Adicción al tabaco | Tabaco sin humo: Consejos para dejarlo

Compartir:

¿Por qué es difícil dejar de usar tabaco sin humo?

Al igual que los cigarrillos, el tabaco sin humo (rapé o tabaco para mascar) contiene nicotina, una sustancia muy adictiva que provoca cambios en su manera de pensar y actuar. Si es adicto a la nicotina, usted ansía el "colocón" que siente al usar tabaco sin humo y tiene que usar más y más para obtener el efecto que desea.

El tabaco sin humo incorpora más nicotina en el torrente sanguíneo que los cigarrillos. Este es un motivo por el cual las personas que mascan o chupan tabaco con regularidad podrían pensar que dejar el tabaco sin humo es aún más difícil que dejar el hábito de fumar cigarrillos.

También es posible que usar tabaco sin humo sea un hábito para usted cuando está en determinadas situaciones o con determinadas personas. Por ejemplo, es posible que siempre masque tabaco cuando va a un evento deportivo o cuando mira televisión. Puede ser difícil romper este patrón de conducta.

Sin embargo, muchos consumidores de tabaco sin humo lo han dejado con éxito y, por lo tanto, usted también puede. Su médico de familia puede ayudarlo a que lo deje.

¿Por qué es importante que deje de usar tabaco sin humo?

El uso de cualquier producto derivado del tabaco tiene efectos tanto inmediatos como a largo plazo en la salud y en el bienestar general. El tabaco sin humo mancha y desgasta los dientes, hace que las encías se retraigan (se despeguen) y produce llagas en la boca. El mal aliento también es un problema común. Con el tiempo, el uso del tabaco sin humo puede provocar cáncer de boca. La nicotina del tabaco sin humo también aumenta la presión arterial y los niveles de colesterol, y puede aumentar su riesgo de tener un ataque cardíaco.

Indique sus propios motivos por los que quiere dejar de usar tabaco sin humo. Además de los efectos del tabaco sin humo en la salud, es posible que le preocupe ahorrar dinero o dar un buen ejemplo a sus familiares y amigos. Escriba los motivos por los que quiere dejar el hábito. Luego, conserve su lista en lugares donde pueda verla a menudo.

¿Qué puedo hacer para prepararme para dejar de usar tabaco sin humo?

Fije una fecha para dejar el hábito y respétela. Elija una fecha que sea de 2 a 4 semanas a partir de hoy. Dejar el hábito puede ser difícil, por lo tanto, elabore un plan que le dé resultado. Prepárese para dejar el hábito identificando los momentos en los que más deseará el tabaco sin humo. Planifique evitar esas situaciones o tener con usted sustitutos del tabaco (como, semillas de girasol o chicle para mascar). Elimine todo el tabaco para mascar o el rapé que tenga antes de su fecha para dejar el hábito. Comience ahora a reducir la cantidad que masca o chupa.

Reciba el apoyo de su familia, sus amigos y su médico. Aun mejor, haga que un amigo o un familiar que usen tabaco sin humo dejen de mascar o chupar el tabaco al mismo tiempo que usted. Hay estudios que han mostrado que las personas que tienen el apoyo de la familia y amigos dejan el hábito con más éxito. También es posible que su médico pueda recomendar un programa de apoyo que podría ayudarlo a dejar el hábito.

¿Qué puedo usar para reemplazar el tabaco sin humo?

Hable con su médico sobre si el chicle de nicotina u otro producto de reemplazo de nicotina son adecuados para usted. Generalmente, las personas que usan 3 o más botes o bolsas a la semana, las personas que usan tabaco sin humo durante 30 minutos después de despertarse y las personas que, por lo general, tragan el jugo del tabaco cuando lo mascan o chupan son las que más se benefician del reemplazo de nicotina.

Encuentre un sustituto oral que disfrute para el tabaco sin humo. Esto puede ser chicles sin azúcar, caramelos duros, carne seca de res o semillas de girasol. No sustituya el tabaco sin humo con fumar cigarrillos. Deje de usar todos los productos derivados del tabaco.

Busque actividades para hacer cuando desee mascar o chupar tabaco. Muchas personas mascan o chupan tabaco cuando están aburridas. En su lugar, salir a caminar o a trotar rápido, levantar pesas, tomar una ducha caliente para relajarse o hacer alguna actividad que disfrute mantendrán su mente alejada del tabaco sin humo.

¿Qué sucede si tengo un desliz y comienzo a usar tabaco sin humo nuevamente?

Esto es normal. ¡Aprenda de su desliz! Piense sobre lo que puede hacer para evitar esa situación la próxima vez. Planifique maneras de manejar sus actividades sin volver a usar tabaco sin humo.

Una vez que deje el hábito, felicítese. ¡Ha trabajado duro! Celebre que venció el hábito usando el dinero que hubiese gastado en tabaco sin humo para comprarse un regalo o hacer alguna actividad que disfrute.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 05/14
Creado: 09/00

Compartir: