Fiebre tifoidea

Compartir:

La fiebre tifoidea es una infección grave y, en algunos casos, con riesgo de vida, que afecta en su mayoría a personas de los países en vías de desarrollo, en los que es difícil encontrar agua potable y otras medidas sanitarias. La enfermedad suele provocar síntomas como fiebre elevada, dolor de estómago y dolor general. Se puede curar con antibióticos.

Si vive en Estados Unidos, las probabilidades de que un integrante de su familia sufra de fiebre tifoidea son mínimas. Pero si tiene planeado viajar a un país extranjero, en especial uno ubicado en la zona de los trópicos, es conveniente que esté informado sobre la fiebre tifoidea. Antes de viajar, vacúnese contra la enfermedad e infórmese acerca de las precauciones de seguridad relacionadas con el agua y los alimentos.

Acerca de la fiebre tifoidea

La fiebre tifoidea es provocada por la bacteria Salmonella Typhi (S. Typhi), que está relacionada con la bacteria salmonella que provoca la intoxicación con alimentos. La S. Typhi suele vivir en los humanos y se despide las heces y la orina.

Una vez que la bacteria se introduce en el cuerpo, se multiplica rápidamente y pasa al torrente sanguíneo. El organismo responde con fiebre elevada y otros síntomas, que aparecen, por lo general, entre una o dos semanas después de la exposición a la bacteria (en algunos casos, más tarde). Los síntomas pueden ser de leves a graves y suelen desaparecer entre 2 y 5 días después de comenzar el tratamiento con antibióticos.

Sin tratamiento, la fiebre tifoidea puede durar un mes o más, y transformarse en una enfermedad muy grave e incluso con riesgo de vida.

Después de recuperarse de la fiebre tifoidea, algunas personas pueden continuar siendo portadoras de la bacteria. Esto significa que no tendrán síntomas, pero tienen la bacteria en su organismo y pueden transmitirla a otras personas.

Cómo se contrae

En general, las personas se contagian la fiebre tifoidea al tomar bebidas o comer alimentos que han sido manipulados por alguien que tiene fiebre tifoidea o que es portador de la enfermedad. Quienes están infectados también pueden contagiar la enfermedad a otras personas de manera directa (por ejemplo, al tocarlos sin lavarse las manos). También se puede contraer la enfermedad al beber agua contaminada por desechos cloacales que contienen la bacteria S. Typhi.

Por este motivo, la enfermedad es común en zonas con malos sistemas de tratamiento de los desechos cloacales y el agua. También es común en las zonas tropicales y subtropicales del mundo, como África, Asia y América Latina.

Señales y síntomas

Los síntomas de la fiebre tifoidea pueden ir de leves a graves, según factores como la edad, la salud y las vacunas que haya recibido la persona infectada, así como el lugar geográfico en el cual se originó la infección.

La fiebre tifoidea puede aparecer repentinamente o de manera gradual durante el transcurso de unas pocas semanas. Los primeros síntomas y señales de la enfermedad incluyen los siguientes:

  • fiebre que puede llegar hasta 104ºF (40ºC)
  • dolor, cansancio o debilidad
  • constipación
  • diarrea
  • dolor de cabeza
  • dolor de estómago y falta de apetito
  • dolor de garganta

Si la fiebre tifoidea no recibe tratamiento, los síntomas empeoran semana tras semana. Además de la fiebre, algunas personas pierden peso; desarrollan una inflamación en el vientre; tienen sarpullido con manchas de color rojizo en la parte inferior del pecho o la parte superior del vientre. Este sarpullido suele desaparecer en 2 a 5 días.

En la mayoría de los casos, los síntomas de la fiebre tifoidea comienzan a desaparecer en la tercera o cuarta semana, siempre y cuando la enfermedad no cause otros problemas de salud. Después de que la enfermedad parece haber desaparecido, puede volver a presentarse.

Complicaciones

Los problemas graves de salud (complicaciones) como resultado de la fiebre tifoidea son muy poco frecuentes en los niños. Cuando los niños desarrollan complicaciones, suelen ser problemas gastrointestinales, específicamente una perforación de los intestinos (un orificio en los intestinos). Ésta es una complicación que pone en riesgo la vida y requiere atención médica inmediata.

Las complicaciones menos comunes incluyen problemas con los pulmones o el corazón, infecciones en los huesos o las articulaciones, infecciones del tracto urinario o problemas mentales.

Cuándo llamar al médico

Comuníquese con el médico si cree que su hijo ha estado expuesto a la fiebre tifoidea o desarrolla algún síntoma de fiebre tifoidea, incluso los más leves, en especial después de visitar una zona en la cual la infección es común.

Para realizar un diagnóstico, el médico evaluará los síntomas de su hijo y le hará preguntas acerca de los antecedentes médicos del niño y los viajes que han realizado recientemente. Es probable que el médico tome una muestra de las heces, la orina o la sangre para comprobar si está presente la enfermedad.

Tratamiento

La fiebre tifoidea se trata con antibióticos que destruyen a la bacteria S. Typhi. Si el médico le receta antibióticos, asegúrese de que su hijo complete el tratamiento. No dé por finalizado el tratamiento antes si su hijo comienza a sentirse mejor.

La mayoría de los niños comienzan a sentirse mejor entre 2 y 3 días después de iniciar el tratamiento. Además de darle antibióticos, ofrézcale a su hijo muchos líquidos para prevenir la deshidratación. Los niños gravemente deshidratados por la pérdida de líquidos debido a la diarrea pueden recibir líquidos por vía intravenosa en un hospital o en otra instalación de atención médica.

El acetaminofeno puede ayudar a bajar la fiebre y esto hará que su hijo se sienta más cómodo. Comuníquese inmediatamente con el médico si los síntomas de su hijo continúan, si los síntomas desaparecen y vuelven a aparecer o si su hijo desarrolla nuevos síntomas.

Detención de la transmisión

Si su hijo se está recuperando de la fiebre tifoidea o es un portador sano de esta enfermedad, la mejor manera de impedir el contagio es el lavado frecuente de manos. Use agua tibia y restriéguese las manos con jabón durante 20 segundos, como mínimo. También limpie todos los días las cosas que toque su hijo (como inodoros, manijas de puertas y teléfonos). Las personas con fiebre tifoidea deben evitar manipular o preparar alimentos y deben conservar sus elementos personales alejados de las pertenencias de otras personas.

Los niños con fiebre tifoidea no deben concurrir a la escuela hasta que la enfermedad haya cumplido su ciclo y el médico indique que ya no tienen la bacteria S. Typhi. Lo mismo ocurre con los adolescentes que trabajan en la industria alimenticia, quienes por ley tal vez no tengan permitido regresar a trabajar hasta que un médico determine que no tienen la bacteria.

Prevención de la infección

En Estados Unidos, hay dos vacunas disponibles contra la fiebre tifoidea. Una está conformada por una serie de cápsulas, mientras que la otra es una inyección. En algunos casos, es necesario un refuerzo.

La vacuna contra la fiebre tifoidea no se aplica por rutina en el calendario de vacunas infantil; por lo tanto, si su hijo viajará a una zona en la cual la fiebre tifoidea es común, deberá pedirle al médico que le prescriba la vacuna. Los niños deben recibir la vacuna al menos entre 1 y 2 semanas antes de viajar. De esta manera, la vacuna tendrá tiempo para hacer efecto.

Incluso si su hijo ha sido vacunado, recuerde que las vacunas no son totalmente efectivas y que pierden efectividad con el transcurso del tiempo; por lo tanto, asegúrese de tomar (tanto usted como su hijo) las siguientes precauciones en las zonas de alto riesgo:

  • Purifique el agua. Hierva o desinfecte el agua que utilizará para beber, lavar o preparar alimentos, hacer hielo, café o té, o para cepillarse los dientes. Lo más conveniente es beber únicamente agua embotellada (el agua con gas es más segura) u otras bebidas en latas o botellas, pero limpie la parte externa de la botella o la lata antes de beber. Dígales a sus hijos que eviten tomar agua de los grifos, bebidas de máquinas y hielo. Y recuérdeles que no traguen agua en la ducha o el baño.
  • Cocine todos los alimentos. Cueza totalmente todos los alimentos y evite los alimentos de vendedores ambulantes o alimentos que se almacenen o sirvan a temperatura ambiente. Por el contrario, opte por comidas y alimentos envasados que estén recién cocidos y se sirvan calientes.
  • Evite los alimentos crudos. Evite las verduras y las frutas crudas y sin pelar que puedan haber sido lavadas con agua contaminada; en especial, la lechuga y las frutas que no se pueden pelar, como los frutos rojos. Las bananas, el aguacate y las naranjas son mejores opciones, pero asegúrese de pelarlas usted mismo. Por razones de seguridad, tal vez sea conveniente que sus hijos eviten cualquier alimento crudo.
  • Lávese las manos con frecuencia. Lávese con agua pura tibia y jabón, en especial después de que los niños usen el baño o antes de preparar alimentos. Si no hay agua y jabón, use un desinfectante para las manos a base de alcohol.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: diciembre de 2012

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

© 1995-2012 The Nemours Foundation/KidsHealth. Todos los derechos reservados.

Nota: Toda la informacion incluida en este material tiene propositos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnostico o tratamiento, tenga a bien consultar con su medico de cabecera.

Revisado/actualizado: 12/12
Creado: 03/13

Compartir:

Enfermedades y Afecciones

Por Nombre

Por Edad

Por Síntoma

Adenovirus

Aneurisma aórtico abdominal

Sangrado uterino anormal

Acné

Anemia

Bronquitis aguda

Enfermedad de Addison

Capsulitis adhesiva

Abuso del alcohol

Conjuntivitis alérgica

Rinitis alérgica

Enfermedad de Alzheimer

Ambliopía

Amenorrea

Anafilaxia

Angina

Arritmia

Displasia ventricular derecha arritmogénica

Asma

Aterosclerosis

Trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD)

Autismo

Babesiosis

Endocarditis bacteriana

Vaginosis bacteriana

Esófago de Barrett

Quiste de la glándula de Bartolino

Chinches

Parálisis facial de Bell

Vértigo posicional paroxístico benigno

Hiperplasia prostática benigna

Trastorno bipolar

Sangrado en las primeras etapas del embarazo

Blefaroespasmo

Cáncer de seno

Dolor de senos en las mujeres

Bronquiolitis

Quemazón

Síndrome de ardor en la boca

Bursitis de la cadera

Cáncer

Úlceras bucales

Miocardiopatía

Síndrome del túnel carpiano

Enfermedad por arañazo de gato

Enfermedad celíaca

Parálisis cerebral

Cáncer de cuello uterino

Distonía cervical

Mielopatía cervical espondilótica

Clamidia

Bronquitis crónica

Tos crónica

Síndrome de fatiga crónica

Enfermedad crónica de los riñones

EPOC

Dolor crónico

Dolor pélvico crónico

Cirrosis e hipertensión portal

Infección por Clostridium difficile

Drogas de club: Mitos y realidades

Resfriados y gripe

Cólicos

Cáncer colorrectal

Síndrome de dolor regional complejo

Conmoción

Hiperplasia suprarrenal congénita

Enfermedades cardíacas congénitas

Estreñimiento

Enfermedad de las arterias coronarias

Crup

Síndrome de Cushing

Citomegalovirus

Trombosis venosa profunda

Demencia

Fiebre del dengue

Depresión

Tenosinovitis de De Quervain

Diabetes

Diabetes insípida

Cetoacidosis diabética

Nefropatía diabética

Neuropatía diabética

Retinopatía diabética

Dermatitis del pañal

Enfermedades diverticulares

Síndrome de Down

Dismenorrea

Dispareunia

Dispepsia

Disfagia

Trastorno distímico

Infecciones del oído

Trastornos de la alimentación

Equinococosis

Infección por E. coli

Embarazo ectópico

Eccema y dermatitis atópica

Edema

Ehrlichiosis

Cáncer de endometrio

Endometriosis

Epilepsia

Disfunción eréctil

Atresia esofágica y fístula traqueoesofágica

Temblor esencial

Disfunción de las trompas de Eustaquio

Broncoespasmo inducido por el ejercicio

Urticaria (ronchas) inducida por el ejercicio

Desmayos

Convulsiones febriles

Incontinencia fecal

Tríada de la mujer deportista

Síndrome de alcoholismo fetal

Fiebre en lactantes y niños

Fibromialgia

La quinta enfermedad

Pie plano

Alergias a los alimentos

Intoxicación alimentaria

Galactorrea

Cálculos biliares

El juego

Gastroparesia

Trastorno de ansiedad generalizada

Verrugas genitales

Diabetes gestacional

Arteritis de células gigantes

Giardiasis

Glaucoma

Gota

Infección por estreptococo del grupo B

Ginecomastia

Caída del cabello

Halitosis

Dedo en martillo

Enfermedad de Hashimoto

Dolores de cabeza

Lesiones en la cabeza

Piojos de cabeza

Problemas de audición en niños

Ataque cardíaco

Acidez estomacal

Insuficiencia cardíaca

Soplos cardíacos

Palpitaciones cardíacas

Fiebre miliaria

La gonorrea

Síndrome HELLP

Síndrome urémico hemolítico

Hemorroides

Púrpura de Henoch-Schönlein

Hepatitis A

Hepatitis B

Hepatitis C

Hemocromatosis hereditaria

Hernia de disco

Herpes

Hidradenitis supurativa

Mal de altura

Presión arterial alta

Colesterol alto

Fracturas de cadera

Problemas de cadera en lactantes

Enfermedad de Hirschsprung

Hirsutismo

Histoplasmosis

VIH y SIDA

Virus del papiloma humano (HPV)

Hipercoagulabilidad

Hiperhidrosis

Hiperparatiroidismo

Hipertiroidismo

Insuficiencia adenohipofisaria

Hipotiroidismo

Púrpura trombocitopénica idiopática

Enfermedad inflamatoria intestinal

Uñas de los pies encarnadas

Abuso de inhalantes

Insomnio

Cistitis intersticial

Nefritis intersticial

Intertrigo

Marcha convergente

Retraso del crecimiento intrauterino

Intususcepción

Síndrome del intestino irritable

Ictericia

Artritis reumatoide juvenil

Enfermedad de Kawasaki

Queloides

Queratosis pilaris

Quistes en los riñones

Cálculos renales

Laberintitis

Alergia al látex

Lepra

Liquen plano

Liquen escleroso

Lipomas

Lumbalgia

Estenosis del canal espinal lumbar

Lupus

Enfermedad de Lyme

Malaria

Esterilidad masculina

Dedo en maza

Enfermedad psicógena masiva

Mastitis

Mastocitosis

Divertículo de Meckel

Melasma

Enfermedad de Meniere

Menopausia

Síndrome metabólico

Estafilococo áureo resistente a la meticilina (MRSA)

Hematuria microscópica

Migrañas

Prolapso de la válvula mitral

Mononucleosis

Náuseas matutinas

Esclerosis múltiple

Mieloma múltiple

Paperas

Infecciones micóticas en las uñas

Cáncer de nasofaringe

Pesadillas y terrores nocturnos en los niños

Enfermedad del hígado graso no alcohólico

Sangrados nasales

Trastorno obsesivo-compulsivo

Adicción a los opioides

Trastorno de oposición desafiante

Enfermedad de Osgood-Schlatter

Osteoartritis

Osteocondritis disecante

Osteopenia

Osteoporosis

Osteosarcoma

Quiste ovárico

Pancreatitis

Trastorno de pánico y ataques de pánico

Parafimosis

Enfermedad de Parkinson

Paroniquia

Síndrome de dolor rotulofemoral

Enfermedad inflamatoria pélvica

Enfermedad arterial periférica y claudicación

Absceso periamigdalino

Enfermedad de Peyronie

Sinovitis vellonodular pigmentada (PVNS)

Quiste pilonidal

Infección por oxiuros

Síndrome del piriforme

Pitiriasis rosada

Fascitis plantar

Neumonía

Hiedra venenosa

Enfermedad del riñón poliquístico

Síndrome de ovario poliquístico

Policitemia vera

Depresión posparto

Trastorno por estrés postraumático

Prediabetes

Hipertensión inducida por el embarazo

Eyaculación precoz

Trastorno disfórico premenstrual

Síndrome premenstrual (SPM)

Cáncer de próstata

Prostatitis

Prurito

Pseudogota

Psoriasis

Hipertensión pulmonar

Enfermedad de Raynaud

Artritis reactiva

Infecciones reiteradas en los niños

Síndrome de las piernas inquietas (RLS)

Artritis reumatoide

Raquitismo

Rosácea

Sarcoidosis

Esclerodermia

Escoliosis

Trastorno afectivo estacional (SAD)

Dermatitis seborreica

Disfunción sensorial

Enfermedad de Sever

Disfunción sexual (mujeres)

Infecciones de transmisión sexual (STI)

Culebrilla

Falta de aire

Inestabilidad del hombro

Enfermedad de células falciformes

Síndrome del seno enfermo

Sinusitis

Síndrome de Sjögren

Cáncer de piel

Apnea del sueño

Sonambulismo

Deslizamiento de la epífisis de la cabeza femoral

Enfermedad de los vasos sanguíneos pequeños

Fobia social

Trastornos somatomorfos

Dolor de garganta

Retraso del habla y del lenguaje en niños

Lesión de la médula espinal

Cáncer de estómago

Estrabismo (ojos bizcos)

Infección de la garganta por estreptococos

Orzuelo

Abuso de sustancias

Sífilis

Talasemia

Tiroiditis

Nódulos tiroideos

Codo de tenista

Cáncer de testículo

Torsión testicular

Toxocariasis

Fiebre recurrente transmitida por las garrapatas

Tics y síndrome de Tourette

Infecciones por tiña

Tinnitus

Adicción al tabaco

Amigdalitis

Toxoplasmosis

Sinovitis transitoria de la cadera

Lesión cerebral traumática

Diarrea del viajero

Neuralgia del trigémino

Tuberculosis

Esclerosis tuberosa

Fiebre tifoidea

Úlceras

Testículos no descendidos

Espasticidad en las extremidades superiores

Incontinencia urinaria

Infecciones del tracto urinario

Fibromas uterinos

Flujo vaginal

Várices

Infección por Vibrio vulnificus

Pérdida de visión

Vómitos y diarrea

Cáncer vulvar

Vulvodinia

Verrugas

Virus del Nilo Occidental

Tos ferina

Síndrome de Wolff-Parkinson-White

Infecciones por hongos en forma de levadura

Obesidad

Choosing Wisely: Exámenes y tratamientos que debe hablar con su médico