Diabetes | Terapia con insulina

Compartir:

¿Por qué necesito aplicarme insulina?

Cuando usted digiere los alimentos, el cuerpo convierte la mayor parte de ellos en glucosa (una forma de azúcar). La insulina permite que esta glucosa ingrese en todas las células del cuerpo y se use como energía. Cuando usted tiene diabetes, el cuerpo no fabrica una cantidad suficiente de insulina o no puede usarla en forma adecuada, de modo que la glucosa se acumula en la sangre, en lugar de ingresar en las células. Una cantidad excesiva de glucosa en la sangre puede provocar problemas de salud graves.

Todas las personas que tienen diabetes tipo 1 y algunas personas que tienen diabetes tipo 2 necesitan aplicarse insulina para ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre. El objetivo de aplicarse insulina es mantener el nivel de azúcar en la sangre en un rango de valores normales tanto como sea posible, de modo que usted permanezca saludable. La insulina no puede tomarse por boca. Por lo general, se aplica mediante inyecciones. También puede aplicarse con una pluma de insulina o una bomba de insulina.

¿Con qué frecuencia necesitaré aplicarme insulina?

Usted y su médico desarrollarán un cronograma que sea adecuado para usted. La mayoría de las personas que tienen diabetes y se aplican insulina necesitan, al menos, 2 inyecciones de insulina al día para lograr un buen control del nivel de azúcar en la sangre. Algunas personas necesitan 3 ó 4 inyecciones al día.

¿Necesito monitorear mi nivel de azúcar en la sangre?

Sí. [LINK]Monitorear[END LINK] y controlar el nivel de azúcar en la sangre son clave para prevenir las complicaciones de la diabetes. Si usted todavía no monitorea su nivel de azúcar en la sangre, deberá aprender a hacerlo. Examinar su nivel de azúcar en la sangre implica pincharse el dedo para obtener una gotita de sangre que usted coloca en una tira reactiva. Puede leer los resultados o insertar la tira en una máquina, que se llama medidor de glucosa electrónico. Los resultados le indicarán si su nivel de azúcar en la sangre se encuentra o no dentro del rango de valores saludables. Su médico le dará información adicional sobre cómo monitorear su nivel de azúcar en la sangre.

¿Cuándo debo aplicarme insulina?

Usted y su médico deben analizar cuándo y cómo aplicarse la insulina. El tratamiento de cada persona es distinto. Algunas personas que usan insulina en forma regular se la aplican 30 a 60 minutos antes de una comida. Algunas personas que usan insulina de acción rápida se la aplican justo antes de comer.

Tipos de insulina

La insulina de acción rápida (como la insulina lispro, la insulina aspart y la insulina glulisina) comienza a actuar en alrededor de 15 minutos. Puede durar de 3 a 5 horas.

La insulina de acción corta (como la insulina regular) comienza a actuar en 30 a 60 minutos y dura de 5 a 8 horas.

La insulina de acción intermedia (como la insulina NPH) comienza a actuar en 1 a 3 horas y dura de 12 a 16 horas.

La insulina de acción prolongada (como la insulina glargina y la insulina detemir) comienza a actuar en alrededor de 1 hora y dura de 20 a 26 horas.

La insulina premezclada es una combinación de 2 tipos de insulina (por lo general, una insulina de acción rápida o de acción corta y una insulina de acción intermedia).

¿Qué es una insulina de acción rápida? ¿Cómo puede ayudar a controlar mi nivel de azúcar en la sangre?

La insulina de acción rápida comienza a actuar en forma más rápida que otros tipos de insulina. Comienza a actuar en el término de 15 minutos y desaparece del cuerpo después de 3 a 5 horas. Existen 3 tipos de insulina de acción rápida:

  • Insulina lispro
  • Insulina aspart
  • Insulina glulisina

Para mantener estable su nivel de azúcar en la sangre durante todo el día, también es posible que su médico le recete una insulina de acción más prolongada u otro fármaco para que tome todos los días, además de la insulina de acción rápida.

¿Cuándo me aplico la insulina de acción rápida?

La insulina de acción rápida debe inyectarse no más de 15 minutos antes de comer. Su médico le indicará qué cantidad de insulina inyectarse. Recuerde: no debe esperar más de 15 minutos para comer después de aplicarse una inyección de esta insulina.

La aplicación de la insulina de acción rápida puede ser más conveniente que la de la insulina regular. Con la insulina regular, usted se inyecta la insulina y luego espera de 30 a 60 minutos antes de comer. Para muchas personas, resulta difícil programar sus comidas en torno a las inyecciones de insulina regular. A veces, terminan comiendo demasiado pronto o demasiado tarde. Entonces, no logran el mejor control del nivel de azúcar en la sangre. Dado que la insulina de acción rápida se aplica cerca de las horas de la comida, podría ayudar a controlar el nivel de azúcar en la sangre en forma más eficaz.

¿Puedo mezclar insulina de acción rápida con otros tipos de insulina?

Puede mezclar una insulina de acción rápida con una insulina de acción intermedia, de acuerdo con las instrucciones de su médico. La insulina de acción rápida siempre debe cargarse primero en la jeringa. Esto impedirá que la insulina de acción intermedia se traspase al frasco de la insulina de acción rápida. Después de mezclar la insulina de acción rápida con una insulina de acción intermedia en la misma jeringa, usted debe inyectarse la mezcla debajo de la piel en el término de 15 minutos. Recuerde que debe comer en el término de 15 minutos después de aplicarse la inyección.

¿Cómo preparo la dosis correcta de insulina?

Puede aplicarse insulina con una jeringa que usted carga desde un vial o con una pluma dosificadora que contenga insulina. Para preparar una dosis de insulina con una jeringa, siga los siguientes pasos:

  1. Lávese las manos.
  2. Retire la cubierta plástica del nuevo frasco de insulina y limpie el tapón del frasco con un hisopo de algodón que haya embebido en alcohol. Lo mejor es que la insulina de acción rápida esté a temperatura ambiente antes de inyectársela.
  3. Tire hacia atrás del émbolo de la jeringa. Esto carga una cantidad de aire en la jeringa que es igual a la dosis de insulina que se está aplicando. Luego inserte la aguja de la jeringa a través del tapón de caucho del frasco de insulina. Inyecte aire en el frasco empujando el émbolo de la jeringa hacia adelante. Luego, ponga el frasco boca abajo.
  4. Asegúrese de que la punta de la aguja esté dentro de la insulina. Tire del émbolo de la jeringa hacia atrás para cargar en la jeringa la dosis correcta de insulina (IMAGEN 1). La dosis de insulina se mide en unidades.
  1. Asegúrese de que no haya burbujas de aire en la jeringa antes de retirar la aguja del frasco de insulina. Las burbujas de aire pueden reducir la cantidad de insulina que se aplica con la inyección. Si hay burbujas de aire, sostenga la jeringa y el frasco derechos hacia arriba con una mano, golpee suavemente la jeringa con la otra mano y permita que las burbujas floten hacia la superficie. Empuje el émbolo de la jeringa para hacer pasar las burbujas de aire de nuevo al frasco de insulina. Luego extraiga la dosis de insulina correcta tirando del émbolo hacia atrás.
  2. Límpiese la piel con un algodón embebido en alcohol (IMAGEN 2). Sujete un pliegue de piel e inyéctese la insulina en un ángulo de 90° (IMAGEN 3). (Si usted es una persona delgada, es posible que deba pincharse la piel e inyectarse la insulina en un ángulo de 45° [IMAGEN 4]). Una vez que tenga la aguja en la piel, no es necesario que lleve el émbolo de la jeringa hacia atrás para revisar si hay sangre.

Si su insulina de acción rápida viene en una pluma, su médico o el personal del consultorio pueden mostrarle cómo usarla de manera correcta. Siga las instrucciones atentamente.

¿Dónde me inyecto la insulina?

La insulina se inyecta justo debajo de la piel. Su médico o el personal del consultorio pueden mostrarle cómo y dónde aplicarse una inyección de insulina. Los lugares habituales para inyectarse insulina son la parte superior del brazo, el frente y el costado de los muslos y el abdomen. No se inyecte insulina en un lugar que esté a menos de 2 pulgadas del ombligo.

Para evitar que se le engrose la piel, trate de no inyectarse insulina en el mismo lugar una y otra vez. En vez de eso, vaya rotando los lugares de inyección.

¿Qué es una reacción a la insulina?

Si va a usar insulina de acción rápida, debe tener en cuenta las reacciones a la insulina y saber cómo tratarlas. La insulina de acción rápida comienza a actuar con mucha rapidez. Así que, mientras usted y su médico colaboran para averiguar cuál es la dosificación correcta de esta insulina, es posible que usted tenga algunas reacciones a la insulina.

La hipoglucemia es el nombre para una afección en la cual el nivel de azúcar en la sangre es demasiado bajo. Si usted usa insulina, su nivel de azúcar en la sangre puede bajar demasiado si hace más ejercicio de lo habitual, si no come lo suficiente, si no come puntualmente o si se aplica demasiada cantidad de insulina. La mayoría de las personas que se aplican insulina tienen reacciones a la insulina en algún momento. Entre los signos de una reacción a la insulina y de hipoglucemia, se incluyen los siguientes:

  • Sentirse muy cansado.
  • Bostezar con frecuencia.
  • No poder hablar o pensar con claridad.
  • Perder coordinación muscular.
  • Sudoración.
  • Contracciones espasmódicas.
  • Tener una convulsión.
  • Sentir, en forma repentina, que uno está por desmayarse.
  • Ponerse muy pálido.
  • Perder el conocimiento.

¿Cómo puedo manejarme frente a una reacción a la insulina?

Las personas que tienen diabetes deben llevar, al menos, 15 gramos de un carbohidrato de acción rápida en todo momento para un caso de hipoglucemia o una reacción a la insulina. Los siguientes son ejemplos de recursos de energía rápida que pueden aliviar los síntomas de una reacción a la insulina:

  • Gaseosa no dietética: ½ a ¾ vaso.
  • Jugo de fruta: ½ vaso.
  • Fruta: 2 cucharadas de uvas pasas.
  • Leche: 1 taza.
  • Caramelo: 5 pastillas.
  • Comprimidos de glucosa: 3 comprimidos (5 gramos cada uno).

Si no se siente mejor 15 minutos después de tomar un carbohidrato de acción rápida o si el monitoreo indica que el nivel de azúcar en la sangre es todavía demasiado bajo, tome otros 15 gramos de un carbohidrato de acción rápida.

Enseñe a sus amigos, compañeros de trabajo y familiares cómo tratar la hipoglucemia, porque es posible que, a veces, necesite su ayuda. Además, mantenga a mano un suministro de glucagón. El glucagón viene en un kit con un polvo y un líquido que deben mezclarse y luego inyectarse. Le elevará el nivel de azúcar en la sangre. Si usted está inconsciente o si no puede comer ni beber, otra persona puede aplicarle una inyección de glucagón. Hable con su médico para obtener información sobre cuándo y cómo usar glucagón.

¿Cómo puedo impedir que mi nivel de azúcar en la sangre sea demasiado alto o demasiado bajo?

Debe examinar su nivel de azúcar en la sangre en forma periódica con un monitor de glucosa en la sangre. Su médico o el personal del consultorio pueden enseñarle cómo usar el monitor. Deberá anotar cada medición y mostrar este registro a su médico. Este usará esta información para decidir qué cantidad de insulina es adecuada para usted.

Las mediciones del nivel de azúcar en la sangre pueden variar en función de su estilo de vida. Los niveles de estrés, con qué frecuencia hace ejercicio y cuán rápido el cuerpo absorbe los alimentos son factores que pueden afectar las mediciones. Los cambios hormonales relacionados con la pubertad, los ciclos menstruales y el embarazo también pueden hacerlo. Una enfermedad, un viaje o un cambio en su rutina podrían llevar aparejada la necesidad de monitorear su nivel de azúcar en la sangre más a menudo.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Revisado/actualizado: 04/14
Creado: 09/00

Compartir: