Salud en la Web: cómo encontrar información confiable

Compartir:

 

"Hay que ver para creer". Este es un viejo refrán que se aplica muy bien a la información de salud que usted encuentra en la Red Mundial de sitios Web. La Web puede ser un recurso valioso cuando usted desea aprender acerca de una enfermedad específica o de una condición relacionada con la salud. Usted también podrá encontrar consejos acerca de cómo mantenerse saludable. Pero entre los millones de sitios Web que ofrecen información relacionada con la salud, existen muchos que presentan mitos y verdades a medias como si fueran hechos.

Para evitar información de salud no confiable, cuando esté buscando información en la Web hágase las siguientes preguntas:

¿De dónde provino esta información?

Cualquier sitio Web que proporciona información relacionada con la salud debe mencionar la fuente de donde se extrajo dicha información. Fíjese si encuentra respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Quién escribió esta información? Tenga en cuenta que muchos sitios Web relacionados con la salud presentan información que proviene de otras fuentes. Si la persona o la organización que maneja el sitio Web no escribió dicha información, la fuente original de la misma debe indicarse claramente.
  • Si no fue un profesional del área de la salud quien escribió la información ¿ésta fue revisada por un médico o por otro experto en medicina?
  • Si la información contiene alguna estadística, ¿los números provienen de una fuente de información confiable?
  • ¿Hay algo en este sitio Web que parece expresar más la opinión de alguien que un hecho? Si es así, ¿esta opinión proviene de una persona o de una organización calificada?

Recuerde:

La información que usted encuentra en un sitio Web no reemplaza los consejos que su médico le da. Su médico es la persona más idónea para contestar las preguntas que usted tenga acerca de su salud personal. Si usted lee algo en un sitio Web que no concuerda con lo que su médico le ha dicho, pregúntele al médico acerca de esto.

¿Qué tan actualizada es esta información?

La información relacionada con la salud está cambiando continuamente. Por ejemplo, los investigadores continuamente están aprendiendo cosas nuevas acerca de varias enfermedades y sus tratamientos. Usted debe saber si la información relacionada con la salud que usted está leyendo está actualizada. Muchas páginas Web ponen la fecha cuando la página fue revisada o actualizada por última vez. Usualmente usted puede encontrar esta fecha al final de la página. Si esta fecha no se incluye fíjese a ver si la página tiene una línea que indica derechos de autor. Esto le informa la fecha original cuando la información fue escrita. Si la página que usted está leyendo no ha sido revisada en el año anterior, busque información que haya sido actualizada más recientemente.

¿Quién es responsable del contenido de esta página Web

Antes de creer en cualquier información relacionada con la salud que usted encuentre en la red, fíjese quién es responsable de la información que contiene ese sitio. La forma más fácil para hacer esto es mirar en la página inicial del sitio. Si la página inicial no le dice quién publica el sitio, busque un enlace que diga "Quienes somos" o "Acerca de este sitio". Con frecuencia, este enlace estará al final de la página inicial. Hacer clic en este enlace usualmente lo llevará a una página que indica qué persona u organización es responsable de la información contenida en el sitio.

Sitios Web publicados por una organización. Los sitios Web relacionados con la salud pueden ser publicados por el gobierno de los EE. UU. (.gov), por una organización sin ánimo de lucro (.org) o por una escuela o universidad (.edu). Estos sitios pueden ser las fuentes más confiables de información de salud puesto que usualmente no reciben el apoyo de compañías con ánimo de lucro tales como compañías farmacéuticas o compañías de seguros. De todos modos, usted aun tiene que determinar de dónde obtienen la información estos sitios.

Los sitios Web con direcciones que terminan en .com pueden representar una compañía específica o ser publicados por una compañía que usa la Web para vender productos o servicios. Estos se denominan sitios comerciales. Los sitios comerciales pueden ofrecer información útil y exacta. A pesar de ello, de pronto usted debe tener más cuidado en creer la información que usted lee en estos sitios. La información puede no ser objetiva y exacta si la compañía que paga por este sitio puede beneficiarse de dicha información. Es una buena idea verificar la información que usted lee en sitios Web comerciales.

Sitios Web publicados por un individuo. Los sitios Web publicados por individuos pueden ofrecer apoyo y consejo sobre cómo afrontar ciertas condiciones y sus tratamientos. Estos sitios pueden contener información confiable y útil. Sin embargo, es muy importante verificar la información relacionada con la salud que usted ve en un sitio Web publicado por un individuo. Mientras que muchos de estos sitios contienen buena información algunos pueden contener mitos o difundir rumores.

Otras Organizaciones

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 05/14
Creado: 10/05

Compartir: