Clases de preparación para el parto

Clases de preparación para el parto

Las clases de preparación para el parto son parte importante del proceso cuando se va a tener un bebé. Pueden ayudarle a crear un plan para cuando llegue el momento y calmar su ansiedad sobre lo “desconocido” del trabajo de parto y el parto.

Estas clases pueden proporcionar información esencial para los padres primerizos, incluyendo:

  • Los distintos métodos que existen para un parto.
  • Cómo saber cuándo ya está en trabajo de parto.
  • Qué debería hacer cuando rompa la fuente.
  • Estrategias para que el parto sea más cómodo, entre ellas: técnicas de respiración y relajamiento.
  • Opciones para controlar el dolor.
  • Información básica sobre la lactancia materna.
  • Cómo cuidar del bebé en la casa.

Sin embargo, las clases de preparación para el parto no son solo para padres primerizos. También hay clases de “actualización” para padres que tienen hijos mayores, pero que están esperando un nuevo bebé.

Además de brindarle información actualizada sobre el trabajo de parto y el parto, las clases cumplen otro propósito importante. Son una muy buena oportunidad para que su pareja se involucre y se sienta parte del nacimiento del bebé. La mayoría de clases están diseñadas para usted y un compañero, ya sea su cónyuge, una pareja, un familiar o incluso un amigo cercano. Lo ideal es que sea la persona que será su “asistente” y fuente de apoyo durante el parto.

Las clases también pueden ser una buena fuente de apoyo emocional. Tendrá la oportunidad de relacionarse con otros padres que tienen muchos de los mismos miedos y preocupaciones.

Tal vez lo más importante es que las clases de preparación para el parto aumentarán su confianza. Saber que millones de otras mujeres han pasado por el trabajo de parto y por el parto puede ayudarle a disminuir la ansiedad. Aprender sobre las estrategias relacionadas con el proceso puede ayudarle a sentirse más en control y a calmar sus miedos.

Camino a una salud mejorada

La mayoría de hospitales, así como algunas clínicas e incluso educadores independientes, ofrecen clases de preparación para el parto. Normalmente, estas clases son impartidas por enfermeras, parteras certificados, asesores en lactancia y otros educadores de clases de preparación para el parto.

En el centro en donde tenga planificado el nacimiento de su bebé la pueden dirigir a la mejor fuente de clases de preparación para el parto. Si el plan es que su bebé nazca en un hospital, a menudo es buena idea recibir sus clases ahí. La mayoría de clases ofrecen una visita guiada a la sala de maternidad como parte de la clase, para que usted pueda ver personalmente dónde estará cuando nazca su bebé.

Si el hospital que eligió no ofrece clases de preparación para el parto, su médico o partera certificado debería ser capaz de recomendarle una clase que sea adecuada para usted.

Es posible que el método que escoja para el parto incida en el tipo de clase que debe elegir. A pesar de que muchas clases de preparación para el parto ofrecen información general de todos los métodos que existen, hay clases que se enfocan en un solo método, como las clases de la técnica Lamaze.

La mayoría de instructores recomiendan que usted tome clases de preparación para el parto cuando ya esté en el último trimestre del embarazo, es decir, hasta que esté en su séptimo u octavo mes. Sin embargo, algunas veces puede recibir clases tempranas de preparación para el parto en las que aprenderá sobre lo que puede esperar durante su embarazo. Estos tipos de clases son una muy buena opción para los padres primerizos, porque aprenden consejos para tener un embarazo más saludable y seguro.

Las clases se ofrecen en varios formatos. Algunas se resumen a un fin de semana, mientras que otras se ofrecen una noche a la semana en el transcurso de 10 semanas, más o menos. Normalmente, las clases que duran más son aquellas que ofrecen información general de todos los métodos, así como consejos para amamantar y para el cuidado del bebé. A veces, las clases que abordan una técnica específica de parto son más cortas. También hay clases diseñadas para los padres que van a tener un parto múltiple (como mellizos o trillizos). Si su primer parto fue por medio de Cesárea y esta vez desea un parto vaginal, también existe una clase para eso. Elija la que sea mejor para usted. Las clases tienden a llenarse rápido, por lo que debería reservar su espacio lo antes posible.

Algunas veces, incluso podía encontrar una clase privada si no se siente cómoda con la idea de estar en una clase grupal. Algunos hospitales también han empezado a ofrecer cursos en línea.

Prevea que tal vez deba pagar por su clase de preparación para el parto, ya que es posible que su plan del seguro de salud no cubra este servicio. Podría haber disponible ayuda financiera, pero variará dependiendo de dónde reciba su clase.

Cómo elegir una clase

Todo sobre el nacimiento/Preparación para el parto

Esta clase de preparación general para el parto le dará información general de todo lo relacionado con el parto. Esta es una buena clase para obtener información general, en especial si está indecisa sobre la técnica de parto y la estrategia para el manejo del dolor que le gustaría utilizar. Aprenderá lo siguiente:

  • Técnicas de parto, incluyendo información general de los métodos para un parto natural (técnica Lamaze, el método Bradley, parto bajo hipnosis).
  • Estrategias para el manejo del dolor, incluyendo métodos de relajación y masajes, así como atención médica para el alivio del dolor (esto podría incluir medicamentos tradicionales para el dolor o una epidural, la cual administra anestesia continua a través de un tubo insertado en su espalda).
  • Las diferencias entre un nacimiento vaginal y uno por cesárea, incluyendo el período de recuperación para ambos.
  • Los partos que requieren intervención médica, incluyendo aquellos en los que se induce el trabajo de parto (al administrarle medicamentos para provocarlo), en los que se utilizan fórceps (un instrumento médico que se parece a unas tenazas para ensalada) o en los que se usa una ventosa obstétrica (un instrumento con forma de cono con una ventosa) que ayuda a extraer al bebé.
  • Qué hacer cuando/si rompe la fuente.
  • Cómo tomar el tiempo de las contracciones y cuándo avisar a su médico o partera certificado.
  • Atención médica posparto.
  • Lactancia materna.
  • Cómo cuidar de su bebé en casa, incluyendo primeros auxilios para bebés.

Técnica Lamaze

La técnica Lamaze ha existido desde los años 60 y es una de las técnicas de parto más populares en los Estados Unidos. Se reconoce de forma más inmediata por sus técnicas de respiración. Esta respiración consciente ayuda a desviar la atención del dolor de las contracciones. Es parte de un método de relajación general.

Otras actividades de relajación utilizadas en la técnica Lamaze incluyen caminar, utilizar una pelota para partos (parecida a una pelota para hacer ejercicios) y el masaje, lo que sea que le ayude a superar cada contracción.

La filosofía detrás de la técnica Lamaze es hacer que una mujer esté lo suficientemente cómoda durante el trabajo de parto para que tome sus propias decisiones. Con más frecuencia, es una vía para el parto natural (sin medicamentos ni epidural). Sin embargo, una mujer que practique la técnica Lamaze también podría optar por utilizar medicamentos durante el trabajo de parto.

El método Bradley

Este método de parto asistido por un cónyuge le enseña cómo prepararse física, mental y emocionalmente para un parto natural. Hace énfasis en la importancia de que su bebé nazca saludable con la intervención mínima o nula de medicamentos.

El método Bradley es un curso de 12 semanas que incluye un plan y una guía de estudio completa que le muestra todo el proceso que inicia con el embarazo hasta el nacimiento del bebé. Le enseña métodos de relajación a la futura madre, pero también se enfoca mucho en preparar a su pareja (o “asistente”) para el parto, para que no sea solo un espectador. Los asistentes aprenden la manera de guiar a sus parejas para superar el dolor. También aprenden sobre las posiciones eficaces para el parto que pueden ayudar a aliviar el dolor.

La filosofía detrás del método Bradley es que se requiere de varios meses para planificar y prepararse adecuadamente para el parto y la paternidad. Sus clases promueven “Bebé saludable, mamá saludable y familias saludables”.

Parto bajo hipnosis

El parto bajo hipnosis, también conocido como el método Mongan, ayuda a las mujeres a aprender técnicas de autohipnosis para tener a sus bebés con calma y confianza, de una manera que sea serena para ella y para el bebé.

El parto bajo hipnosis se enseña durante cinco sesiones. Cada sesión dura 2 horas y media. Durante las sesiones aprenderá a utilizar los músculos involucrados en el nacimiento, permitiendo que su cuerpo haga el trabajo durante el parto. También aprenderá la manera de llegar a un estado de relajación en donde el instinto tome el control, lo cual disminuye el dolor.

La filosofía detrás del parto bajo hipnosis es que el nacimiento es un proceso natural que el cuerpo de las mujeres es totalmente capaz de hacer. La razón por la que las mujeres le temen al parto es porque han escuchado historias terribles al respecto. Es este miedo el que crea la tensión e impide que el cuerpo trabaje para superar el dolor y solo lo empeora. Estas clases exponen los mitos asociados con el parto y ayudan a que las mujeres lo vean como algo a lo que no le deben temer.

Lactancia materna

Si su clase de preparación para el parto no trata el tema de la lactancia materna, sería recomendable que tomara una clase individual relacionada con este tema, en especial si usted es mamá primeriza. Existe mucha información que respalda los beneficios que la lactancia materna tiene para la salud.

La Academia Americana de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians, AAFP) recomienda que todos los bebés, con muy pocas excepciones, sean amamantados o reciban leche materna en un biberón, de manera exclusiva, durante los primeros seis meses de vida. La lactancia materna debería continuar incluso cuando usted ya empiece a incorporar alimentos sólidos en la dieta de su bebé durante la segunda mitad del primer año. Amamantar después del primer año seguirá ofreciéndole beneficios tanto a la madre como al niño, y debería continuar con ello siempre y cuando ambos lo deseen.

Resucitación cardiopulmonar (RCP) y primeros auxilios

Saber qué hacer en una situación de emergencia que involucre a un bebé o a un niño pequeño puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Si su clase de preparación para el parto no incluye esta información, debería buscarla por su cuenta. Muchos hospitales la ofrecerán a través de clases individuales para padres o para aquellas personas que regularmente se relacionan con niños por alguna razón.

Aprenderá a practicar resucitación cardiopulmonar (RCP) en bebés y niños, aprenderá qué hacer cuando un bebé o un niño se esté ahogando, cómo tratar heridas (incluyendo quemaduras) y cómo cuidar a su hijo cuando se enferme repentinamente.

Cosas que debe tener en cuenta

Algunas veces, no importa qué tan preparada esté, el parto no sale como usted hubiera esperado. Existen varias razones médicas que podrían obligarla a abandonar el plan preparado para el parto. Si el bebé no está en la posición correcta y su médico no puede hacer que el bebé dé vuelta, es muy probable que le tengan que hacer una Cesárea sin haberla planificado. Podría iniciar el trabajo de parto semanas antes de lo programado. Podría pasarse de la fecha prevista para el parto y podría ser necesario inducirlo.

La lección de todo esto es planificar lo mejor que pueda, pero debe saber que es muy probable que su cuerpo y el bebé incidan en cómo y cuándo ocurra el nacimiento.

Preguntas que debe hacerle a su médico

  • ¿En dónde debería recibir las clases de preparación para el parto?
  • ¿Qué clase o clases recomienda?
  • ¿Quién atenderá mi parto si usted no estuviera disponible?
  • ¿Induciría el parto si no doy a luz en la fecha prevista?
  • Mi plan es tener un parto “natural” en el hospital. ¿Puedo cambiar de opinión durante el parto?
  • Mi plan es tener un parto asistido en casa. ¿Qué precauciones debo tomar?