Leche de fórmula para lactantes

Compartir:

¿Está bien alimentar con leche de fórmula a mi bebé?

La leche materna es la mejor fuente de nutrición para su bebé. Sin embargo, algunas mujeres no pueden hacerlo o eligen no lactar (dar pecho o amamantar). En estos casos la leche de fórmula es una opción. La leche de fórmula para lactantes está hecha especialmente para suplir las necesidades nutricionales de los bebés. Si usted planea usar leche de fórmula para lactantes aquí hay ciertos consejos.

¿Cómo elijo la fórmula correcta para mi bebé?

Su médico de familia probablemente la va a recomendar que use una leche de fórmula que esté hecha de leche de vaca. Algunas fórmulas están fortificadas con hierro. Esto significa que contienen hierro adicional. Algunas leches de fórmula para lactantes contienen muy poquito hierro o no contienen nada de hierro. La mayoría de los médicos recomiendan usar una leche de fórmula fortificada con hierro.

Algunas leches de fórmula para lactantes están hechas a partir de leche de soja en vez de leche de vaca. Si al parecer su bebé es alérgico a la fórmula hecha a partir de leche de vaca, su médico le puede sugerir que use fórmula hecha a base de leche de soja.

Si usted no está lactando, use leche de fórmula durante el primer año de vida de su bebé. La leche de vaca y la leche de soya común no son lo mismo que la leche de fórmula hecha a partir de leche de vaca o de leche de soya. La leche de vaca y leche de soya común no contienen todas las substancias nutritivas que su bebé necesita para crecer y desarrollarse. Los bebés menores de un año que toman leche de vaca o de soya común tienen riesgo de tener problemas asociados con una concentración baja de hierro.

La leche de fórmula para lactantes se vende en varias formas:

  • Lista para usar: Esta es la leche de fórmula más costosa pero no requiere mezclarse.
  • Líquida y concentrada: Esta es una leche de fórmula menos costosa. Usted mezcla la leche de fórmula líquida con una parte igual de agua.
  • En polvo: Esta es la leche de fórmula menos costosa. Usted mezcla una cucharada rasa de leche de fórmula en polvo con 2 onzas de agua y agita bien.

¿Cuán a menudo le debo dar de lactar a mi bebé?

Alimente a su bebé cuantas veces él o ella lo desee. Esto puede ser de ocho a 12 veces al día o más al comienzo. El bebé puede querer alimentarse con menos frecuencia a medida que él o ella crece, y es capaz de tomar más leche de fórmula en cada lactancia. La frecuencia con que su bebé quiera comer también cambiará con el tiempo a medida que el bebé pasa por fases aceleradas de crecimiento. Las fases aceleradas de crecimiento ocurren típicamente a las dos semanas y a las seis semanas de vida, y otra vez a los tres meses y seis meses.

¿Cuánta fórmula le debo dar a mi bebé?

Su médico le dará una idea de cuánto debe alimentar a su bebé cuando usted comienza a usar la leche de fórmula. La mayoría de bebés necesitan 2,5 onzas de leche de fórmula por libra de peso corporal cada día. Esto significa que un bebé que pesa 8 libras puede tomar más o menos 20 onzas de leche de fórmula cada día. Sin embargo, esto es tan solo un estimado. Lo más importante a considerar cuando esté alimentando a su bebé es poner atención a las señas que el bebé le da. Aparte de llorar, señas de que su bebé puede tener hambre incluyen cerrar y abrir los labios con fuerza, chupar y voltear la cabeza en la dirección de sus manos cuando usted le toca la cara.

Los requisitos nutritivos de cada bebé son distintos y cambian con el tiempo. El bebé probablemente está recibiendo suficiente leche de fórmula si él o ella:

  • Actúa satisfecho después de cada lactancia.
  • Aumenta de peso constantemente después del tercer a séptimo día de haber nacido. Su bebé puede perder un poco de peso durante la primera semana después de haber nacido.
  • Moja entre seis y ocho pañales al día.
  • Al principio tiene cerca de dos a cinco o más deposiciones (evacuaciones) al día, y luego tiene dos o menos al día a medida que el bebé crece. Las deposiciones (evacuaciones o materia fecal) de su bebé serán aguadas al comienzo.

¿Cuál es la forma correcta de mezclar la leche de fórmula?

La cosa más importante que usted debe saber es que debe seguir las instrucciones que están anotadas en el recipiente de la leche de fórmula al pie de la letra. Mida siempre cuidadosamente y nunca añada agua adicional a la leche de fórmula. Usted también debe lavarse las manos siempre antes de preparar la leche de fórmula.

Si usa agua de pozo o si hay problemas con el agua del lugar donde usted vive, hierva el agua primero o use agua embotellada. Si hierve el agua, déjela enfriar antes de mezclarla con la leche de fórmula. Siempre use una taza limpia para medir el agua.

¿Cómo sé si debo cambiar a una leche de fórmula diferente?

Algunas veces puede ser necesario cambiar el tipo de leche de fórmula que usted le da a su bebé. Si su bebé siempre está quisquilloso, necesita más hierro o tiene ciertas alergias alimentarias, el médico le puede sugerir que cambie la leche de fórmula de su bebé a un tipo distinto. Algunos signos de que su bebé es alérgico al tipo de leche de fórmula que usted le está dando son:

  • Piel reseca, enrojecida y descamada
  • Diarrea
  • Fatiga o debilidad extrema
  • Vómito fuerte

Otros signos incluyen más llanto o agitación después de la lactancia, gases excesivos y deposiciones muy sueltas y aguadas. Sin embargo, cambiarle la leche de fórmula a su bebé no necesariamente es la solución si a usted le preocupan los hábitos que su bebé tiene al defecar (evacuar o hacer popó) o la consistencia de las deposiciones de su bebé. Con qué frecuencia los bebés ensucian el pañal con materia fecal y el color y la consistencia de la misma varía de bebé a bebé. Hable con su médico antes de cambiarle la leche de fórmula a su bebé: después de todo, es posible que no necesite cambiarla.

¿Cómo le caliento los biberones a mi bebé?

Usted probablemente puede alimentar a su bebé con un biberón sin tener que haberlo calentado antes. La fórmula puede estar fría o a temperatura ambiente. Si su bebé parece preferir la leche de fórmula tibia, usted puede poner el biberón lleno en un recipiente con agua tibia y dejarlo ahí durante unos pocos minutos. Revise la temperatura de la leche de fórmula sobre su piel antes de dársela a su bebé para asegurarse de que no esté demasiado caliente. La fórmula solamente debe estar tibia.

No caliente los biberones en el horno microondas. El horno de microondas calienta las comidas y los líquidos de manera desigual y esto puede hacer que haya partes calientes en la leche de fórmula que puedan quemar a su bebé.

¿Cómo limpio y esterilizo biberones?

Esterilice los biberones y los chupones (chupos o chupetes) antes de usarlos por vez primera. Puede hacerlo poniéndolos en agua hirviendo durante cinco (5) minutos. Después de esa primera vez, probablemente no necesita esterilizarlos de nuevo. En vez de ello, lave el biberón, los chupones y las tapas de los biberones en agua jabonosa caliente. Enjuáguelos cuidadosamente para quitarle cualquier residuo de jabón. También puede lavarlos en la lavadora de platos que mata más gérmenes que la lavada a mano.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 11/14
Creado: 01/97

Compartir: