Soporte para la rodilla: ¿Qué funciona?

Soporte para la rodilla: ¿Qué funciona?

Los soportes de rodilla se usan cuando hay dolor en la rodilla. Algunas personas los usan para prevenir lesiones de rodilla durante la práctica deportiva. Los soportes están hechos de combinaciones de metal, espuma, plástico o material elástico y correas. Vienen en muchos tamaños, colores y diseños.

Algunos médicos recomiendan el uso de un soporte para el dolor de rodilla. Otros médicos no creen que sea una buena idea. Dicen que puede hacer más mal que bien. La investigación científica tampoco ha dado una respuesta clara. Siempre consulte con su médico para evaluar qué funciona mejor para usted.

Camino hacia un mayor bienestar

Existen diferentes tipos de soportes para las rodillas. Cada uno se utiliza por diferentes razones.

Soportes funcionales

Dan soporte a las rodillas que se han lesionado anteriormente. Los atletas con frecuencia los usan después de una lesión grave se ha curado. Estabilizan el movimiento de la rodilla y controlan el movimiento para evitar una nueva lesión.

Soportes de rehabilitación

Se utilizan generalmente durante algunas semanas inmediatamente después de una lesión o cirugía. Mantienen la rodilla estable, pero permiten el movimiento limitado mientras se está curando. Algunos médicos no ven beneficio alguno en estos soportes y ya no recomiendan su uso.

Soportes de descarga

Están diseñados para aliviar el dolor en personas que tienen artritis en las rodillas. Pasan el peso (lo “descargan”) de la zona dañada de la rodilla a un área más fuerte.

Soportes profilácticos

Están diseñados para proteger las rodillas de lesiones durante deportes de contacto como el fútbol. Son populares entre los atletas. Las investigaciones no han demostrado que funcionen, pero hay estudios al respecto en curso.

Rodilleras

No son técnicamente soportes, pero son el tipo más común de refuerzo de rodilla. Están diseñados para proporcionar una compresión alrededor de la articulación de la rodilla. Ayudan a sostener la rodilla, y pueden controlar el dolor y la hinchazón.

¿Cómo consigo una rodillera?

Su médico le indicará si debe conseguir una rodillera. Le puede recomendar qué tipo de rodillera debe buscar y donde la puede conseguir. Las rodilleras y soportes simples están generalmente disponibles en farmacias o tiendas de suministros médicos. Las rodilleras también se pueden adquirir directamente de los fabricantes o por Internet. Su médico es un buen recurso y es posible que él conozca distintos lugares donde usted puede adquirir el soporte correcto. Él o ella pueden ayudarlo a elegir el tipo de soporte y del tamaño correcto.

Algunas rodilleras cuestan cientos de dólares. En algunas oportunidades, el seguro médico las cubre. Sólo recuerde, el soporte más caro no siempre es el mejor.

¿Cómo uso una rodillera?

Las rodilleras deben utilizarse según lo indique su médico. El uso de la rodillera depende del tipo de rodillera y de qué tipo de lesión está tratando. Algunas se usan de manera permanente. Algunas solo se usan durante los deportes, el ejercicio o la actividad física. Debe verificar la colocación de la rodillera durante las actividades para asegurarse de que no se haya movido. Las rodilleras mal colocadas pueden hacer más daño que bien.

¿Cómo cuido de mi rodillera?

Las rodilleras con frecuencia se dañan durante el uso normal. Debe controlar el desgaste de su rodillera. Limpiar la rodillera con agua y jabón es bueno para el material de la misma. Cubra cualquier parte de metal expuesta para que no lo raspe o lo lesione, a usted o a alguien más.

Usted necesita la rodillera para desempeñarse correctamente. Si la rodillera está gastada, debe reemplazarla. Los materiales más duraderos pueden costar más, pero la rodillera podría durar más tiempo.

Aspectos a tener en cuenta

Las empresas que fabrican rodilleras afirman que sus productos funcionan bien. Los estudios científicos no están totalmente de acuerdo. Algunos médicos temen que las rodilleras puedan realmente aumentar la cantidad de lesiones de rodilla en los atletas. Sin embargo, muchos de quienes usan rodilleras sienten que los ayudan.

Las rodilleras son la parte menos importante de la prevención de lesiones de rodilla o de la curación después de una lesión. Una buena resistencia y flexibilidad son mucho más importantes. Usted debe centrarse en la elongación de los músculos alrededor de la rodilla, el fortalecimiento de la pierna y en mejorar sus técnicas.

Haga cambios en la intensidad de la actividad o los programas de entrenamiento poco a poco, para limitar la tensión en la rodilla. Elabore un plan de ejercicios con su médico para lograr el mejor programa para usted. Las rodilleras ayudan a algunos más que a otros. Puede utilizar una rodillera si siente que lo ayuda. Pero no deje que una rodillera se convierta en una “muleta”.

Los investigadores están tratando de averiguar más acerca de cuánto funcionan realmente las rodilleras y cuándo es mejor usarlas. Recuerde, su médico debe determinar si necesita una rodillera.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Necesito una rodillera?
  • ¿Qué tipo de rodillera es adecuada para mi lesión?
  • ¿Qué puedo hacer si la rodillera no ayuda?
  • ¿Hay elongaciones o ejercicios que pueda hacer para prevenir una lesión en la rodilla?
  • ¿Hay elongaciones o ejercicios que puede hacer para ayudar a curar mi rodilla?

Anuncio