Eccema y dermatitis atópica | Prevención

Compartir:

¿Qué puedo hacer con respecto al eccema y a la dermatitis atópica?

El eccema y la dermatitis atópica no se pueden curar, pero pueden manejarse, y usted puede aprender a evitar aquello que los desencadena.

Limite su contacto con las sustancias que puedan irritar la piel.

Algunas sustancias que pueden irritar la piel incluyen artículos de limpieza para el hogar, detergentes, lociones para después de afeitarse, jabón, gasolina, aguarrás y otros solventes. Intente evitar el contacto con las sustancias que le provocan eccema. Los jabones y la humedad pueden provocar irritación de la piel. Lávese las manos solo cuando sea necesario y use un jabón suave, sin perfume, como Dove, Basis u Oil of Olay, en especial si tiene eccema en las manos. Séquese las manos por completo después de lavárselas.

Use guantes para proteger la piel de las manos.

Use guantes de vinilo o de plástico para las tareas que requieren que tenga las manos en el agua. Además, use guantes cuando las manos tengan que ser expuestas a cualquier sustancia que pueda irritarle la piel. Use guantes de algodón debajo de los guantes de plástico para que absorban el sudor de las manos. Haga pausas ocasionales y quítese los guantes para prevenir la acumulación de sudor dentro de los guantes.

Use guantes cuando salga al aire libre en invierno. El aire frío y la baja humedad pueden secarle la piel, y la sequedad puede hacer que su eccema empeore.

Use ropa de algodón o de una mezcla de algodón.

La lana y algunas telas sintéticas pueden irritarle la piel.

Cuidado de la piel en el baño o la ducha.

Báñese solo con un jabón suave, sin perfume, como Dove, Basis o Oil of Olay. Use una cantidad pequeña de jabón. Mantenga el agua fría o tibia, no caliente. Remojarse en la tina por poco tiempo puede ser bueno para la piel porque la capa externa de la piel puede absorber el agua y volverse menos seca. Remójese durante 15 a 20 minutos. Luego, use una toalla suave para secar la piel con palmaditas y sin frotarla. Inmediatamente después de secarse, aplique un humectante a la piel. Esto ayuda a conservar la humedad.

Use un humectante en la piel todos los días.

Los humectantes ayudan a mantener la piel suave y flexible. Previenen las grietas en la piel. Un humectante común es lo mejor. Evite los humectantes con fragancias (perfume) y muchos ingredientes adicionales. Un humectante bueno y barato es la vaselina común (como Vaseline). Use humectantes que sean más grasosos que cremosos porque, por lo general, las cremas contienen más conservantes.

El uso regular de un humectante puede ayudar a prevenir la sequedad en la piel que es común en el invierno.

Evite acalorarse o sudar demasiado.

El exceso de calor y de sudor puede provocar más irritación y comezón en la piel. Intente evitar las actividades que hacen que se acalore o sude.

Obtenga información sobre cómo manejar el estrés en su vida.

El eccema puede exacerbarse cuando usted está estresado. Obtenga información sobre cómo reconocer y sobrellevar el estrés. Las técnicas de reducción del estrés pueden ayudar. Cambiar sus actividades para reducir el estrés diario también puede ser útil.

Continúe el cuidado de la piel incluso después de que la piel haya sanado.

El área donde tuvo el eccema puede irritarse de nuevo con facilidad, de modo que necesita atención especial. Continúe siguiendo los consejos de este folleto incluso después de que la piel haya sanado.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 04/14
Creado: 09/96

Compartir: