Adicción al tabaco | Tratamiento

Compartir:

¿Cómo puedo dejar el hábito de fumar?

Tendrá mejores probabilidades de dejar de fumar si hace lo siguiente:

  • Se prepara.
  • Obtiene apoyo y aliento.
  • Obtenga información sobre cómo manejar el estrés y la necesidad imperiosa de fumar.
  • Recibe medicamentos y los usa correctamente.
  • Está preparado para enfrentar las recaídas.
  • Continúa intentando.

Pasos para que dejar el hábito sea más fácil:

  • Elija una fecha para dejar de fumar. Elija una fecha que sea de 2 a 4 semanas a partir de hoy, para que pueda prepararse para dejar el hábito. Si es posible, elija un momento en el que se producirán cambios en su vida, como cuando está por tomarse un descanso de la escuela. O solo elija un momento en el que no espera ningún estrés adicional en la escuela, en el trabajo o en el hogar. Por ejemplo, deje el hábito después de los exámenes finales, no durante estos.
  • Haga una lista de los motivos por los que desea dejar al hábito. Tenga la lista a la mano para poder leerla cuando tenga un antojo de nicotina.
  • Lleve un registro de dónde, cuándo y por qué fuma. Podría convenirle tomar notas durante alrededor de una semana para saber con anticipación cuándo y por qué ansía un cigarrillo. Planifique lo que hará en lugar de fumar (consulte la lista anterior para obtener ideas). También podría convenirle planificar lo que les dirá a las personas que lo presionan para fumar.
  • Deseche todo su tabaco. Limpie su habitación si ha fumado allí. Deseche todos los ceniceros y encendedores, cualquier cosa que lo conecte con el hábito de fumar.
  • Comente a sus amigos que está dejando el hábito. Pídales que no lo presionen para que fume. Busque otras actividades para hacer con ellos que no sean fumar.
  • Cuando llegue la fecha de dejar de fumar, DEJE DE FUMAR. Planifique pequeñas recompensas para usted por cada día, semana o mes que no fume tabaco. Por ejemplo, cómprese una camisa nueva o invite a un amigo al cine.

¿Qué sucede con los productos de reemplazo de nicotina o los medicamentos para ayudar a dejar el hábito de fumar?

Los productos de reemplazo de nicotina son maneras de incorporar nicotina sin fumar. Estos productos están disponibles en varias formas: chicles, parches, aerosoles nasales, inhaladores y pastillas. Puede comprar chicles, parches y pastillas de nicotina sin una receta de su médico. El reemplazo de nicotina funciona disminuyendo las ansias de nicotina que le genera el cuerpo y reduciendo los síntomas de abstinencia. Esto le permite enfocarse en los cambios que necesita hacer en los hábitos y en el entorno. Una vez que se sienta más seguro como no fumador, manejar su adicción a la nicotina es más fácil.

Los medicamentos de venta con receta como la bupropiona y la vareniclina ayudan a algunas personas a dejar el hábito de fumar. Estos medicamentos no contienen nicotina, pero ayudan a que resista su necesidad imperiosa de fumar.

Hable con su médico sobre cuáles de estos productos tienen más probabilidades de brindarle un resultado exitoso. Para que algunos de estos productos funcionen, debe seguir con cuidado las instrucciones del envase. Es muy importante que no fume mientras usa los productos de reemplazo de nicotina.

¿Cómo puedo obtener apoyo y aliento?

Comente a su familia y amigos qué tipo de ayuda necesita. Su apoyo facilitará que usted deje el hábito de fumar. Además, pida a su médico de familia ayuda para elaborar un plan a fin de dejar el hábito de fumar. Puede darle información por línea telefónica directa, como por el 1-800-QUIT-NOW (784-8669), o materiales de autoayuda que pueden ser muy útiles. Su médico también puede recomendar un programa para dejar el hábito de fumar. Estos programas por lo general se realizan en hospitales o centros de salud locales.

Recompénsese por dejar el hábito de fumar. Por ejemplo, cómprese algo especial con el dinero que ahorró por no fumar.

Recuerde: necesitará un poco de ayuda para dejar el hábito de fumar. Nueve de cada 10 fumadores que intentaron dejar "en seco" fracasaron porque la nicotina es muy adictiva. Pero es fácil encontrar ayuda para dejar el hábito.

¿Qué sucede con el estrés y mi necesidad imperiosa de fumar?

Es posible que tenga el hábito de usar cigarrillos para relajarse durante los momentos estresantes. Afortunadamente, existen buenas maneras de manejar el estrés sin fumar. Puede relajarse con un baño caliente, yendo caminar o respirando lenta y profundamente. Considere hacer cambios en la rutina diaria que lo ayudarán a resistir la necesidad imperiosa de fumar. Por ejemplo, si solía fumar cuando tomaba café, en su lugar tome té caliente.

¿Cómo me sentiré cuando deje el hábito?

Es posible que se sienta tenso e irritable. También es posible que se enoje o moleste más rápido, tenga problemas para concentrarse y se sienta más hambriento que lo habitual. Es posible que tenga más dolores de cabeza y tos al principio (mientras se limpian los pulmones). Todos estos pueden ser síntomas de abstinencia de la nicotina. Tenga en cuenta que los peores síntomas pasarán en unos pocos días. Sin embargo, es posible que aún continúe teniendo ansias de tabaco. Esas ansias están menos relacionados con la adicción a la nicotina y más relacionados con el hábito de fumar.

¿Subiré de peso cuando deje el hábito?

Algunas personas suben unas pocas libras. Otras personas bajan de peso. El motivo principal por el cual algunas personas suben de peso es que comen más alimentos como sustituto del hábito de fumar. Puede evitar subir de peso controlando cuánto come, manteniéndose ocupado y haciendo ejercicios.

¿Qué sucede si no puedo dejar el hábito?

Usted puede dejar el hábito. La mayoría de las personas intentan dejar el hábito más de una vez antes de tener éxito. Por lo tanto, no se rinda si recae. Recuerde por qué desea dejar el hábito. Piense sobre qué hizo que recayera. Determine cómo manejará la situación en forma diferente la próxima vez. Luego, comprométase a dejar el hábito. ¡Usted puede hacerlo!

Fuente

Reducing Tobacco Use in Adolescents by Irene M. Rosen, LTC, MC, USA, and Douglas M. Maurer, MAJ, MC, USA (American Family Physician febrero 15, 2008, http://www.aafp.org/afp/20080215/483.html)

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 05/14
Creado: 09/09

Compartir: