Si conoce los factores desencadenantes y las señales de su hijo, puede descubrir la motivación detrás de una rabieta o un comportamiento no deseado.
  4. Proporcione estructura y consistencia. Los niños autistas funcionan mejor cuando tienen un horario estructurado y una rutina. Necesitan saber qué viene a continuación en su día, desde vestirse, desayunar, ir a la escuela, tiempo de terapia, hora de la cena y hora de acostarse. Establezca un horario para su hijo y manténgalo tanto como sea posible. Si habrá cambios en el horario, trate de preparar a su hijo con anticipación.

Su hijo también se beneficiará de la coherencia siempre que sea posible. Puede ser difícil para ellos aprender una habilidad en terapia y aplicarla en casa. Pregúntele a los terapeutas de su hijo qué técnicas están utilizando y utilícelas también en casa. Le ayudará a su hijo a aprender y hacer que se sienta más seguro. Recuerde también ser consistente en la forma en que trata los comportamientos desafiantes de su hijo. Esta consistencia les ayuda a saber qué esperar en tantas áreas de su vida como sea posible.

  1. Tómese un tiempo para divertirse. Cuando su hijo tiene autismo, puede parecer que su vida está llena de educación y terapia. Pero su hijo aún es un niño y necesita diversión en su vida. Preste atención a las cosas que hacen que su hijo sonría, se ría o se abra. Encuentre formas de incorporar estas cosas en su día. El juego es una parte importante del aprendizaje para cualquier niño.
  2. Cree un plan de tratamiento personalizado. Existen muchos tipos de terapias y enfoques para el tratamiento del autismo, que pueden incluir terapia de juego, terapia de comportamiento, terapia de habla y lenguaje, terapia física, terapia ocupacional y más. Puede ser difícil descubrir qué es lo mejor para su hijo. El Instituto Nacional de Salud Mental sugiere encontrar tratamientos que:
  • Desarrollen los intereses de su hijo.
  • Ofrezcan un horario predecible.
  • Enseñen tareas como una serie de pasos simples.
  • Capten activamente la atención de su hijo en actividades altamente estructuradas.
  • Proporcionen refuerzo de comportamiento regular.
  • Involucran a los padres.

Independientemente de las terapias que escoja, el plan de tratamiento de su hijo debe adaptarse y personalizarse para satisfacer sus necesidades. Piense en las habilidades o comportamientos con los que su hijo necesita más ayuda y trátelos primero. Si no está seguro de qué dirección tomar, hable con el médico de su hijo.

  1. Aproveche los servicios disponibles para usted. Hable con el médico de su hijo para averiguar qué recursos están disponibles. Comuníquese con el departamento de salud local o con grupos locales de defensa del autismo para obtener información sobre los servicios que ofrecen. Algunas leyes federales y estaduales permiten que los niños con discapacidades reciban servicios gratuitos o de bajo costo, que pueden incluir evaluaciones gratuitas, diferentes terapias, asesoramiento, dispositivos de tecnología asistida y otros servicios especializados. Hable con tantas personas y organizaciones como pueda, ya que lo ayudará a obtener todos los servicios para su hijo disponibles para usted.
  2. Defienda a su hijo. Nadie conoce o ama a su hijo más que usted. Por lo tanto, depende de usted asegurarse de que estén recibiendo la mejor atención posible. Defienda a su hijo en cualquier situación que lo necesite. Si cree que no están recibiendo los servicios que necesitan o a los que tienen derecho, hable. Hable con los médicos de su hijo. Sea abierto y honesto sobre cómo se siente y qué cree que su hijo necesita.
  3. Cuídese. Para cuidar lo mejor posible a su hijo, debe cuidar bien de usted mismo. Cuidar a un niño autista puede ser desafiante, estresante, abrumador y agotador. A veces puede sentir que necesita un descanso. Es normal. Un descanso es una manera saludable de enfocarse en usted mismo y recargar sus baterías. Intente tomarse unas horas o incluso uno o dos días ocasionalmente para alejarse un poco de lo que le está causando estrés. Le ayudará a ser un mejor padre cuando regrese con su hijo.
  4. Busque apoyo. El apoyo puede provenir de varias fuentes. Sus familiares pueden ayudarlo en casa si lo necesita. Sus amigos pueden darle un espacio para que pueda hablar sobre lo que le molesta. Hacer terapia también es una buena idea si necesita alguien con quien hablar. A su vez, puede considerar unirse a un grupo de apoyo. Compartir información y experiencias con otras personas que están lidiando con el autismo puede ser de gran ayuda. Puede obtener más información sobre servicios, obtener ideas y sentir una conexión con otras personas que se encuentran en la misma situación que usted.

Aspectos a tener en cuenta

Recuerde que criar a un niño autista es un proceso. Probablemente probará muchas terapias, tratamientos, técnicas de crianza y enfoques diferentes. Algunos de ellos funcionarán. Otros no. Probablemente también encontrará muchas opiniones diferentes sobre lo que es mejor para su hijo. Usted es el que mejor conoce a su hijo, así que confíe en sus instintos. Puede tomar algún tiempo, pero descubrirá qué es lo mejor para su hijo.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué servicios están disponibles para mí y mi hijo?
  • ¿Qué tipo de horario sería bueno para mi hijo?
  • ¿Cuál es el mejor plan de tratamiento para mi hijo?
  • ¿Qué tipos de terapias serían más beneficiosas para mi hijo en este momento?
  • ¿Cuál es la mejor manera en la que puedo representar a mi hijo?
  • ¿Cómo puedo cuidarme mientras apoyo a mi hijo?
  • ¿Hay algún grupo de apoyo local al que pueda unirme?