Dedo en martillo | Tratamiento

Compartir:

¿Cómo se trata el dedo en martillo?

Si el dedo del pie afectado aún tiene flexibilidad, tal vez se pueda tratar vendando o entablillando el dedo del pie para mantenerlo derecho. Su médico de familia puede mostrarle cómo hacer esto. También puede probar usar zapatos correctivos, cobertores de callos y otros dispositivos para reducir el dolor.

Es posible que deba hacer determinados ejercicios para mantener la flexibilidad de las articulaciones del dedo del pie. Por ejemplo, es posible que deba mover y estirar el dedo del pie suavemente con las manos. También puede hacer ejercicios levantando cosas con los dedos del pie. Los objetos pequeños o suaves, como las canicas o las toallas, funcionan mejor.

Si el dedo en martillo le empieza a doler, es posible que deba aplicar una compresa de hielo varias veces al día. Esto puede ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (que también se llaman AINE), como ibuprofeno (dos marcas: Advil, Motrin) o naproxeno (una marca: Aleve), pueden ser útiles. Si el dolor y la hinchazón son intensos, es posible que su médico deba aplicarle una inyección de corticosteroides en la articulación del dedo del pie.

¿Necesitaré cirugía para el dedo en martillo?

Si tiene un caso grave de dedo en martillo o si el dedo del pie afectado ha perdido la flexibilidad, es posible que necesite cirugía para enderezar la articulación del dedo del pie. La cirugía requiere solo un anestésico local (un medicamento para adormecer el área afectada) y, por lo general, un procedimiento ambulatorio. Esto significa que no es necesario que permanezca en el hospital para la cirugía.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 04/14
Creado: 11/09

Compartir: